lunes, 11 de junio de 2012

Amigos, Novios o Amantes Cap5

Aquí les dejo el quinto capi, que espero les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
La narración esta en primera persona; pero en esta ocasión tanto Sasuke como Sakura, serán los narradores.
¿AMIGOS, NOVIOS O AMANTES?
By Tsukisaku
LOS SACRIFICIOS A VECES NO VALEN LA PENA
.
¡Vaya día que tuve hoy! Suspiré cansado, mientras me dejaba caer sobre el sofá. Realmente realizar trámites en la escuela es todo un fastidio, y para colmo, Karin no deja de acosarme a cada instante.

¿En qué se ha convertido mi vida?
Desde que estoy aquí en China, todo es una rutina. Levantarse, ir a la Universidad, pasar tiempo con Karin, comer y dormir.

¿Por qué me hice novio de Karin?

Ni yo mismo lo sé, cada vez que me hago esa pregunta, sólo viene a mi memoria la vez en que Sakura terminó conmigo.

Yo jamás creí en esas tonterías del amor, siempre asumí que eso era para las personas débiles y que les gustaba depender de alguien más para ser felices. Pero sólo me basto conocer mejor a Sakura para tener que tragarme todas y cada una de mis palabras. Claro que eso jamás lo admitiría, para alguien que no fuera yo mismo.

Desde la primera vez que la besé, supe que esa chica seria sólo mía por siempre. Disfruto mucho de su compañía, me hace sentir diferente, ella cambio mi vida, y de cierta manera me hizo salir del abismo en el que me encontraba. Y como lo bueno dura poco, la perdí. El día que termino conmigo, me enfurecí tanto que estuve insoportable durante varios días ¡Ni yo mismo me aguantaba! Por eso decidí irme lejos de ella, para olvidarla.


Fugaku se enojó bastante cuando le comuniqué que me iría a estudiar a China. Trató de convencerme de quedarme, pero no lo logró, Así que mi castigo al salir de su casa, fue no darme ni un sólo centavo para mis gastos. Claro que eso no me importo. Yo no me convertiría en su marioneta, de cualquier forma nunca lograba complacerlo en nada.

Algo que me ayudó bastante fue el hecho de que mi madre y mi hermano me dieran sus ahorros para poder sobrevivir un año en mi nueva vida. De Mikoto no me sorprendió; pero de Itachi si, jamás pensé que le importara lo que pasaba conmigo.

La universidad en China era realmente sorprendente, me fascinó, comencé a estudiar Administración Empresarial, ya que siempre me gustó mucho esa carrera. Me instalé en uno de los dormitorios de la escuela, por suerte no tenia compañero de habitación. Así que podía pasar más tiempo sólo y tranquilo.

A las pocas semanas, conocí a Karin, Una pelirroja bastante atractiva; aunque un tanto superficial y presumida, cursábamos la misma carrera y de cierta manera éramos muy parecidos, en cuanto al carácter frío y arrogante. No sé en qué momento accedí a salir con ella, ¿En qué diablos pensaba? Lo raro fue que no era tan molesto pasar tiempo con ella. Total no perdía nada y yo lo único que deseaba era olvidar a cierta mujer de cabellos rosados.

Al poco tiempo, nos hicimos novios, no la pasaba tan mal, eso debo admitirlo. Karin sabe como complacer a un hombre.

Cuando ya estaban cerca las vacaciones de invierno, recibí la llamada de Naruto, diciendo que pasaría por mí para regresar a Konoha; en un principio me pareció buena idea, hasta que mi "noviecita" me informó que iría conmigo. Me negué rotundamente, pero terminó acompañándome de todas formas.

Mi sorpresa fue aún mayor cuando el dobe que se hacía llamar mi amigo, me dijo que pasaríamos por Sakura a Tokio, ¡Eso no me lo esperaba! Pero ya no podía negarme.

Cuando llegamos a su dormitorio; algo dentro de mí se movía inquieto, creo que una parte de mi se sentía ansioso de volver a verla.

Naruto llamo a la puerta, y nada, tocó nuevamente, hasta que salió una chica rubia.

—¿Qué desean? —nos preguntó de mala gana. ¿Quién era esa tipa?

—¿Se encentra Sakura-Chan? —preguntó el dobe amablemente.

—¿Quién la busca? —¿Por qué tantas preguntas? ¿No podía llamarla y ya?

—Naruto Uzumaki —le informó; al instante se escuchó su voz, cuanto la había extrañado. La puerta se abrió totalmente dejando ver a la mujer que tanto amaba, estaba preciosa. Mi corazón aceleró levemente su paso, como si fuese un pequeño niño y me maldije por eso.

Luego de que Naruto le presentara a su novia, yo aun que no quisiera, tenía que presentarle a la mía. Ella no hizo expresión alguna, y yo que creía que se pondría celosa.

Al poco rato, fuimos a un canta-bar que estaba cerca del campus, me sorprendí muchísimo de que Sakura tomara, y no solo eso, ¿Desde cuándo le gustaba cantar en un escenario? Si que cambió mucho.

Los días pasaron, no tan rápido como me hubiese gustado, pero cuando Karin por fin se decidió a irse con su familia. Me decidí a buscar a Sakura, pues como me había estado evitando, supuse que era porque estaba molesta.

Así que luego de conversar con ella, mientras hacia sus maletas, no pude evitar abrazarla, al tocar nuevamente su piel, me estremecí, ¡La extrañaba muchísimo!

—¿Qué, qué haces? —me preguntó.

Al sentir su piel tan suave y tersa, no pude contenerme y la besé como hacía tiempo, tan apasionadamente. Para mi alegría ella me correspondió el beso. Unos minutos después ella rompió el contacto separándome bruscamente de ella. Entrecerré los ojos y escuché atentamente, cada una de las palabras que decía. Sakura no quería estar conmigo, porque yo estaba con otra, pff, si ella realmente comprendiera que Karin no me interesa, todo sería diferente.

—Tú has tú vida y yo haré la mía.

— Bien — le dije saliendo del lugar. La ira burbujeaba en mi interior, todo estaba saliendo completamente mal y ya estaba harto—. Pero esto no terminará aquí —le grité antes de salir, dando un portazo.

Si ella pensaba que la dejaría, estaba muy equivocada. Sasuke Uchiha nunca se da por vencido. Así que en cuanto regresé a China, comencé a tramitar mi cambio. Solicité una plaza en la universidad de Tokio, tendría que buscar un empleo, pero no sería muy difícil.

Por eso ahora estoy aquí, tumbado en el sillón. Por fin me admitieron en la Todai en Tokio, así que luego de hacer el debido papeleo aquí. Pronto podré cambiar mi residencia a Japón nuevamente. Sólo tengo que esperar seis meses y estaré cerca de Sakura nuevamente. Y entonces sí, será completamente mía.

—o

Tal y como lo predije, los seis meses pasaron volando. Karin me hizo todo un show cuando terminé con ella; pero es que realmente yo no iba a mantener una relación a larga distancia y mucho menos con ella.

Ahora ya me encontraba en Tokio, buscando un departamento, pues desafortunadamente no pude conseguir un dormitorio en el campus.

Lo bueno es que es lunes por la mañana y son vacaciones. Ahora me dirigía a ver uno que se rentaba, luego de caminar por un rato. Llegue a un edificio que casualmente se encontraba frente al bar de la vez pasada. Entre al lugar, subí las escaleras hasta el tercer piso, caminé buscando el departamento, "tres B". Presione el timbre y nada, de nuevo y nada, ¡Que acaso no hay nadie!

Cuando estaba a punto de irme, alguien abrió la puerta, era un chico como de mi estatura, de cabellos castaños largos, sus ojos eran muy parecidos a los de alguien que yo conocía, eran como perlados.

—¿Se te ofrece algo? —me preguntó muy serio. Por un momento me recordó a mí mismo.

—Vengo por anuncio del periódico —le dije en el mismo tono que él uso antes.

—¿Quieres rentar la habitación? —yo sólo asentí con la cabeza y me dejó pasar.

El lugar era bastante amplio y todo estaba muy limpio y ordenado, eso me agradó. Había una cocina, una sala ni muy grande ni muy pequeña. Tomé asiento en la uno de los sillones.

—Bien; antes que nada, debes saber que este departamento es mío, pero como necesito algo de ingresos extras, me veo en la necesidad de compartirlo.

—Hmph —yo tan sólo me limitaba a observarlo. Él tomó asiento frente a mí y clavó sus ojos en los míos.

—¿Cuál es tu nombre?

—Sasuke Uchiha.

—Neji Hyuga —¿Hyuga? ¿Por qué ese apellido se me hace familiar? Pensé un momento, hasta que lo recordé.

—¿Eres algo de Hinata Hyuga? —el chico arqueó una ceja y me vio con algo de sorpresa.

—¿Conoces a mi prima? —¿Su prima? Por eso se me hacia extrañamente familiar.

—Es novia de mi mejor amigo —realmente odiaba hablar de esos temas, pero no me quedo de otra, si quería quedarme a vivir en el lugar.

—¡Vaya! Que coincidencia, ¿A qué te dedicas?

—Estudio, aunque pronto comenzaré a trabajar también.

—¿Y a qué escuela asistes?

—En la Todai —¿Me iba a rentar la habitación ó qué?, esto se estaba convirtiendo en un interrogatorio demasiado hostigante.

—¿Qué carrera?

—Tercer semestre de Administración Empresarial.

—Yo estudio la misma carrera y nunca te había visto antes —estaba comenzando a hartarme.

—Me acaban de transferir de China.

—Comprendo, ¿Y en qué trabajaras?

—Con un amigo de mi padre, ¿Algo más? —el chico sonrío de medio lado.

—Veo que tienes muy poca paciencia como yo, creo que nos llevaremos bien.

—¿Entonces?

—Es tuyo —genial—. Las habitaciones están arriba, hay dos y un baño. La tuya será la del fondo, No tengo reglas, excepto que odio y detesto el desorden.

—Igual yo.

Así que le di el primer pago y me entregó las llaves. Tenía unas ganas enormes de ver a Sakura, pero primero debía conseguir el empleo, pues mi efectivo ya era casi nulo. Por lo tanto me dirigí a la empresa de uno de los mejores amigos de Fugaku. Luego de una extensa platica con él, conseguí que me diera un empleo, sería el asistente de recursos humanos, no me gustaba mucho, pero al menos ganaría dinero para vivir decentemente.

Luego de eso me dirigí al hotel por mis cosas, y me trasladé a mi nueva vivienda.

Al entrar, no había nadie, así que subí las escaleras y busque mi nueva habitación, Era amplia, tenía una cama, un armario, un pequeño escritorio, una lámpara, y un pequeño sofá. Comencé a acomodar mis pertenencias, puesto que odiaba dejar todo tirado. Luego fui a darme una ducha y a cambiarme, pues quería ir a visitar a Sakura.

Eran aproximadamente como las ocho de la noche, me encaminé a los dormitorios del campus, hasta llegar a su puerta. Llamé pero nadie me abrió. Estuve como cinco minutos y nada. Tal vez había salido con su amiga.

No me quedo de otra que regresar al departamento, al llegar ahí, escuche la música que provenía del bar que estaba enfrente llamado "Rakuen"

Lo pensé un momento, podría entrar y beber una cerveza, o regresar a mi habitación a dormir. Dejé que mi cuerpo contestara esa pregunta y pronto mis pies me guiaron de regreso al departamento.

—o—

Durante toda la semana, me levantaba y me iba a trabajar; era fácil, pues sólo ayudaba a archivar papeleo, hacer algunos cálculos de nomina, entre otras labores fáciles. Todas las veces que busque a la dueña de los ojos jade, no la encontré. Tal vez estaría en Konoha, trabajando con su hermana. Y dado que el domingo debía ir a mi casa por algunos trajes, aproveché para pasar a Ichiraku a ver si ahora si podía hallarla.

—Hola Kasumi —saludé a la dueña del lugar que se encontraba en el mostrador.

—¿Sasuke? ¡Hola! Es un gusto verte, ¿Cómo has estado?

—Bien, gracias, ¿Y Sakura? —realmente no tenía tiempo de charlar.

—¿Sakura? —me miró confundida—. No está aquí, está en Tokio —¿Qué?

—Es que la busque allá y no la encontré, y no tengo su número telefónico —Kasumi me miró divertida. ¿Qué le causaba tanta gracia?

—Pues tal vez, es porque está trabajando.

—¿Dónde?

—En un bar llamado —lo pensó un momento—, Rakuen —¿Rakuen? ¿Sakura trabaja enfrente de mi casa y yo no lo sabía?

—Si lo conozco, gracias Kasumi, me voy —y sin más, salí del lugar. Deseaba regresar a Tokio para verla.

Luego de pasar a mi casa por mis cosas, me despedí de mi madre y volví a la ciudad. Cuando llegué eran cerca de las ocho de la noche, subí, dejé mi maleta en la cama y baje rápidamente para entrar al establecimiento.

El lugar se encontraba bastante lleno, no podía imaginar que mi Sakura, trabajara aquí. Todo el mundo gritaba y cantaba a coro alguna canción que yo no conocía. Pues había un grupo de chicos tocando en el escenario.

Luego de pasar mi vista varias veces por el lugar, logré detectar una cabellera rosada. La observé bien y estaba sumamente hermosa, se notaba que el cabello le había crecido pues lo llevaba atado en una coleta. Parecía divertida mirando a los chicos en el escenario.

Cuando la canción dejo de tocar, comencé a acercarme lentamente a ella, pero para mi mala suerte con el mar de personas que estaban en el lugar, me era imposible moverme con agilidad. Cuando llegué a donde la había divisado; ya no estaba.

Giré mi cabeza y la ubiqué de nuevo, se encontraba a un costado del escenario con uno de los chicos que anteriormente estaba cantando. Por alguna extraña razón no me gusto nada verlos tan cerca, así que me acerque a ellos decididamente, pero a continuación vi algo que hizo que me detuviera de golpe.

¡Sakura estaba siendo besada por otro!

Continuará…
.

<-- CAPITULO 4                    CAPITULO 6 -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario