miércoles, 27 de junio de 2012

AP Cap2

Aquí les traigo el segundo capi de la historia. Espero que les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…

Aclaraciones: En este capitulo, utilizaré dos canciones. Una se llama Find Your Way Back Home y es de Dishwalla; La segunda se llama Shindoukaku de Asian Kun—Fu Generation. Por si alguien desea conseguirlas, para hacer más amena su lectura. Colocaré los videos, entre la lectura, espero y no sea molesto ;)
¿AMOR PLATONICO?
By Tsukisaku
.
AKATSUKI
Cuando escuché "Mi amor platónico"… no pude evitar sorprenderme en demasía.
Acaso… ¿Sakura estaba enamorada de mí? ¡No! Me respondí al instante. Ella esta enamorada de una ilusión, de un personaje… de algo que simplemente no existe.
No importa que ese "sujeto" supuestamente fuese yo. En el escenario sólo soy el cantante ó el guitarrista. Un hombre que tiene que usar un disfraz, para que no descubran quien es verdaderamente.
¿Qué pasaría si Sakura supiese que ese "alguien" soy yo?... Nada, porque eso no pasará.
Estaba tan sumido en sus pensamientos, que ya no escuchó todas las "alabanzas" que dijo sobre él.
—¿Itachi? —preguntó pasando su mano frente al rostro del chico.
—¿Hmph?
—Creo que te aburrí un poco, ¿verdad? —comentó con un deje de tristeza.
—No, es sólo que tengo algo pendiente que hacer —dijo mirando su reloj—. Y ya es un poco tarde.
—Si, es verdad —murmuró viendo la hora, en el reloj de la pared—. Muchas gracias por la ayuda —agradeció con una sonrisa en los labios.
—Hmph… cuando quieras —comentó poniéndose de pie, para caminar hacia la puerta.
—Te acompaño —dijo saliendo con el chico.
Una vez que estuvieron en la puerta, se despidieron nuevamente y el Uchiha mayor salió de la mansión.

Durante todo el trayecto a su casa, no pudo dejar de pensar en lo que Sakura le había dicho… ¿Por qué me importa tanto?; después de todo, dudo mucho que sea la única persona que siente algo así. Lo cierto es… que no me gustaría que se llevase una desilusión. Pero no entiendo ¿Por qué?
Mientras tanto; la joven de cabellos rosados, se hallaba en su habitación, recostada en su cama. Estaba lista para dormir.
Una hermosa sonrisa adornaba sus labios, aunque no sabía muy bien el motivo. Tal vez era por el hecho de que le encantó como quedó su canción.
Si deseaba darse a conocer, esa era la canción indicada. La había compuesto para su "chico", claro que tenía varias más, pero esa su favorita.
Ahora sólo faltaba que sus amigas la ensayarán y listo.
¡Y todo gracias a Itachi! Pensó… A pesar de que es tan frío y reservado, es una persona muy agradable. Me alegra muchísimo que por fin, puedo conocerlo mejor… Aun que creo que se aburrió un poco hace rato. ¿Será que piensa que soy muy infantil?
Y mientras todo ese tipo de preguntas invadían su mente, se fue quedando dormida.
-o-
La semana pasó volando… Al llegar el viernes, todos se pusieron de acuerdo en ir a un famoso local a bailar. Deseaban festejar un poco y divertirse. Quedaron de verse en la mansión Haruno a las siete de la noche para irse juntos. Sakura estaba muy emocionada, pues por fin sus amigos conocería a su grupo favorito.
Las cinco mujeres, se encontraban en la habitación de su amiga terminando de arreglarse. Todas ya estaban listas y hermosas para salir.
Eran aproximadamente las siete con diez y todos los chicos se encontraban reunidos en la sala en espera de las chicas. Todos se veían realmente apuestos. Unos minutos después, los cuales se les hicieron eternos, las chicas bajaron al recibidor.
Todas se veían muy lindas, tanto que los chicos estaban con los ojos como platos. Luego que dejaran de babear y otros de fantasear; se acercaron para saludarlas.
Treinta minutos más tarde, todos se encontraban entrando a un lugar muy grande. El local era de cuatro pisos. En cada uno tocaban música de un estilo diferente. En el primero era música movida como salsa ó parecidas. En el segundo tocaban más electrónica ó dance. En el tercero era más romántica, lentas y de ese tipo y en el último era rock. Todos tenían un bar, mesas, una gran pista para bailar y un escenario.
El último piso por ser más grande que los otros, poseía una serie de palcos especiales, para así permitir que los clientes estuvieran más cómodos. El grupo de chicos tenía el más grande reservado. Había una mesa en el centro, unos sofás y algunos bancos, con espacio para bailar si así lo deseaban, unas pequeñas escaleras que daban a la pista de baile y lo mejor era que quedaba cerca del escenario. Todos se acomodaron en los sofás, mientras les llevaban varias bebidas.
En tanto, en una habitación, se hallaban cinco chicos que terminaban de ajustarse su "uniforme". Tenían una presentación, como cada semana. A pesar de que no era su primera vez, se emocionaban como si lo fuera, aunque sólo dos de ellos lo demostrarán.
—¿Ya están listos? —les preguntaron del otro lado de la puerta.
—Si —contestó el chico de cabellos rubios.
—Los espero en un minuto —dijo nuevamente el sujeto, antes de irse.
Todos tomaron sus antifaces, y se los colocaron, el chico de cabellos negros trató de poner su mente en blanco. Y a continuación, todos salieron camino al escenario.
Las luces se apagaron dejando sólo algunas del escenario encendidas, donde pronto se diviso un joven con un micrófono en mano.
—¡Buenas noches a todos! —saludó—. Ahora… ha llegado el turno de la música en vivo, así que denle la bienvenida a su banda favorita… —se detuvo unos segundos—. ¡Akatsuki! —gritó bajando del lugar.
Las luces se apagaron por completo, en tanto, todo el mundo gritaba de emoción. A excepción de ciertos chicos, que nunca en su vida habían escuchado nada de ese grupo.
¡Que emoción! Pensó la Haruno, observando en silencio al escenario. De pronto unas luces de colores se hicieron presentes moviéndose de un lado a otro.
Unos segundos después, comenzaron a observarse unas siluetas en el escenario, todos llevaban una capa negra con algunas nubes rojas, que les tapa desde el cuello hasta casi los tobillos y la cara no se les veía, pues llevaban un antifaz negro, lo único que se distinguía era su cabello.
Uno con cabellera rubia, se encontraba en la batería. Otro de cabellera azul, estaba en el bajo. En una de las guitarras, se divisaba un pelirrojo. En el teclado se observaba una cabellera naranja. Y por ultimo; en el centro, con otra guitarra eléctrica en sus manos. Se observaba una cabellera negra azabache, atada en una coleta.
El pelirrojo comenzó a mover sus dedos y una melodía se fue haciendo presente, el azabache se acerco al micrófono y dejó escuchar su voz.
There used to be a time
when you're the only one
that you could see
you built a wall to keep you free
you saw it all so perfectly
you divided everything
you had into a thousand parts or names
Todos observaban muy impresionados… pues de verdad, ese grupo era genial. ¿Cómo es que no los conocían?
but then you really never had enough
or have you lost your memory?
memory
but now you find you're on your own
to find your way back home
Cuando finalizó, todo el mundo los ovacionó… ¡De verdad eran geniales!
—¡Tocan genial dattebayo! —gritó el rubio.
—Hmph… No está mal —comentó el Uchiha.
—Concuerdo contigo —añadió el joven pelirrojo.
Todos los demás, deseaban escuchar más canciones de aquellos jóvenes misteriosos.
—Aunque me pregunto… ¿Por qué ocultan su identidad? —dijo Sasuke con curiosidad.
—Pues… no lo sé —contestó Sakura haciendo una mueca.
—Además, no sé porque, pero el vocalista se me hace extrañamente familiar.
—¿A si? —preguntó—. No creo que lo conozcas…
—Pues son magníficos —volvió a decir la joven Sakumi
—Gracias a todos —se escuchó decir a uno de los chicos misteriosos—. Ahora cambiaremos un poco el estilo… —y ahora el chico de la guitarra principal, comenzó a tocar. Dándole pasó que estaba en el teclado, para cantar.
Sekai no hashi made todoku koe yori
kimi ni dake tsutae tai dake
rukugen no san FURETTO kizamu MAI—GITAA
La Haruno comenzaba a fantasear, observaba atentamente al vocalista. Definitivamente su voz era como un sueño, ¿Cómo sería si yo me atreviera a presentarme ante él?
—¿En qué piensas primita? —le dijo la chica de ojos esmeralda en el oído.
—Ya sabes —murmuró sin apartar su vista del sujeto.
—Reconozco que posee una voz magnifica, pero no lo conoces —insistió.
Pero Sakura parecía no escucharla. Por un momento al estar viéndolos, se le figuro ver a Itachi. Aunque a los pocos segundos, olvido esa idea.
Mientras que los chicos que estaban en el escenario, se sentían bien de poder alegrar a las personas con su música. Era uno de sus objetivos;,para ellos, Akatsuki era como su familia. Haciendo lo que más les gusta, sin que nadie les dijera nada. Únicamente una unidad, que se dedica a realizar una actividad que les resulta placentera. No importaba si debían usar un disfraz para ocultar sus identidades. Al estar en el escenario, nada de lo demás les importaba.
El azabache de coleta dirigió su vista por el público de esa noche y cuando llego al palco superior que se hallaba de su lado derecho, la vio.
Esa melena rosada es tan fácil de identificar, la miró a los ojos. Sakura tenía un brillo especial, sin siquiera notarlo. Itachi ya estaba perdido en esos orbes jade… y cuando inició la siguiente melodía. Un repentino sentimiento se vio expresado a la hora de tocar.
¿Me esta viendo a mí? Se preguntó la Haruno… y una sonrisa se plasmó en sus labios. ¡Decidido! ¡Esta noche, sabré quien es él!
Continuará…
<-- CAPITULO 1                    CAPITULO 3 -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario