jueves, 21 de junio de 2012

AP Cap1

Aquí les traigo el primer capi de la historia. Espero que les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
Aclaraciones: Sólo que utilizaré parte del tema de Michel Branch, GoodBye to you.

¿AMOR PLATÓNICO?
By Tsukisaku
.
UNA CANCIÓN

—No sabía que te gustaran las guitarras —comentó pegándole un susto de muerte a la joven de cabellos rosados.
—¿Itachi? —preguntó muy sorprendida, jamás se hubiera imaginado que se encontraría justo a él en esa tienda.
—No quería asustarte —comentó el azabache sin cambiar su expresión mirándola fijamente.
—No… te preocupes —murmuró sintiéndose un poco intimidada por la penetrante mirada del chico—. Nunca pensé encontrarte en una casa de música —murmuró.
—Ni yo a ti… —dijo metiendo las manos a sus bolsillos.
—¿Tocas algún instrumento? —le preguntó, en tanto dejaba la guitarra que sostenía en sus manos, en su lugar.
—La guitarra y el bajo… ¿Y tú? —las conversaciones no eran su fuerte, especialmente con alguien a quien apenas conocía, pero con ella le sucedía algo inexplicable.
—La guitarra y el piano —contestó con una ligera sonrisa—. No sabía que te gustará tocar —Sakura no era cotilla ni nada parecido, pero no sabía de que más hablar con Itachi.
—Hmph.
¡Tan expresivo como su hermano! Pensó la joven Haruno.

—¡Listo, podemos irnos! —exclamó la joven de cabellos castaños que interrumpió de pronto. Ambos la observaron.
—Claro —murmuró la chica de cabellos rosados. Se giró y al notar que el azabache tenía una pequeña mueca de confusión, decidió hacer las presentaciones—. Itachi, ella es mi prima Sakumi —le dijo señalándola levemente.
—Un gusto conocerte —le dijo la dueña de los ojos esmeralda con una sonrisa.
—Igualmente —musitó estrechando la mano que le ofrecía la chica.
—Bueno, pues nosotras nos vamos —murmuró Sakura—. Nos veremos después.
—Claro —comentó el Uchiha mayor—. Espero poder escucharte tocar algún día —
—Lo mismo digo —contestó esbozando una sonrisa. Para luego girarse y salir del lugar junto con su prima, bajo la atenta mirada del azabache.
—¡Vaya, es muy apuesto! —exclamó la castaña.
—Si, es muy atractivo —murmuró Sakura algo distraída, pues sus pensamientos eran ocupados por su corta conversación que había sostenido con Itachi. Pues a pesar de no haber hablado mucho, algo en su interior se removía inquieto.
Era algo parecido a lo que sentía cuando veía y escuchaba a su chico misterioso, cantar.
—Sakumi llamando a Sakura —dijo pasando una mano frente a los ojos de su prima; la cual se había perdido en sus pensamientos—. ¡Sakura!
—¿Qué? —preguntó dando un pequeño brinco.
—Parece que estas en otro mundo, ¿Estas bien?
—Si, es sólo que… —no sabía como explicarse.
—Te gusta ese tal Itachi —completó a modo de juego.
—Si —contestó sin darse cuenta—. ¿Qué?, ¡No! —su prima sólo comenzó a reír—. Es que estoy pensando en mi "chico misterioso".
—¿Y cuándo no? —murmuró para sí—. ¿Y qué hay con Itachi?
—¿Itachi? —preguntó confundida—. Nada, es el hermano mayor de Sasuke, ¿No lo recuerdas?
—Pues no… creo que si lo vi alguna vez, pero sólo de lejos —explicó tratando de recordar—. Pero igual, es muy guapo.
—Si —contestó mientras llegaban a su casa.
-o-
—¿Por qué tardaste tanto? —preguntó un rubio con pinta de estar desesperado, al chico que recién llegaba.
—Me entretuve de más —murmuró mientras se acercaba a su grupo de amigos.
—Espero y haya sido con una nena —dijo a modo de burla el chico de cabellos azules.
—Hmph.
—¿Eso es un si ó un no? —preguntó confundido nuevamente el rubio.
—Es un "que les importa" —intervino el chico cabellos naranja—. Mejor pónganse en su posición —les dijo seriamente mientras les entregaba unas hojas a cada uno.
—¿Es el nuevo plan? —preguntó el pelirrojo, en tanto leía las hojas.
—Si.
-o-
Mientras tanto, en la mansión Haruno, la joven de melena rosada se encontraba escribiendo en un pentagrama las notas para una nueva canción. Ella amaba componer canciones, de hecho su sueño era tener una banda, a veces se reunía con sus amigas a tocar, pero nunca le convencía del todo. Aunque ahora que ya estaba su prima, tal vez ella podría unirse al grupo.
¡No queda! Borró una vez más y volvió a tocar la guitarra, pero seguía sin encontrar la combinación adecuada, se detuvo un instante y recordó a su grupo favorito. Trato de visualizar a su amor platónico, como lucía cuando tocaba la guitarra eléctrica, su voz… Si tan sólo pudiera conocerlo en persona… soltó un suspiro. Y volvió a poner toda su atención a su música.
—¿Se puede? —preguntó un chico de cabellos negros abriendo lentamente la puesta del estudio de su amiga. En ese lugar guardaba varios instrumentos que estaba aprendiendo a tocar a la perfección, además de sus preciadas guitarras, algunos micrófonos, amplificadores y un gran equipo de sonido.
—¿Sasuke?, Pasa —le dijo mientras bajaba su guitarra—. ¿Pasa algo?
—No, sólo vine a traerte estos libros que me prestaste —explicó mientras tomaba asiento frente a la chica.
—Gracias —contestó sin muchos ánimos.
—¿Pasa algo?
—Nada… es sólo que no me convence mucho la música de mi nueva canción —soltó un suspiro—. Mi inspiración esta por los suelos.
—Hmph —sonrió de medio lado. Sabía que su amiga podía llegar a ser algo dramática—. Puedes decirle a Itachi que te eché una mano —alzó la cabeza y lo miró sorprendida.
—¿Por qué a él?
—Aunque no quiera admitirlo… No toca tan mal —murmuró evitando la mirada de su amiga.
La relación que Sasuke tenía con Itachi era… buena. Aunque siempre se la pasaban compitiendo, ó más bien el Uchiha menor. Ya que se había tomado muy enserio las palabras que años atrás su hermano le había dicho "Siempre debes ir delante de mí ó de cualquiera".
—Bien… se que es difícil para ti decir eso, así que te tomaré la palabra —comentó esbozando una pequeña sonrisa.
—Hmph.
—¿Quieres tomar algo?
—No, gracias. Debo irme —le dijo levantándose y comenzando a caminar a la salida.
—De acuerdo… y gracias.
—Hmph —y sin más salió del estudio.
Caminaba por el pasillo hacia la salida, cuando de pronto choco contra alguien.
—¡Oye! —se quejó una voz femenina, antes de ver con quien se había tropezado. Alzó la vista y se topó con un par de ojos negros—. Eres tú… no sabía que estabas aquí —le dijo más calmada.
—Hmph —la chica arqueó una ceja.
—¿Puedes decir algo más que "Hmph"? —dijo a modo de protesta.
—Me voy —musitó caminando de nuevo, ante la mirada atónita de la chica.
—Eso fue un avance —murmuró para si Sakumi.
-o-
A la mañana siguiente en el salón de clases: Sakura, Sakumi, Ino, Tenten y Hinata, platicaban animadamente. Comenzaban a ponerse de acuerdo sobre: ¿Cuándo realizarían los ensayos de su nueva banda?, ¿Qué nombre se pondrían?, ¿Cuáles serían sus nuevas canciones?, y esas cosas. Durante el descanso se reunieron en el jardín y tras conversarlo mucho, llegaron a un acuerdo… tenían todo listo, incluso su nuevo nombre.
Las primas Haruno estarían a cargo de las guitarras eléctricas, la Yamanaka se encargaría del bajo, Tenten de la batería y Hinata del teclado.
Mientras tanto, al otro lado de la cerca, cierto grupo de amigos conversaba en el lugar de siempre.
—¡De verdad, creo que le gusto a esa chica! —exclamó el rubio de coleta con una sonrisa en el rostro.
—¡Quieres dejar de gritar Deidara! —gruñó Kisame con notable molestia. Y es que llevaban escuchando al rubio gritar hacia diez minutos, y su paciencia realmente no era mucha.
—¡Que aguafiestas!, Creo que te estas volviendo tan amargado como Itachi —bromeó, ganándose dos miradas llenas de furia.
—Te recomiendo que te calles, si no quieres morir —le dijo el pelirrojo, el cual estaba muy divertido con la situación.
—¡Bien, bien! —exclamó alzando las manos—. Guardaré silencio, por ahora —esto último lo dijo en un murmullo.
—¡Vaya!, La hermosura de ayer se aproxima —comentó Sasori abriendo los ojos bien, para poder apreciar mejor a la chica.
—¿Cuál hermosura? —preguntó Deidara girando su cabeza.
—La de cabello rosado —al instante el Uchiha mayor se tenso un poco, más no alzo la vista.
—Siento interrumpirlos —les dijo la chica de ojos jade, del otro lado de la cerca—. Pero… podría… hablar con… Itachi —al instante todos miraron al susodicho, el cual había estado con la mirada fija en el piso. Levantó la cabeza y la vio… ¿Era su imaginación ó ella lucía nerviosa? Se puso de pie y le hizo una seña para que se alejaran un poco de sus curiosos amigos. Los cuales aún no salían de su asombro.
Una vez que estuvieron un poco lejos, la joven de cabellos rosados habló.
—Yo, siento interrumpirte, pero… —antes de que continuara, el chico la interrumpió.
—No te preocupes —le dijo con un tono de voz tan frío y seductor a la vez.
—Bueno yo, quería saber si podrías ayudarme con un pequeño problemilla musical —dijo evitando mirarlo a los ojos.
—Por su puesto… ¿Qué clase de problema?
—Pues verás, estoy realizando la melodía para una canción que compuse y tengo algunas pequeñas dificultades… y bueno, yo pensé que tú podrías ayudarme.
—Claro, ¿Te parece si nos vemos a las seis en tú casa?
—¿De verdad?, ¡Gracias! —exclamó esbozando una sonrisa y viéndolo a los ojos. En tanto el permanecía con su expresión de total seriedad—. Nos vemos más tarde —se despidió y se giró para caminar de regreso a su edificio.
Cuando el azabache regresó con sus amigos, todos la observaban con sorpresa y curiosidad a la vez.
—¿Qué? —musitó con el ceño fruncido.
—¿Nos dirás que te dijo? —le preguntó Kisame con mucha curiosidad.
—No.
—¡Vamos, no seas tan cerrado!, ¡Cuéntanos! —suplicó Deidara.
—No —y no dijo más.
-o-
—¿Entonces te ayudará? —le preguntó Ino a su amiga.
—Si… nos veremos en la tarde —contestó aún algo nerviosa.
—¡Fantástico! —exclamó la castaña de dos chonguitos en la cabeza.
—Tienes mucha suerte, ¡Itachi es un sex symbol! —aseguró la Yamanaka con una sonrisa.
—Cerda —gruñó—, sólo me ayudará con una canción, no voy a tener una cita ó algo parecido —finalizó con el ceño fruncido.
—Eso es ahora, pero por algo se empieza —intervino su prima dándole un golpecito en el hombro.
—Creo que te juntas demasiado con Ino —le dijo la joven de cabellos rosados, rodando los ojos.
—Ya no la agobien —añadió la dulce Hinata—. Déjenla en paz.
—Bien —murmuraron.
El día prácticamente se pasó volando, cerca de la hora acordada, la Haruno se encontraba muy nerviosa. Salió de su habitación y se encaminó a su estudio, el cual se encontraba en un rincón de la casa. Entró a su preciado cuarto, tomó su guitarra acústica y se sentó en una de las sillas. Aún faltaban unos minutos para las seis, así que decidió cantar una canción, antes de que llegara el Uchiha mayor.
Comenzó a deslizar sus dedos por las cuerdas y una hermosa melodía se hizo presente…
Of all the things I've believed in,
I just want to get it over with,
tears form behind my eyes,
but I do not cry,
counting the days that pass me by.
Aún era un poco temprano… ¡Pero no importaba! Llamó a la puerta y el mayordomo lo guió hasta el "estudio de música" de Sakura. Estaba por tocar la puerta; pero notó que estaba entreabierta, se acercó un poco más y logró escuchar que alguien cantaba.
¡Esa voz es hermosa! Asomó la cabeza y divisó a la chica de melena rosada cantando mientras tocaba la guitarra.
Goodbye to you,
goodbye to everything I thought I knew,
You were the one I loved,
the one thing that I tried to hold on to.
Entró y cerró la puerta sin hacer ruido y dio unos cuantos pasos. Se quedó de pie observándola… Sakura tenía los ojos cerrados mientras cantaba, se veía realmente linda. Lograba transmitir a la perfección el sentimiento de la canción.
Goodbye to you,
goodbye to everything I thought I knew,
You were the one I loved,
the one thing that I tried to hold on to.
Una vez que terminó; el azabache dio unos cuantos aplausos, al instante la chica abrió los ojos al tiempo en que daba un pequeño brinco.
—Perdón, no quería asustarte —mencionó el Uchiha mayor.
—Si, ya he oído eso antes —murmuró—. No te escuche entrar.
—Es que estabas tan entretenida en tu interpretación, que no me sentiste entrar —comentó acercándose a ella.
—Eso me pasa siempre que canto —dijo esbozando una sonrisa.
—A mi igual.
—Muchas gracias por venir a ayudarme.
—Es un placer —Sakura no pudo evitar sonrojarse levemente.
-o-
Después de un par de horas, la melodía quedo lista, así que se pusieron a conversar de varios temas sin importancia. Ambos la estaban pasando muy bien, pareciera como si se hablaran de toda la vida.
¡Es un chico fantástico!... lastima que sea el hermano mayor de mi mejor amigo.
Pensó la dueña de los ojos jade con un pequeño atisbo de tristeza. Y es que, al parecer los hermanos Uchiha, poseían la habilidad de causar un inexplicable sentimiento en ella.
¡Es mucho mejor de lo que siempre pensé! Pensó el azabache. Itachi siempre había creído que Sakura tenía algo especial, algo en ella le inspiraba mucha confianza y otra cosa más que él no sabía bien que era. Aunque ahora que tenía la oportunidad de tratarla más y de conocerla mejor, quizá encontraría la respuesta a eso.
—¿Y tú no tienes ganas de tocar en una banda? —al instante el chico se tensó un poco.
—Pues…
—Lo digo, porque manejas muy bien la guitarra… hasta me recordaste a alguien —comentó tranquilamente.
—¿Así?
—Si… al vocalista principal de un grupo que toca los viernes en el Rakuen.
—¿Rakuen?, ¿Has ido ahí? —preguntó abriendo los ojos con sorpresa, aunque realmente no se notara tanto.
—Si, me fascina ir a verlos —dijo soltando un suspiro—. El vocalista principal es magnifico, me encanta.
—Parece que lo conoces bien —aseguró el azabache sin cambiar su expresión.
—Pues… en realidad no, pero sólo me basta escucharlo cantar, para quedar hipnotizada con su voz.
—Realmente no es tan bueno —murmuró el Uchiha haciendo una mueca de fastidio.
Hasta ahora, ninguna persona le había dicho algo parecido y realmente le preocupaba un poco que alguien pudiera descubrir su secreto.
—¡Lo es! —exclamó la Haruno—. Pero no sabía que los habías escuchado.
—Si… alguna vez
—Pues para mi, ¡Akatsuki es una gran banda! Y el vocalista… Mi amor platónico.
Al escuchar eso Itachi abrió los ojos desmesuradamente, nunca se espero escuchar eso.
¡Oh, no!
Aunque si Sakura supiera que frente a ella se encontraba dicho sujeto… tal vez no hubiera dicho nada.
Continuará…

<-- PRÓLOGO                    CAPITULO 2 -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario