miércoles, 27 de junio de 2012

AP Cap3

Aquí les traigo el tercer capi de la historia. Espero que les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…

¿AMOR PLATONICO?
By Tsukisaku
.
UNA EXCELENTE OPORTUNIDAD
.
Durante los tres minutos que duro la melodía, ella se mantuvo viendo al sujeto cantar. La interpretación le parecía fascinante, como siempre, aunque en esta ocasión una extraña emoción la invadía al saber ó al pensar que la miraba a ella.
Un rato después, el grupo se retiró a tomar un descanso de treinta minutos. Una vez que se acomodaron en su camerino… Itachi se quitó el antifaz y lo dejó caer sobre una pequeña mesa en el rincón de la habitación. El lugar era bastante amplio, poseía dos sofás bastante grandes, dos pequeñas mesas, un pequeño aparato de sonido y una televisión.
Una vez que se deshizo de la capa, se dejó caer pesadamente en uno de los sillones con los ojos cerrados. No es que estuviera cansado por tocar ó cantar, cualquier otra cosa lo agotaría antes que eso. Más bien es el hecho de que tenía un pequeño presentimiento, comenzaba a sentirse agobiado por algo que aún no sabía con exactitud, y encima esta el hecho de que por unos instantes se quedó perdido en la mirada de la chica de cabellos rosados ¿Desde cuándo le pasaban esas cosas a él? Nunca le había pasado algo parecido, siempre pensó que todas las chicas eran muy superficiales, por esa razón ninguna llamaba su atención.

La única que siempre le causo un extraño y casi nulo efecto en él, era justamente la mejor amiga de su hermano menor, la que ahora por cierto, decía estar enamorado de una parte de él.
—¡Itachi! —gritó por quinta vez él sujeto de piel azul. El Uchiha mayor abrió ligeramente los ojos para observarlo y así darle a entender que lo escuchaba —¿Escuchaste lo que te pregunté?
—Hmph —se limitó a contestar, a veces Kisame podía ser muy fastidioso. ¿Eso es un si ó un no? Pensó su compañero.
—¿Y qué dices? —se animó a preguntar.
—Como sea —murmuró cerrando nuevamente los ojos. Todos los demás rieron por lo bajo, era más que obvio que él Uchiha no tenía ni idea de lo que Kisame le había preguntado.
—¡De acuerdo! Entonces queda decidido, el que tendrá la cita en nombre de Akatsuki serás tú —comentó bastante orgulloso de su idea.
El dueño del local donde siempre tocaban, era primo de Kisame y este les había dicho que su popularidad iba cada vez en aumento. Así que le sugirió hacer algo, para que asi aumentara la popularidad de Akatsuki y de Rakuen.
Kisame pensó que sería buena idea organizar un concurso, donde las jóvenes participaran para ganarse una cena con alguno de los integrantes de Akatsuki.
Su plan le parecía una gran idea, sólo le faltaba que alguno de los chicos accediera. Y ahí estaba contándoles su grandiosa idea, a todos les pareció bueno proponer a Itachi, aunque sabían que este se negaría rotundamente, aunque debido a su distracción había perdido.
—¿Qué? —preguntó con el ceño fruncido… Tal vez escuché mal—. ¿Cita?, ¿Cuál cita?
—Lo acabo de explicar… no es mi culpa que no prestaras atención —se quejó.
—Verás —intervino el rubio—, Kisame piensa que para promocionar más el grupo y la asistencia al Rakuen. Sería bueno organizar un concurso, donde la ganadora tenga la oportunidad de cenar contigo —explicó con una risa en el rostro.
—¿Y por qué yo, y no todos? —gruñó algo irritado.
—Es mejor así, además tú aceptaste —le dijo el pelirrojo con diversión.
—Hmph.
No podía quejarse, después de todo, ¿Quién le mandaba a hundirse en sus pensamientos y no prestar atención?
Bueno, al fin y al cabo, todo era por el bien de la banda. Dejó caer su cabeza nuevamente en el respaldo del sillón, pero esta vez se quedó muy atento a lo que seguían conversando sus amigos. No quería tener alguna otra sorpresa no deseada.
—Yo creo que lo indicado no es una cita —comentó Pain seriamente y atrayendo la atención de todos—. Yo creo que lo más indicado seria que la ganadora ó ganador, tuviera el honor de cantar una canción con nosotros en alguna de las presentaciones —todos se quedaron pensativos, definitivamente la idea le agradaba muchísimo más al Uchiha.
—No es mala idea —aseguró Sasori—. Creo que eso funcionara muy bien.
—¿Y cuándo se hará el anuncio? —preguntó Deidara.
—Hoy mismo, las bases serán las mismas. Y el concurso final se hará en dos semanas —les dijo el chico de cabellos naranjas.
—Hmph.
Su tiempo de descanso se pasó volando. Una vez que estuvieron de vuelta en el escenario, cantaron un par de canciones más y luego hicieron la convocatoria para ganar la oportunidad de cantar con Akatsuki. Toda la comunidad femenina presente estaba más que feliz, brincaba de alegría.
En especial la joven de cabellos rosados, esa era la oportunidad de su vida. El enmascarado de cabello naranja, anunció que todos aquellos que desearan ganar, debían escribir una canción y depositarla en un buzón especial que estaría todas las noches en una parte específica del local, junto con sus datos. Tenían de plazo una semana para dejar su sobre, al termino de esa semana se daría a conocer a los cinco finalistas para que así tuvieran una semana más para prepararse y poder interpretarlas. Y la banda ganadora ó el ganador, podría tocar y cantar al lado de Akatsuki.
—¡Esta es la oportunidad que estábamos buscando! —gritó Sakura emocionada.
—¡Seguro que ganamos! —exclamó la rubia bastante emocionada.
Para las cinco chicas era una gran oportunidad de darse a conocer, quizá llegaban a gustar tanto que el dueño se animaría en contratarlas. Soñar no les costaba nada, sabían que eran buenas lo único que les faltaba era quien les diera su primera oportunidad.
-o-
A la mañana siguiente, las chicas se habían reunido en la mansión Haruno para elegir la canción con la que entrarían al concurso. Tenían varias que habían escrito, unas Sakura, otras Hinata y otras entre todas. Luego de debatir entre todas sus candidatas, optaron por escribir una nueva, deseaban sorprender a todo el mundo.
Luego de ensayar un rato, Hinata, Ino y Tenten se tuvieron que ir, ya que habían quedado con sus respectivos novios. Así que Sakura y Sakumi se quedaron solas, en ocasiones como esa sentían que les hacia falta una persona a la cual amar. Al menos Sakumi lo sentía, ya que el único objetivo de Sakura era conocer a su amor platónico.
La joven de melena rosada sugirió que salieran a dar una vuelta, necesitaban inspiración. Así que tomó una libreta, sus llaves y se subieron a su auto. Ella tenía uno que no usaba casi nunca, siempre le había parecido mejor caminar que conducir.
Tomó la carretera que llevaba hacia las afueras, donde había un lago y mucha naturaleza. Le parecía que era el lugar perfecto para pensar y despejarse, casi una hora después llegaron a su destino. La chica de ojos esmeralda nunca había estado ahí… estaba fascinada, era como un hermoso paraíso. Había muchos árboles y flores, un gran lago y mucha vegetación.
—Es hermoso —murmuró mientras caminaba a un costado de Sakura.
—Claro, este lugar es de mis favoritos —aseguró sentándose en la orilla del lago.
Se quedaron en profundo silencio, observando la tranquilidad a su alrededor. La joven de cabellos rosados, recordó la primera vez que fue a ese lugar… tenía doce años y había ido con su familia a un paseo por la zona, le había gustado tanto que decidió explorar, se la pasó de maravilla había visto ardillas, conejos y otro tipo de animales. Le gustó tanto que desde entonces regresaba cada que podía.
Cuando cumplió quince años, sus padres le regalaron su auto. Ella deseaba mucho invitar a Sasuke a aquel sitió, tenía pensado declararle su amor. Pero justo cuando fue a su casa para invitarlo, había escuchado una conversación sin querer entre Naruto y el Uchiha.
—¿De verdad no te gusta Sakura-Chan? —escuhó al rubio preguntar.
—No… ella y yo sólo somos amigos. Jamás podría verla de otra forma —dijo seriamente… justo en ese momento la chica se dio la vuelta y salió por donde había entrado. Se subió a su nuevo auto y lo puso en marcha, aunque las lágrimas luchaban por salir ella las retenía. Una vez que llegó a su destino, se bajó del auto, caminó hacia el lago y entonces ahí en la tranquilidad de aquel lugar, dejó que por fin las gotas saladas resbalaran por sus mejillas. Estaba tan triste… siempre imaginó que por ser la única chica en la cual Sasuke confiaba, podría haber algo más entre ellos. Desde entonces decidió olvidarlo, era su propósito más importante… al paso del tiempo creyó que no lo lograría, pero al conocer a su chico "misterioso" todo cambio.
Ambas se imaginaron como se sentirían de poder estar acompañadas por su "persona especial" en ese lugar. Comenzaron a tener algunas ideas y se dieron a la tarea de escribir algo por separado, creían que tal vez una lluvia de ideas era lo que les hacia falta.
Cuando ya casi anochecía, subieron al auto y regresaron a su casa, venían conversando sobre la letra de la canción. La música en cooperación de todas, sería más fácil de lograr, después de todo era lo que más les gustaba hacer.
Las horas pasaron volando entre una cosa y otra, luego de que les mostrarán la letra que habían escrito al resto de sus amigas. Pusieron los datos de la líder, en este caso: Sakura y el domingo en la noche, depositaron el sobre en el buzón.
Ahora sólo quedaba esperar a que su canción gustara.
-o-
El lunes a la hora del descanso, las chicas conversaban con sus amigos. Esperaban que pudieran apoyarlas en eso que era tan importante para ellas. Los chicos se alegraron por ellas, aunque no lo expresaron mucho… él único que si gritó de alegría fue el rubio.
—¡Las felicito chicas! ¡Se convertirán en cantantes famosas dattebayo! —exclamó eufóricamente.
—No exageres Naruto, nuestra canción aún no es elegida —le dijo Tenten.
—¡Pero eso es lo que pasará dattebayo!
—Hmph… no seas ruidoso dobe —bufó el Uchiha menor mientras comía—. ¿Entonces el viernes irán al Rakuen?
—Si, aunque nos encantaría que nos acompañaran —comentó Sakura con una sonrisa.
—Así será —murmuró Neji.
Luego de ponerse de acuerdo, las chicas acordaron que practicarían todos los días en las tardes. El resto de las clases transcurrieron de manera normal, una vez que salieron, Sakura y Sakumi iban de salida, justo en la entrada se toparon con el Uchiha mayor y su grupo de amigos.
—Hola linduras —les dijo el rubio con una sonrisa a las chicas que pasaban a un lado de ellos. Las chicas se detuvieron y los observaron con una ceja arqueada.
—No asustes a las amigas de Itachi —le dijo de broma Kisme, el Uchiha sólo soltó un gruñido.
—Hola Itachi —saludó tímidamente Sakura.
—Hola.
—¿Y no piensas presentarnos a tus amigas? —le preguntó esta vez el pelirrojo.
—Hmph.
—Hay pero que descortés eres —intervino nuevamente Deidara—. Haber… ya que este amargado no planea presentarnos, lo haré yo —aseguró—. Mí nombre es Deidara, ellos son: Sasori, Pain y Kisame —concluyó señalándolos respectivamente.
—Mucho gusto —murmuraron las primas.
—Yo soy Sakura y ella es mi prima Sakumi —dijo mirando de soslayo a Itachi, el cual parecía fastidiado con la situación.
—Es un gusto conocerlas oficialmente… —comentó Sasori acercándose a la chica de ojos esmeralda—. No todos los días se conoce a una chica tan linda como tú… ustedes —corrigió al último momento. La joven de cabellos castaños se sonrojó levemente.
—Hmph, es hora de irnos —murmuró Itachi—. Nos veremos después Sakura —le dijo viéndola a los ojos, aun que fuese por unos instantes. La chica sintió un cosquilleo en el estomago.
—Si, adiós —contestó tomando del brazo a su prima y jalándola.
A lo lejos estaban siendo observadas por cierto azabache que se sentía molesto, aunque no sabía cual era el motivo. Era un hecho que la dueña de la melena rosada, nunca había causado ni un sólo efecto en él, sólo la quería como amiga y listo. Lo único que si causaba cierta molestia en él, era el hecho de que su hermano se mezclara con sus amigos. Ya que una vez cuando tenía seis años, Itachi había llevado a su mejor amigo a casa, Sasuke deseaba poder pasar tiempo con su hermano mayor, más sin en cambio Itachi le había dicho que cada quien con sus amigos.
Desde entonces se volvió un poco egoísta en ese aspecto, aunque también estaba el hecho de que la prima de Sakura le llamaba la atención en cierta manera. Desde que la vio, algo en ella lo intrigó, no sabía si era el hecho de que no había saltado sobre él al instante como todas las mujeres ó era algo más.
Representaba todo un enigma. Sakumi lo ignoraba y pasaba de él olímpicamente, es cierto que a veces intercambiaba una ó dos palabras con él pero nada importante.
Y cuando vio que el pelirrojo amigo de su hermano la tomó de la mano, algo en su interior se removió molesto ¿Qué significaba? ¿Debía averiguarlo ó dejarlo pasar?
Decidió dejar de pensar en tonterías y se encaminó a su casa. A veces le parecía que le prestaba demasiada atención a las cosas que realmente no le interesaban ó al menos, eso pensaba él.
-o-
Mientras tanto, el grupo de amigos llegaba al Rakuen, donde fueron recibidos por Haku, el asistente personal del dueño del lugar y primo de Kisame… Zabuza Momochi.
—Buenas tardes, bienvenidos —los saludó el chico de extraña apariencia.
—Hola, venimos a ver si hay algo para nosotros —le dijo Deidara.
—Por supuesto, esta mañana sacamos las primeras. Debo decir que hay bastantes y eso que aún faltan cuatro días para que se cierre la urna —informó mientras comenzaba a caminar hacia un pasillo—. Síganme.
—¿Y dónde esta el idiota de Zabuza? —preguntó el dueño del cabello azul con una rara sonrisa.
—Zabuza-san tubo que salir a atender unos asuntos —el chico era muy respetuoso, en especial con el hombre que lo ayudó desde que era un niño.
Zabuza lo había encontrado vagando en las calles, sólo y sin que nadie se fijara si quiera que existía. Al niño le pareció que él era el único que lo veía realmente como era. Desde el momento en el que decidió ayudarlo a vivir como una persona decente, le tomó un gran cariño. Zabuza le brindó un techo, comida, ropa, educación, y lo más importante de todo, su amistad. A pesar de que él sujeto fuese aparentemente frío, tenía su manera de demostrar su aprecio.
Por eso y muchas cosas más, Haku había decidido ser su fiel ayudante en lo que quisiera, siempre estaba ahí para ayudarlo.
Una vez que llegaron a la oficina, el chico se acercó a una pequeña caja que se encontraba sobre una silla y se las entregó.
—Estas son las que se han juntado en este par de días —todos estaban sorprendidos aunque lo aparentaran muy bien. La caja tenía cerca de ¡cincuenta sobres! Si que tendrían una larga semana.
El rubio tomó la caja y todos se dirigieron a su camerino. Una vez ahí, la dejó sobre una de las mesas. Todos tomaron un sobre y lo abrieron, debían revisar que fuera una buena letra, la mayoría venía acompañada con algún pentagrama a un instrumento. Otras llevaban un cd, ó alguna cinta grabada.
—Nada de esto sirve —murmuró Sasori con una cara de cansancio y pocos amigos.
—Concuerdo contigo, y ya es mucho decir —murmuró Kisame seriamente.
—Pues, esta es buena, de hecho es realmente buena —comentó Pain leyendo la hoja que sostenía en sus manos.
—Haber, quiero ver —el rubio se sentó a un lado de él y le echó un vistazo a las hojas.
—Es verdad, tiene posibilidades.
—¿Cuál es el nombre de la banda? —preguntó el pelirrojo desde su lugar.
—Aquí dice… Kunoichis —contestó el líder del grupo—. Son cinco mujeres… sus nombres son: Sakura, Sakumi, Ino, Hinata y Tenten. Son sólo mujeres —explicó lentamente, al escuchar los nombres el Uchiha mayor se congeló.
—Déjame ver eso —pidió extendiendo su mano, el chico le entregó el sobre, e Itachi lo revisó. Era lógico que al saber de esto ella participaría… creo que tiene grandes posibilidades de ganar. Esto es preocupante ¿Y si llega a reconocernos?
—¿Pasa algo malo? —le preguntaron al verlo tan serio.
—No… son buenas —murmuró sin despegar sus ojos de la letra de la canción.
—Creo que tenemos al primer grupo elegido —anunció contento el rubio.
-o-
—¡Vaya! Ese chico Sasori, es muy apuesto —murmuró Sakumi, mientras escribía algo en unas hojas.
—A ti todos te parecen apuestos —bufó Sakura sin verla a los ojos.
—Mentira… además creo que le gusté.
—Eso parecía, viste que Itachi lucía muy serio —comentó en tanto hacia unas anotaciones.
—No sé, no lo conozco… creo que él y Sasuke siempre son así.
—Si.
Ambas chicas se encontraban pasando en limpio las partituras de su nueva canción. Era sorprendente como casi estaba toda terminada, lo único que debían hacer era ensayar y ensayar.
Estaban pasando muchas cosas, los próximos días serían cruciales para todos, y eso que ninguno imaginaba lo que estaba por pasar. A la mañana siguiente, todos entraban al Instituto muy temprano… las primas Haruno llegaban y estaban por entrar cuando Naruto las alcanzó como de costumbre, justo al mismo tiempo en que llegaba el auto negro donde usualmente viajaban los Uchiha.
Los tres chicos se quedaron esperando a Sasuke, igual que todos los días. La puerta se abrió y se bajó el Uchiha mayor, seguido de Sasuke y una chica a la que ninguno de ellos conocía. Una joven de estatura media, tez apiñonada, cabello negro, ojos castaño oscuro y un cuerpo bien formado.
Estaban bastante sorprendidos, Sakura pudo ver como en cuanto se bajaron del vehiculo, la chica se lanzó sobre Itachi, literalmente. En tanto Sasuke se acercaba a ellos.
—¿Quién es ella? —preguntó Naruto en cuanto el azabache estuvo cerca de ellos.
—Si, hola —dijo con sarcasmo.
—¡Hay Teme! Cuenta —insistió pasando un brazo por el hombro del chico.
—Hmph… su nombre es Katherine. Y estará en mi casa por un par de semanas —explicó desinteresadamente.
—¿Y porque en tú casa? —preguntó Sakumi con curiosidad.
—Porque es mi prima… ó algo así. Ella vive en California, sólo que como esta de vacaciones, mi tío la mando de visita —comenzaba a hartarse de tener que dar explicaciones.
—Por lo que veo le agrada mucho Itachi —murmuró Sakura sin querer y sin despegar la vista de la "parejita", no sabía porque pero esa chica no le agradaba para nada.
—Hmph… eso es porque siempre ha estado loca por él —todos abrieron los ojos con sorpresa.
¿Qué ella qué?
Continuará…
<-- CAPITULO 2                   CAPITULO 4 -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario