miércoles, 27 de junio de 2012

AP Cap11

Aquí les traigo el capitulo once. Espero que les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
Aclaraciones: La canción que utilizaré se llama: Take my hand y es de Simple Plan.
¿AMOR PLATONICO?
By Tsukisaku
.
CADA VEZ MÁS CERCA
.
Dos semanas habían transcurrido desde que Sakura e Itachi decidieron intentar llevar una relación de más que amistad pero sin llegar aún al noviazgo. Ambos sabían que se gustaban mucho, por lo tanto deseaban hacer las cosas de manera correcta ya que eso era muy nuevo para los dos.
Y a pesar de que casi todo el mundo seguía creyendo que ellos eran novios, no era así. Se veían para comer en ocasiones, ó para tocar algo de música, pero nada más. El motivo principal por el cual casi no se veían, era porque Itachi debía reunirse en la disquera con Akatsuki todos los días, para terminar de afinar los detalles del lanzamiento de su primer sencillo.
Fujitaka les había comunicado que para el lanzamiento harían una gran fiesta en un famoso centro nocturno, donde se presentaría a la banda de manera oficial ante los medios de comunicación. Y para eso faltaban tan sólo un par de días.
Sakura aún ignoraba el gran secreto, Itachi le decía que por las tardes se la pasaba encerrado en la oficina con su padre, lo cual era una total mentira. El Uchiha mayor se sentía fatal por tener que mentir de esa manera, pero no había otro remedio, aún lo atemorizaba la idea de que Sakura se decepcionara al saber la identidad de su amor platónico. Aunque también era conciente de que si quería tenerla en su vida por más tiempo, debía contarle la verdad.

¿Qué pensaría ella?, ¿Se enfadaría con él?
Eso sin contar lo que pasaría cuando Fugaku se enterara de lo que estaba sucediendo. Su padre ya se lo había advertido, "…nada de carrera musical…" le había dicho. Sabía de sobra que Fugaku se opondría totalmente, lo amenazaría y quizá hasta lo desheredaría, pero con todo y eso, no estaba dispuesto a sacrificar su sueño por el de su padre.
Sakura por otro lado estaba más que feliz. Si bien Itachi no era su novio de verdad —aún—, era mucho más que un amigo.
El Uchiha mayor le gustaba muchísimo, más que eso... lo quería. Itachi era todo lo que ella había buscado siempre: era muy atractivo, interesante, agradable, inteligente, amante de la música como ella, pero sobre todo… sincero. Claro que le molestaban pequeñas cosas de él, como su seriedad ó su frialdad, pero tenía claro que no era algo que ella fuera ó quisiera cambiar.
Se sentía tan contenta de que alguien como Itachi se fijara en ella que a veces dudaba en estar despierta. Lo único que la entristecía un poco, era el hecho de que apenas se veían. El azabache le había dicho que su padre lo necesitaba en la empresa todas las tardes durante la semana, y los fines de semana debía estudiar. Sólo lo veía en la escuela y los sábados por la noche en Rakuen.
Otra de las cosas que la tenía feliz, era que su grupo favorito estaba por lanzar su primer sencillo oficial… aún no los conocía, pero pronto lo haría, ya que su padre se encargaría de organizar el evento para el lanzamiento ante la prensa. Le emocionaba la idea de conocer en persona a Akatsuki, sobre todo a la persona detrás del antifaz del que considera su amor platónico. Porque a pesar de que siente una gran conexión con Itachi, aún le atrae con intensidad aquel enmascarado.
—¿Qué harás el sábado por la noche? —preguntó Sakura con tranquilidad. Itachi permaneció en silencio pensando en lo que le diría. Ambos se encontraban en el jardín trasero de la escuela, sentados debajo de un gran árbol.
—Tendré una cena muy importante con mis amigos, así que no podré ir a verte —contestó con su acostumbrada tranquilidad—. Perdón —no era del todo una mentira.
—Es una pena —murmuró Sakura con un deje de tristeza. Le gustaba que Itachi estuviera con ella, cada que cantaba—. ¿Festejaran algo? —preguntó con curiosidad.
—Si… —no sabía que más decir sin tener que llenarse de mentiras.
—Espero que te diviertas mucho —le dijo esbozando una pequeña sonrisa—. Por cierto, este sábado será la presentación oficial de Akatsuki en Hoshinofuro¹…
—¿Irás? —la interrumpió con un poco de ansiedad bien disimulada.
—Pues, no —contestó con tristeza—. Y con las ganas que tengo de conocerlos —el Uchiha mayor se sintió mucho mejor. Tenía planeado contarle la verdad, pero eso sería hasta después de la presentación.
—Ya habrá otra oportunidad —murmuró—. ¿Aún te atrae…? —no necesito completar la pregunta, para que la chica comprendiera a lo que se estaba refiriendo.
—No sé… no me malinterpretes, pero creo que me gusta porque no lo conozco. Es como cuando te gusta un cantante famoso ó alguien que sale mucho en televisión —explicó tranquilamente.
—Hmph, puede ser —justo en ese momento la campana sonó, avisando que las clases se reanudarían pronto. Ambos se pusieron de pie y se despidieron, Itachi cruzó la cerca con facilidad y se alejó pensando en la mejor manera para decirle la verdad a Sakura, odiaba las mentiras y ya se estaba hartando de decirlas.
Al término de las clases, se encaminó con sus amigos hacia la disquera donde tenían aún un par de pendientes que solucionar antes del gran día.
Fujitaka, Jiraiya y Minato, les habían dicho que luego de la presentación se llevaría acabo una pequeña rueda de prensa y luego tocarían una canción más, para ceder su lugar a una banda invitada. Además de informarles que una vez que el primer sencillo sonara en la radio, comenzarían a grabar los siguientes temas para completar su primer disco. Lo único que aún era una incógnita, era si usarían los antifaces ó no.
El sábado por la tarde, Sakura y sus amigas se encontraban ensayando en Rakuen. Normalmente siempre practicaban antes de que el local abriera sus puertas. Para sorpresa de ellas, el público las aclamaba bastante, no se consideraban las mejores pero si muy buenas. Esa tarde todas estaban un poco tristes porque no podrían ir a la presentación de Akatsuki en Hoshinofuro, ese local era muy famoso porque ahí siempre se presentaban las mejores bandas del mundo cada que realizaban presentaciones exclusivas. Era un lugar sumamente elegante y hermoso que se localiza en el centro de Tokio.
Pero sobre todo estaban así porque los chicos no irían a verlas, ya que Naruto al ser hijo de Minato, también tenía invitaciones para la presentación.
Una hora antes de que abriera el local, se retiraron para alistarse en casa de la Yamaknaka, ya que era la que vivía más cerca de todas. Dos horas más tarde ya se encontraban de regreso en Rakuen, todas se encontraban conversando en el camerino cuando Zabuza les hizo una pequeña visita para informarles que esa noche podrían tocar únicamente sólo por treinta minutos, para que fueran al Hoshinofuro. Todas las chicas estaban más que alegres por la noticia, ¡por fin conocerían a Akatsuki!
Mientras que del otro lado de la ciudad… en Hoshinofuro. Los Akatsuki se encontraban en un gran y lujoso camerino terminando de alistarse para la presentación. El evento estaba por comenzar y pronto todo el mundo los conocería. Todos estaban bastante emocionados aunque realmente no lo demostraran mucho, en especial Itachi que estaba algo preocupado por algo que le había dicho su hermano menor justo esa misma tarde.
El Uchiha mayor estaba por salir de su casa, ya que debía reunirse con sus amigos para ensayar antes de la gran noche, cuando Sasuke lo detuvo justo en la entrada.
—Se tú secreto —le dijo Sasuke fríamente justo cuando estaba por abrir la puerta principal. Esas palabras lograron que Itachi se congelara por completo, se giró y lo observó a los ojos en silencio.
—No sé de que hablas —le dijo en el mismo tono de voz, después de todo, el Uchiha menor podía referirse a cualquier cosa.
—No soy estúpido, ni tan ingenuo como crees. Soy tan ó más inteligente que tú —le dijo endureciendo su tono. Desde un inicio se dio cuenta de los sentimientos de su hermano por Sakura, incluso antes de que Itachi lo supiera. Y ahora que por fin comenzaba a aceptar un poco esa "relación" no permitiría que le hiciera nada malo a su amiga.
—Hmph —Itachi no sabía que decir, aunque por fuera aparentara indiferencia, por dentro estaba más que desconcertado ¿Era posible que Sasuke supiera que él era parte de Akatsuki?
—Te juro que si haces sufrir a Sakura… —comenzó a amenazarlo.
—¿Qué es lo que quieres? —lo interrumpió.
—Ya lo sabes —sus miradas chocaban con ira. Era como el choque de dos balas. Sasuke deseaba que su hermano fuera sincero con sus sentimientos por Sakura. Mientras que Itachi creía que le estaba diciendo que le contara la verdad de su secreto a Sakura.
Mierda… ¿Por qué las relaciones tienen que ser tan complicadas?… observó su reflejo en el espejo una vez más, antes de ponerse su antifaz color negro.
—¿Cómo que no vendrán? —gritó Jiraiya furioso—. ¡Pero tienen un contrato firmado! —tenía el ceño fruncido y parecía estar realmente furioso, tanto que la persona que se encontraba del otro lado del teléfono podría estar temblando en ese mismo momento—. ¡Que sufran las consecuencias ahora! —y colgó la llamada con un rápido movimiento.
—¿Tenemos algún suplente? —le preguntó Minato, el sujeto negó con la cabeza—, no hay más bandas disponibles y no creo conocer a ninguna —los tres hombres guardaron silencio por unos minutos.
—¿Novatos? —preguntó Fujitaka, los otros dos hombres se miraron entre sí ¿Cuáles eran las posibilidades de que las cosas salieran perfectas con novatos?
—¿Conoces a alguien?, no podemos darnos el lujo de… —comentó Minato con un poco más de tranquilidad.
—Si, y quizá no salga tan mal —comentó Fujitaka al tiempo en que sacaba su móvil y tecleaba rápidamente.
-o-
—Me siento un poco mal por las chicas —comentó Naruto haciendo una mueca mientras veía hacia el escenario. Sasuke, Neji y Gaara se encontraban con él cerca de la barra de bebidas.
El lugar estaba repleto de medios de comunicación de todo tipo, radio, televisión, revistas y el tabloide más importante. Además de algunos famosos, empresarios y otras personas.
—El trabajo es primero —le dijo el pelirrojo para después darle un gran trago a su bebida. Todos conversaban de trivialidades, excepto el Uchiha, el cual observaba con detenimiento un afiche de la banda que se encontraba a los costados del escenario.
Me resultan familiares… es como si los conociera de algún lugar. Entrecerró los ojos y continuó su escrutinio a la imagen. ¿Por qué desde el principio me parecen tan familiares?... cabello rubio, rojizo, naranja, azul, negro… ¿De dónde…? Es como si fuera algo obvio que no veo…
—¡Teme! —gritó el rubio al tiempo en que le daba un golpe en el brazo.
—¿Qué? —gruñó clavando su mirada en él.
—Es hora de irnos a la mesa, así que baja de tu nube y camina dattebayo —le dijo sonriente, mientras los demás reían por lo bajo.
—Hmph —ignoró el comentario de su amigo, mientras pensaba que pronto averiguaría el enigma.
Su mesa estaba prácticamente frente al escenario, así que no tendría problema alguno en ver de cerca a la banda. Rápidamente todo el mundo comenzó a acomodarse en sus lugares, dejando a los medios de comunicación en el centro para que tuvieran una mejor vista de la banda antes de la pequeña rueda de prensa.
Los dueños de Kyubi subieron al escenario para dar la bienvenida a todos los presentes, para agradecer su apoyo y para informar que cambiaron un poco los planes.
El primer grupo en presentarse para abrir el evento sería un grupo no conocido, pero que poseía mucho talento.
-o-
Las luces del lugar comenzaron a cambiar de tonalidades hasta quedar en colores oscuros, dándole un toque de misterio a todo el asunto. Lentamente las cortinas principales del escenario comenzaron a elevarse dejando ver cinco siluetas femeninas… cada una frente un instrumento diferente. Las luces del escenario se destellaron con rapidez y se iluminó el lugar.
Terminaron de cantar la última canción de la noche y se encaminaron a su camerino felices de poder asistir al lanzamiento de Akatsuki. Todas estaban por cambiarse de ropa, cuando el móvil de una de ellas comenzó a sonar.
—Es el mío… ¿Pero dónde está? —preguntó Sakura mientras buscaba desesperadamente en su pequeña maleta. Lo halló dentro de un pequeño compartimento y se apresuró a contestar—. ¿Diga?
Hola hija —se escuchó del otro lado.
—¿Papá?, ¿Sucede algo malo? —preguntó rápidamente, pues sabía de sobra que en esos momentos su padre estaría muy ocupado como para realizar llamadas sociales.
Algo así… necesito saber si pueden venir a Hoshinofuro lo más rápido posible —le dijo con aparente tranquilidad.
—Justamente acabamos de terminar y…
Perfecto, necesito que se preparen para abrir el evento del día de hoy. Las espero y conduzcan con cuidado —la llamada se cortó y la joven de cabellos rosados seguía parada como estatua.
¿Escuché bien? Mi padre quiere que nosotras…
—¿Sakura? —la llamó Sakumi pasando su mano frente a su rostro—. ¿Qué pasa? —la joven Haruno parecía no reaccionar, las chicas se miraron entre sí, no comprendían lo que le pasaba a la chica—. ¡Sakura! —al instante la aludida soltó un grito que por poco y deja sorda a su prima y a todas las demás.
—¡No se cambien, tenemos que irnos ahora! —les dijo con una gran sonrisa—. ¡Mi padre dice que abriremos el evento!
Ni si quiera tuvieron tiempo para gritar, ya que casi de inmediato salieron corriendo rumbo al estacionamiento. La encargada de conducir fue Tenten, puesto que era my hábil al volante debido a sus grandiosos reflejos. Veinte minutos después ya se encontraban en el estacionamiento del gran local, Fujitaka había mandado a un escolta para que las esperara y las guiara al camerino correspondiente.
En cuanto llegaron, las esperaban unas chicas que las arreglaron y les ofrecieron ropa para que se cambiaran. Todas estaban muy felices, se sentían como si fueran a ser ellas las que serían lanzadas al estrellato.
La primera en quedar lista fue Sakura, así que sacó su móvil y marcó el número de Itachi, deseaba con todas sus fuerzas compartir ese momento con él.
Se alejó un poco del bullicio y espero a que la atendiera, un tono, uno más y entró al buzón de voz. Maldijo mentalmente e intentó de nuevo.
—Contesta, por favor contesta —murmuraba para sí—. Vamos…
¿Sakura? —se escuchó de repente.
—¡Hay me alegra que contestaras!, ¿Interrumpo? —le dijo al tiempo en que salía al pasillo para escuchar mejor y obtener un poco de privacidad.
No, ¿Sucede algo?, ¿No se supone que deberías estar cantando? —preguntó casi en un murmullo.
—Si, pero… —la chica levantó la mirada y observó a seis metros de ella una figura que conocía bastante bien. ¡Su amor platónico estaba ahí!
¿Sakura? —escuchó nuevamente.
—Perdón —murmuró—. Es sólo que no te vas a creer a quien estoy viendo —le dijo con emoción—. Es él… el Akatsuki —al escuchar eso Itachi se congelo en su lugar.
¿Dónde estás? —le preguntó bajando aún más la voz.
—En Hoshinofuro… es que… —la chica continuó hablando, pero aparentemente Itachi ya no escuchaba nada, levantó un poco la cabeza y miró de soslayo a su izquierda, Sakura estaba ahí. ¡Mierda! Se giró y se metió a la habitación nuevamente.
Lo siento Sakura, pero debo cortar, hablamos luego —y sin más cortó la comunicación.
—Pero… —la palabra se quedó en el aire, levantó la cabeza y para mayor desilusión, su amor platónico ya no estaba—. Que mal.
Luego de la primera canción, todo el mundo estaba totalmente complacido, en especial los medios de comunicación. Las chicas se bajaron del escenario y se encaminaron al camerino para cambiarse de ropa y así poder sentarse con el resto de sus amigos.
Mientras tanto el escenario volvió a cerrar las cortinas principales para permitir que el grupo principal, tomara posición. Las luces comenzaron a cambiar de tonalidades nuevamente, el público aclamaba, luego de la excelente apertura sus expectativas eran grandes.
Minato tomó el micrófono y ofreció el pequeño discurso de presentación.
—Es un honor poder presentarles a una de las grandes promesas de la música de hoy en día, estamos seguros de que su estilo inigualable los excitará de la emoción… con ustedes: ¡Akatsuki! —las luces se apagaron nuevamente por unos segundos.
Las cortinas negras comenzaron a elevarse lentamente, dejando ver cinco siluetas masculinas, todos con una capa negra con nubes rojas y detrás de un instrumento. Las luces destellaron quedando en tonalidades brillantes, pronto las guitarras principales y la batería comenzaron a sonar de manera magistral. Para después dar paso a la hermosa voz del chico de cabellos negros…

Sometimes I feel like everybody's got a problem.
(A veces me siento como que todo el mundo tiene un problema)
Sometimes I feel like nobody wants to solve them.
(A veces me siento como que nadie quiere resolverlos)
Las chicas terminaron de cambiarse y se encaminaron —prácticamente corriendo— a su mesa. Cuando llegaron la presentación ya había dado inicio así que se sentaron en silencio, maravilladas por lo que veían.

Take my hand tonight
(Toma mi mano esta noche)
Let's not think about tomorrow.
(Vamos a no pensar en el mañana)
Take my hand tonight.
(Toma mi mano esta noche)…

En cuanto se aclararon un poco las luces, Sasuke comenzó a observar con detenimiento a los Akatsuki, especialmente al de cabello negro, nunca había reparado en lo familiar que se le hacía la voz.
¿Por qué me recuerda a…? hace años que no lo escucho, pero… ¿De dónde?... ojos negros… ¿Tiene el cabello largo?

¡Son geniales!... Sakura tenía una gran sonrisa en el rostro…

We can find some place to go.
(Podemos encontrar un lugar para ir)
Cause or hearts are locked forever.
(Porque nuestros corazones están bloqueadas para siempre)
And our love will never die.
(Y nuestro amor nunca morirá)…

¿Tiene el cabello largo? Se preguntó Sakura mientra veía a su amor platónico. En un movimiento que hizo el chico alcanzó a ver algo parecido a una coleta… Jamás lo había notado.

Take my hand tonight one last time.
(Toma mi mano esta noche por última vez)…

Toca la guitarra como… afinó un poco más la vista

¿Itachi?

Continuará…
<-- CAPITULO 10                    CAPITULO 12 -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario