miércoles, 27 de junio de 2012

AP Cap12

Aquí les traigo el capitulo doce. Espero que les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
Aclaraciones: La canción que utilizaré se llama: Listen to your heart de DHT.
¿AMOR PLATONICO?
By Tsukisaku
.
DUDAS
.
¿Qué está haciendo Sakura aquí? Se preguntó Itachi en cuanto cerró la puerta del camerino tras de si. Su corazón latía agitadamente, por un segundo llegó a pensar que ella lo descubriría y todo terminaría. ¿Todo? No puede terminar lo que no ha iniciado…
—¿Todo está bien? —le preguntó Pain un par de minutos después de que el Uchiha entrara nuevamente a la habitación. Le parecía que estaba preocupado por algo.
—Eso parece —murmuró sin levantar la vista. Su amigo no comprendió, pero decidió no preguntar más, parecía que Itachi necesitaba pensar a solas por un rato.
Se mantuvo en la misma posición pensando en lo que haría si Sakura llegara a descubrir la verdad. ¿Qué es mejor… guardar silencio ó decírselo?, ¿Se enfadará conmigo?... después de sopesar un rato las cosas, el golpeteo de la puerta lo sacó de sus cavilaciones.
Les anunciaron que el grupo invitado estaba por terminar de tocar y que sería su turno. Todos tomaron sus antifaces negros y salieron hacia el escenario; Minato los guió a la parte opuesta a donde saldrían las chicas, hasta ese momento Itachi comprendió el porque de la presencia de Sakura en el Hoshinofuro.
Una muy pequeña y apenas perceptible sonrisa se formó en sus labios. Le fascinaba verla cantar y tocar la guitarra, le parecía tan apasionada y entregada en el escenario que lo llenaba de variadas emociones.

En cuanto terminó la presentación de las chicas, se bajaron las cortinas y ellas salieron del lado contrario. Entonces Akatsuki tomó sus respectivas posiciones y esperó a que todo quedara listo.
En cuanto se aclararon un poco las luces, Sasuke comenzó a observar con detenimiento a los Akatsuki, especialmente al de cabello negro… nunca había reparado en lo familiar que se le hacía la voz.
¿Por qué me recuerda a…? hace años que no lo escucho, pero, ¿De dónde?... ojos negros…
¿Tiene el cabello largo?... Toca la guitarra como, afinó un poco más la vista
¿Itachi? No pudo evitar sorprenderse en demasía, por fin había logrado descubrir la identidad de aquel personaje que su mejor amiga adoraba. ¿Cómo es que no lo había notado antes?, ¡Si es más que obvio!... le dio un sorbo a su bebida sin despegar la mirada del escenario, y además, ahí está su grupo de amigos.
La canción finalizó y todos los presentes comenzaron a aplaudir frenéticamente, Akatsuki era una promesa de la música, y el público estaba muy complacido por haber tenido el honor de escucharlos.
Sakura se sentía inexplicablemente feliz, aún podía sentir las mariposas en el estomago y su corazón latir rápidamente, tan sólo con ver y escuchar a su amor platónico. Estaba tan orgullosa de Akatsuki, como si ella hubiera tenido algo que ver con lo que ahí sucedía, era tal la euforia que experimentaba, que tenía la necesidad de compartirla con alguien especial… Itachi.
Un atisbo de tristeza se hizo presente en ese momento, la casi nula conversación que sostuvo con el Uchiha mayor la había dejado totalmente desconcertada. Quizá si interrumpí algo importante.
En cuanto Sasuke se dio cuenta de la verdad, no supo que pensar. Observó a Sakura fijamente, como tratando de buscar las respuestas que buscaba, ¿Ella sabía algo y no se lo había dicho?, dudó que eso fuera cierto. En ese momento reparó en la mueca de tristeza de la joven Haruno, ¿A caso también se había dado cuenta?, sentía curiosidad pero no sabía si preguntarle ó esperar a que ella dijera algo.
La pequeña rueda de prensa se llevó a cabo en treinta minutos, y únicamente a los dueños de la casa productora Kyubi. Los Akatsuki prefirieron no hablar mucho, puesto que en vista de que estaban presentes muchas personas que podrían identificarlos, Fujitaka les pidió sólo hablar lo necesario.
En cuanto se dieron por finalizadas las entrevistas, todos los periodistas se retiraron y se dio pie a la pequeña fiesta. Los Akatsuki tenían una mesa en el nivel principal cerca del escenario perfectamente cercada, para que nadie se les acercara.
La música comenzó a sonar y todo el mundo comenzó a beber y a bailar, como si estuvieran en un centro nocturno cualquiera. Todos en la mesa de la familia Haruno se dispersaron para bailar a excepción de Sasuke y Sakura.
—Vamos Sasuke —le insistió una vez más—. Sólo esta canción —pidió, intentando que el Uchiha menor accediera a bailar.
—No —contestó tajantemente.
—¿Entonces porqué viniste? —preguntó harta—. ¿Sabías que aquí se viene a bailar? —Sasuke clavó sus ojos en ella y cambió de tema.
—¿Sabes dónde esta Itachi ahora? —deseaba comprobar si su amiga sabía la verdad.
—En casa de uno de sus amigos —contestó con resignación—. ¿Por qué? —se le hizo muy extraño que Sasuke preguntara por el paradero de su hermano de un momento a otro.
—¿Segura? —entrecerró los ojos y analizó el rostro confundido de Sakura.
—Si… ¿Crees que miento ó qué él me mintió? —la actitud de Sasuke comenzaba a parecerle de lo más extraña. ¿Acaso había algo que ella ignoraba?
Así que no lo sabe… ¿A qué juega Itachi?... ¿Debería decirle la verdad?
—¡Hola Sakura! —saludó un chico el recién llegado, la aludida levantó la vista y se topó con unos ojos negros.
—¡Hola Sai!, ¿Cómo estás? —le sonrió con amabilidad. Sai era un empleado de su padre y muy buen amigo de ella.
—Bien, descansando un poco —le dijo con una de sus típicas sonrisas. El Uchiha no dijo nada, pues ese chico no le agradaba en lo más mínimo—. ¿Bailas?
—¡Claro!... ya que el amargado de Sasuke se niega —contestó murmurando la última parte más para el Uchiha menor, quien sólo rodó los ojos.
-o-
—¡Fue increíble! —exclamó el rubio emocionado para después darle un gran trago a su cerveza.
—Sólo lo que nos merecemos —prosiguió Kisame—. Por fin las cosas comienzan a tomar forma —se recargó en el sofá y cerró los ojos disfrutando del ambiente.
Se encontraban bebiendo su segunda ronda de cervezas en tranquilidad, en momentos conversaban recordando algo de su presentación ó de las entrevistas, pero en instantes sólo se dedicaban a disfrutar.
Itachi estaba sentado en un pequeño sofá con los ojos cerrados, tenía muchas ganas de acercarse a Sakura.
—¿Planeas decirle la verdad? —le preguntó el pelirrojo, el cual estaba a su izquierda. El azabache no abrió los ojos.
—Si, después de todo no es algo que pueda ocultar por siempre —contestó con fingida tranquilidad.
—¿Y ya es tú novia? —intervino Deidara con curiosidad, puesto que Itachi aún no les contaba nada sobre su relación con Sakura.
—No —¿Por qué no lo es? Se preguntó.
—¿Y planeas que sea pronto, ó hasta que alguien más se te adelante? —le dijo Kisame con una sonrisa burlona en el rostro. Itachi abrió los ojos y lo fulminó con la mirada—. ¡Hey, no me mires así! Yo sólo digo la verdad —dijo encogiendo los hombros.
—Hmph.
—Itachi —lo llamó Pain—. Mira —le dijo señalando hacía alguna parte en específico de la pista de baile. El aludido siguió con la mirada tratando de hallar algo que se le hiciera familiar, pero no lograba identificar nada. Escaneó una vez más la pequeña zona señalada e identificó a Sakura bailando con alguien a quien no conocía y parecían muy alegres.
Todos siguieron con la mirada hacia donde Itachi parecía querer matar a alguien, al instante comenzaron a murmurar cosas que el Uchiha ignoró por completo.
¿Quién es ese sujeto,y porqué se atreve a tocar así a Sakura?... entrecerró aún más los ojos y no los despegó de la "parejita". Sentía como una inexplicable furia burbujeaba dentro de él.
Nunca había experimentado algo parecido a lo que estaba sintiendo. De repente las ganas de ir y reclamar la atención de Sakura le parecían de lo más atractivas. El miedo a la posibilidad de perderla lo inundó nuevamente… ¡No! ¡Ya te dije que no se puede perder lo que no tienes!... cerró las manos con fuerza hasta que sus nudillos comenzaron a tornarse blancos.
—Cálmate Itachi —le dijo Pain poniendo una mano en su hombro—. Toma esto, te relajará un poco —le entregó su cerveza.
—Si no quieres sentirte así, ya sabes que hacer —le dijo Sasori seriamente.
Se tomó todo el líquido de una sola vez y dejó la botella sobre la pequeña mesa de centro.
Claro que sabía lo que debía hacer, aunque aún no lo decidía.
-o-
—¡Estoy muerta! —exclamó Sakumi tratando de ahogar un bostezo. Acababan de arribar a la mansion Haruno, luego de que la fiesta finalizara.
—Lo sé, ya no siento las piernas —comentó Sakura mientras ambas subían las escaleras—. Y eso que no es ni la una de la mañana —antes de que lograran dar un paso más, el timbre de la casa resonó por toda la estancia.
—¿Quién podrá ser a esta hora? —preguntó Sakumi, al tiempo en que ambas se encaminaban de regreso a la entrada principal. Sakura abrió la puerta y se topó con alguien que la hizo sonreír al instante.
—Itachi —murmuró sonriente.
—Siento venir a esta hora, pero esperaba poder hablar contigo —le dijo tranquilamente.
—Claro —le hizo una seña para que pasara y cerró la puerta.
—Bueno, en vista de que muero de sueño y no hay peligro alguno, me voy —dijo Sakumi con una pequeña sonrisa—. Que pasen buena noche —y sin más desapareció escaleras arriba.
Sakura guió a Itachi a su cuarto de música en silencio, una vez dentro cerró la puerta y se sentó frente al piano, al igual que el azabache.
—Y… ¿Cómo te fue está noche? —preguntó Sakura para poder romper el pequeño momento incomodo que se estaba formando.
—Bien. ¿Y a ti? —al instante Sakura sonrió.
—¡Excelente! —exclamó—, siento mucho haberte interrumpido cuando te llamé —le dijo cambiando su tono de voz. Aún recordaba la manera tan brusca en la que el Uchiha le había cortao la llamada.
—Al contrario, siento haberte hablado así —la chica no dijo nada más. Itachi la observaba en silencio, quería preguntarle por aquel chico, pero no hallaba la manera de hacerlo—. Sasuke me dijo que bailaste con un chico de cabellos negros —comentó de la manera más natural posible. No tenía nada mejor para sacar el tema a colación, así que uso lo primero que se le vino a la mente.
—¿Cómo? —preguntó confundida.
—Hablé con él, antes de venir aquí —comentó tratando de que Sakura no notara su mentira.
—Oh. Sai trabaja en el área de diseño de la disquera, es amigo mío —contestó aún con un poco de duda. Le parecían extrañas varias cosas.
Para empezar, el comportamiento de Itachi era muy fuera de lo normal, no comprendía a que iba todo ese tema de Sai. También se le hizo raro que Sasuke le hubiera dicho algo así a su hermano, puesto que el Uchiha menor sabía todo sobre Sai.
Lo que le dijo Itachi le sonó más a un reclamo por celos ó algo por el estilo, es como si él me hubiera visto.
—¿Estás bien? —le preguntó.
—Si —Sakura lo observó con detenimiento—. Siento no haber estado en tu pequeña presentación en Hoshinofuro.
—¿Cómo supiste eso? —preguntó de nuevo confundida. Itachi se maldijo mentalmente por su inoportuno comentario.
—Sasuke me lo dijo —eso tenía un poco de sentido.
—Bueno, si… fue genial —contestó clavando sus ojos en las teclas del piano. El silencio se instalo nuevamente, deslizó sus dedos por las teclas lentamente.
La montaña de sentimientos que sentía, se estaban convirtiendo en notas musicales. Así estuvo un par de minutos hasta que la mano de Itachi sobre la suya logró que se detuviera.
—No soy bueno en esto… —murmuró con la vista clavada en sus manos—. Pero quiero decirte que… —guardó silencio nuevamente. El corazón de Sakura comenzó a latir rápidamente, levantó la vista y lo observó fijamente.
Era su imaginación ó ¿Itachi estaba sonrojado?
—Itachi tú… —colocó su mano libre en la mejilla del chico.
—Me gustas —murmuraron ambos al unísono. Itachi la miró a los ojos, una pequeña onda de paz lo atravesó por completo. Le acarició la mejilla con sus dedos, sin dejar de soltar la mano que sostenía. Las mejillas de Sakura se tiñeron de un color rosado intenso.
Sus rostros se acercaron lentamente hasta que sus labios se rozaron, el movimiento era suave y dulce, no hacía falta mucho más para sellar la declaración que acababan de hacerse. Ambos sentían una felicidad que era difícil expresar de otra manera.
Un momento después, Sakura se separó unos milímetros para poder llenar sus pulmones de oxigeno, y antes de que ella reaccionara, el Uchiha capturó sus rosados labios en un fogoso beso. Que al contacto le brindo una descarga eléctrica. Sin pensarlo dos veces, su lengua comenzó a buscar introducirse en la cavidad del azabache, pronto el feroz juego de lenguas se hizo presente. Sakura mordió levemente el labio inferior del chico, haciendo que él se aferrara a su pequeña cintura, en tanto ella enredaba sus manos en el cabello del joven. Segundos más tarde se separaron por la nueva falta de aire.
—¿Esto significa qué…? —no sabía como formular la pregunta deseada.
—Si… sólo si lo deseas —contestó él, ante la pregunta no formulada. Sakura sonrió.
—Entonces seré tú… novia —murmuró antes de volver a besarlo.
Luego de que Itachi se fuera. Sakura sacó su móvil y marcó el número de su amigo, para decirle un par de cosas.
Sonó una y otra vez y nada—. No puedes estar dormido —masculló entre dientes. Repicó una vez más y se escuchó una voz un tanto pastosa.
¿Qué? —gruñó Sasuke del otro lado de la línea.
—¡Bájale al tonito dos rayas Uchiha! —gruñó Sakura con el ceño fruncido.
¿Sakura?, ¿Qué quieres?, ¿Acaso no sabes que hora es? —preguntó molesto, odiaba que lo despertaran de madrugada.
—Esto es en venganza por haberme despertado el otro día, pero no te llamo por eso —hizo una pequeña pausa—. Podrías decirme… ¿Por qué le comentaste a Itachi lo de Sai?
¿Qué? No sé de que hablas… yo no he hablado con él —bufó.
—Pero entonces ¿Cómo lo supo? —preguntó desconcertada.
Hmph ¿Y crees que yo lo sé?... quizá se volvió adivino —dijo a modo de burla. Claro que sabía el motivo, pero sentía que aún no debía decir nada ó al menos no hasta que hablara claro con su hermano.
—Muy gracioso Sasuke —replicó irritada—. ¿Me estás diciendo la verdad?
¿Cuándo te he mentido? —la chica soltó un suspiro.
—Bien, gracias… y perdón por despertarte —le dijo un poco avergonzada.
Hmph. Ya me encargaré de devolverte el favor —y sin más cortó la llamada.
Ahora estaba más que confundida. Itachi dijo que Sasuke le contó, pero él dice que no ha hablado con Itachi… alguno de los dos miente, pero estoy segura de que Sasuke nunca me ha mentido. Entonces, ¿Cómo supo Itachi lo de Sai y lo de la presentación?
Trató de hallarle lógica al asunto pero no podía ¿Qué estaba pasando? ¿Qué era lo que ella ignoraba? Itachi no me mentiría ó ¿si?
De repente recordó lo que el Uchiha menor le había preguntado después de la presentaron de Akatsuki…
—¿Sabes dónde esta Itachi ahora?
—En casa de uno de sus amigos —contestó con resignación—. ¿Por qué?
—¿Segura?
—Si… ¿Crees que miento ó qué él me mintió?
Sasuke no me contestó mi pregunta, pero estoy segura de que tenía una intención en especifico. ¿Qué es lo que pasa? ¿A caso Itachi estuvo ahí y no me di cuenta?, Si es así… ¿Por qué me dijo que Sasuke le contó?
Sentía que la cabeza le daba vueltas. Debería estar feliz por el inicio de su relación con Itachi, no abrumada por preguntas sin respuesta.
Las notas musicales que antes replicaron en su mente, se hicieron presentes de nuevo, puso los dedos en las teclas y comenzó a tocar nuevamente… palabras al azar acompañaron la melodía y comenzó a cantar.
I know there's something in the wake of your smile. (se que hay algo en tu sonrisa)
I get a notion from the look in your eyes, yea. (consigo verlo en tus ojos, yeah)
You've built a love but that love falls apart. (has construido el amor, pero ese amor se deshace)
Your little piece of heaven turns too dark. (pequeñas partes del cielo se vuelven oscuras)
Sometimes you wonder if this fight is worthwhile. (a veces te preguntas si esta lucha merece la pena)
The precious moments are all lost in the tide, yea. (los preciados momentos están todos perdidos en la marea, yeah)
They're swept away and nothing is what is seems, (ellos han sido barridos y parece que no hay nada)
The feeling of belonging to your dreams. (ni los sentimientos que pertenecen a tus sueños)
Dejó de tocar y limpió las pequeñas gotas saladas que brotaron de sus ojos.
¿Qué es lo que me ocultas… Itachi?
Continuará…
<-- CAPITULO 11                    CAPITULO 13 -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario