miércoles, 27 de junio de 2012

AP Cap6

Aquí les traigo el sexto capi de la historia. Espero que les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
Aclaraciones: Utilizaré la traducción de una canción llamada: Girl Can Rock de Hilary Duff; por si alguien desea conseguirla para hacer mejor su lectura.
¿AMOR PLATONICO?
By Tsukisaku
.
UN… ¿AVANCE?
La semana transcurría de manera rápida, las chicas se la pasaban ensayando la canción que interpretarían en el bar. A penas tenían tiempo para hacer algo, Sakura no había tenido la oportunidad de conversar con el Uchiha mayor algo más allá de un "hola ó un hasta luego", extrañaba pasar tiempo con él, aunque eso sólo se lo decía su inconciente.
Mientras tanto; las cosas para Itachi no eran nada sencillas, tenía prácticamente encima a su "molesta prima", la cual no deseaba dejarlo para nada. No lograba asimilar, como es que alguien como ella lo hubiese descubierto y en cima de todo, se atreviera a intentar chantajearlo. Eso si que no lo permitiría; claro que no saldría con ella y muchísimo menos dejaría que contase su secreto.

Tenía pensada una pequeña manera para hacer que ella no abriera la boca más de lo debido, esperaba que funcionara, si no, las cosas se tornarían más complicadas de lo que ya eran.
Faltaba tan sólo un día para "la gran noche", así que: Naruto, Sasuke, Gaara y Neji; pasarían la tarde en la casa de la dueña de la melena rosada, ya que las escucharían tocar.
Se encontraban en la entrada del Instituto, esperando a que el rubio saliera, ya que a última hora había tenido la urgencia de ir al baño. Tenían cerca de diez minutos y nada, comenzaban a creer que algo le había pasado.
—¿Por qué tarda tanto? —se quejó la rubia haciendo una mueca.
—No querrás saberlo —comentó el pelirrojo, el cual estaba abrazando a su novia por la cintura.
—Tienes razón… pero será mejor que se apresure ó lo dejamos —mustió rápidamente.
—Ya no… debe de tardar —murmuró Hinata.
Mientras todos comenzaban a quejarse de la tardanza del rubio, Sakura se encontraba con la vista fija en la salida de al lado. Aunque no lo admitiera, se moría de ganas de ver al Uchiha mayor, no importaba que fuesen unos segundos. De repente, como si lo hubiera invocado con el pensamiento, el azabache de coleta salía en compañía de su grupo de amigos. Al instante su corazón comenzó a latir a toda prisa… esa y otras reacciones más ya eran inevitables en ella.
—Primita, cierra la boca ó comenzaras a babear —le susurró Sakumi en el oído, con un toque de diversión.
—¿Qué? —preguntó la oji-jade parpadeando un par de veces.
—No eres nada disimulada, se ve que te mueres por Itachi.
—¡Claro que no! —gritó con un sonrojo en sus mejillas.
—No grites —le susurró al tiempo en que le daba un codazo—. Hiciste que todos nos miraran —Sakura levantó la mirada y logró ver como todos sus amigos las miraban con una ceja arqueada y no sólo ellos, también los chicos que estaban cerca las miraban con una mueca en el rostro. Ahora su cara ya parecía farolito de navidad.
—Es tú culpa, por decirme esas cosas —bufó al tiempo en que se cubría el rostro con una mano.
—Yo sólo digo la verdad —dijo con inocencia—. Mira, ahí viene Itachi —la oji-jade la miró y rodó los ojos.
—Eso es mentira —la reprendió.
-o-
—¿Qué les parece si antes de ensayar, vamos a comer algo? —preguntó el rubio, al tiempo en que caminaban hacia la salida de la universidad.
—Pareces un barril sin fondo —le comentó Kisame con diversión—. ¿Acaso no sabes hacer otra cosa que no sea comer?
—Si, pero eso es privado —al instante todos soltaron una pequeña risita.
—¡Claro que no! —escucharon que una chica gritó fuertemente… los cinco giraron su rostro y divisaron a la joven de cabellos rosados muy sonrojada.
—¿Y a esa que le pasa? —preguntó el tipo de cabellos azules, instantáneamente el azabache lo fulminó con la mirada—. ¿Qué?
—Hmph, ahora vengo —murmuró, para después girarse y caminar hacia donde estaba la oji-jade. Estaba prácticamente a un par de pasos, cuando escuchó que la chica murmurar un: "eso es mentira".
—¿Qué es mentira? —le preguntó fríamente, al tiempo en que se situaba justo detrás de ella, haciendo que ella pegara un brinco.
—¿I… Itachi? —musitó con dificultad mientras ponía una mano en su corazón debido al susto.
—Perdón por haberte asustado.
—No… no pasa nada —contestó tratando de ocultar su nerviosismo, mientras observaba de soslayo a su prima escabullirse, dejándola sola con el joven Uchiha—. Y… ¿Cómo has estado?
—Bien… ¿Y tú?
—Bien, algo nerviosa, pero bien —dijo esbozando una sonrisa.
—Lo imagino… ¿Por eso gritabas? —Sakura se sonrojó aún más.
—Pues… algo así —murmuró desviando su mirada del chico, sólo para toparse con la mirada de Sasuke—. Oye… ¿Por qué no vas mañana a Rakuen?, me gustaría mucho que pudieras estar ahí —el azabache se mantuvo en silencio—. Digo, para que puedas escucharnos tocar.
—Estaré ahí —antes de que pudieran decir algo más, un automóvil color negro se detuvo frente al grupo de chicos, del cual descendió una chica de cabellos negros.
El Uchiha mayor cerró los ojos y dejó escapar un pequeño suspiro, no quería ver lo que se aproximaba. La joven Haruno observó la acción del chico y le pareció lógico, aún recordaba lo que Itachi le había dicho sobre Katherine.
El tercer día en el que Itachi ayudaba a la chica con sus estudios, Sakura se había animado a preguntarle sobre la relación que tenía con su "prima", a lo cual el azabache le había dicho que no la soportaba. Que ella se había obsesionado con él desde que lo había conocido; al escuchar eso, la oji-jade no pudo evitar alegrarse en su interior, aunque trataba de ignorar el porque de esa alegría.
—¡Itachi-Kun! —exclamó con una sonrisa la joven de cabellos negros, al tiempo en que se acercaba hacia ellos—. ¿Quién es esta? —reguntó con una mueca en el rostro.
—¿Disculpa? —preguntó Sakura con el ceño fruncido—. ¿A quién le dices "esta"? —definitivamente detestaba a esa chica.
—A ti.
—Katherine —gruñó el azabache—. Ella es Sakura…
—¿Y por qué esta contigo?, ¿Acaso esta tipa te esta acosando? —la joven Haruno estaba más que molesta ¿Pero qué se creía esa chica?
—Mira… la única acosadora aquí eres tú, además déjame decirte que yo soy su novia —añadió la joven Haruno rápidamente, logrando que todos los presentes abrieran los ojos como platos, incluidos los amigos de Itachi, los cuales ya se encontraban a un lado de este.
Aquellas palabras se habían escapado de sus labios sin siquiera pensarlo, pero es que la sola presencia de aquella chica la había sacado de quicio, eso más las palabras que le dijo, fueron suficientes para que la sacara de sus casillas.
—Eso es mentira —le dijo Katherine entre risas.
—No lo es y más vale que dejes a Itachi tranquilo ó te las verás conmigo —musitó fríamente.
Sus amigos estaban anonadados, conocían a Sakura y sabían de sobra que cuando se enojaba era para tenerle miedo, pero sobre todo lo que más los sorprendía, era el hecho de que asegurara tener una relación con el Uchiha.
Itachi por otra parte se encontraba realmente impactado… no sabía si había escuchado bien. De todas las contestaciones del mundo, jamás imaginó que Sakura diría eso ¿Por qué dijo eso? Esa era su gran incógnita. Su expresión no cambió en lo absoluto, parecía como si no hubiera escuchado nada raro, por unos segundos pudo sentir la mirada asesina de su hermano y las miradas curiosas de sus amigos.
—¡Eso es mentira ¿Verdad Itachi-Kun? —prácticamente le gritó, clavando su mirada que denotaba furia.
¿Qué decir? ¿Continuar con la mentira? Ó ¿Decir la verdad, aunque significara dejar en mal a Sakura?
—Hmph —clavó sus penetrantes ojos negros en ella.
La oji-jade no sabía que pasaría, estaba muy conciente que haber dicho una mentira como esa no era bueno. Pero lo que más le preocupaba era la reacción del Uchiha mayor ¿Él la desmentiría haciéndola quedar como una mentirosa?, así que por instinto, cerró los ojos y espero lo peor.
—No tengo porque darte explicaciones sobre mi vida personal —esas palabras salieron de la boca del azabache de coleta, de manera fría e inexpresiva.
De acuerdo, con eso no decía nada, no era un si, pero tampoco era un no. Simplemente lo dejo en un "que te importa"; lo cual alegró mucho a la joven de cabellos rosados, haciendo que nuevamente abriera los ojos y una sonrisa acompañado de un ligero rubor cubriera su cara.
Katherine se quedó impactada, lo único que hizo fue lanzarle una mirada asesina a la joven Haruno, para después salir corriendo del lugar.
Un incomodo silencio inundo el lugar, sólo se escuchaba el ruido de los automóviles que pasaban por la avenida, seguidos del bullicio de los demás estudiantes que salían del Instituto.
—¡Ahora si dattebayo, ya podemos irnos! —exclamó el rubio, mientras se acercaba a sus amigos, los cuales estaban sumidos en un profundo silencio—. ¿Acaso me perdí de algo? —preguntó arqueando una ceja.
Luego de la incómoda escenita de la tarde… cada grupo de amigos tomó un rumbo diferente. El trayecto a la mansión Haruno estuvo lleno de preguntas, para las cuales no había una respuesta concreta. El Uchiha menor estaba de un humor un tanto pesado, mucho más de lo normal y es que "el supuesto noviazgo de su hermano mayor y su mejor amiga" no le caía del todo bien. No es que estuviese enamorado de la oji-jade, más bien era el hecho de que sentía como si Itachi estuviese invadiendo su vida ó su mundo.
Sakura lo conocía de sobra y sabía que la noticia le había molestado, ó en todo caso, impactado. Así que, una vez que todo estuvo listo para iniciar el ensayo, lo jaló un momento para hablar con él a solas.
—Sasuke —inició en un tono muy tranquilo—. Podrías decirme… ¿Cuál es el motivo por el que estas enojado? —el azabache la miró fijamente. De acuerdo, hacerlo hablar nunca había sido fácil—. ¿Te molestó saber que soy novia de Itachi? —los músculos del oji-negro se tensaron por completo.
—Me importa muy poco lo que hagas con él —musitó con el ceño fruncido. Esa respuesta la desencajó un poco, las cosas serían mucho más difíciles.
—Tú y yo sabemos que eso no es verdad —aseguró después de soltar un gran suspiro—. Dime lo que piensas.
—¿Por qué él? —cuestionó fríamente.
—Sasuke, te diré un pequeño secreto, eso que dije es mentira —el Uchiha la miró con una ceja arqueada—. Itachi no es mi novio, eso sólo lo dije para ayudarlo a que tú prima no lo moleste más.
—¿De verdad?
—Si… —contestó en un murmullo—. Además, ¿tú crees que tú hermano se fijaría en alguien como yo? —preguntó con un deje de tristeza que no paso desapercibido por el azabache.
—Todo es posible —fue lo único que dijo. Conocía a su amiga, y sabía que dentro de esas palabras había algo más, aunque por ahora prefería ignorarlo.
La tarde se pasó en un suspiro. Las chicas habían ofrecido un pequeño concierto para los chicos, los cuales estaban realmente sorprendidos, no les cabía la menor duda de que ellas arrasarían en la etapa final del concurso.
-o-
El Uchiha mayor conducía por las calles de Tokio, sin saber muy bien hacia donde ir. La verdad era que estaba un poco estresado y de mal humor.
Realmente soportar a Deidara y Kisame no había sido nada placentero. Durante el noventa por ciento de su ensayo, se la habían pasado molestándolo con el tema de su "supuesto noviazgo".
El hecho de que creyeran que Sakura era su novia, no era lo que le perturbaba, si no que sus amigos no lo dejaran tranquilo con el tema ¿A caso no tenían otra cosa de la cual hablar?
Observó la calle en la que se encontraba y giró hacia la derecha, debía hacer algo antes de irse a su casa. Unas cuantas manzanas más y ya se encontraba frente a la mansión de los Haruno, aparcó el auto y se encaminó a la entrada principal.
Por alguna extraña razón, un pequeño escalofrío lo recorrió por completo… ¿Qué significaba?, Oprimió el pequeño botón del timbre y otro escalofrío volvió a recorrerlo, ¿A caso eran nervios?, ¡Jamás!, Itachi Uchiha no podía ponerse nervioso por ver a una chica, ó ¿si?... Debía ser su imaginación.
A los pocos segundos, la puerta se abrió totalmente dejando ver a los amigos de la joven Haruno.
—¿Itachi? —preguntó abriendo los ojos con mucha sorpresa. Volvió a abrir la boca para preguntarle el motivo de su visita, aunque luego de pensarlo mejor, ella sabía la respuesta así que volvió a cerrarla.
—Hmph… nosotros ya nos íbamos —murmuró Sasuke, pasando a un lado de su hermano. Todos asintieron y se despidieron de las primas Haruno.
—Bueno, yo los dejo solos —murmuró Sakumi, para después desaparecer del lugar.
—Pasa —le dijo para después guiarlo al jardín trasero; y tomaron asiento en una de las pequeñas bancas que se encontraban cerca de unos árboles.
Sakura podía sentir su corazón latir rápidamente, ¿Cómo era posible que Itachi la hiciera sentir de esa forma?, Un ligero rubor inundo sus mejillas.
—Yo… —comenzó, la verdad sabía que el Uchiha esperaba una explicación por lo sucedido en la tarde, y eso la ponía en extremo nerviosa.
—Gracias —murmuró el azabache sobresaltando a la chica.
—¿Por qué? —preguntó confundida—. ¿A caso no estás molesto por lo que dije?
—No… creo que con lo que dijiste, Katherine me dejará tranquilo —Sakura sonrió—. Es más, quería pedirte que no dijeras nada, al menos hasta que ella se vaya.
Sakura contuvo la respiración, ¿Eso significaba lo que ella creía?, ¿De verdad Itachi Uchiha le estaba pidiendo que fingiera ser su novia por unos días?
Eso si que jamás lo espero, su cara se puso más roja de lo que ya estaba.
—Claro —murmuró. En esos momentos le resultaba todo un alivio que fuera de noche y que no lo estuviera viendo a los ojos, si no, ya habría sufrido un paro cardiaco.
El Uchiha mayor le gustaba mucho más de lo que imaginó.
— Hmph —una pequeña mueca se formó en sus labios. Era una sonrisa apenas perceptible, pero sincera. La dueña de los cabellos rosados le fascinaba, ahora había dado un paso muy importante, el cual era confirmar que le gustaba… quizá aún faltaba aclarar algo más ó muchas cosas más. Pero por ahora, prefería no apresurar las cosas, deseaba poder conocerla más y consolidar su amistad.
Al día siguiente, las chicas acorralaron a Sakura para pedirle que les contara la verdad de su supuesto noviazgo. No podían imaginar como es que ella no les contó nada sobre su relación con el Uchiha mayor, la oji-jade no les dijo nada ya que le había prometido al azabache de coleta no decir nada. Lo único que les pudo decir es que estaba muy feliz.
-o-
Llegada la noche, todos partieron rumbo al bar, las cinco chicas estaban sumamente nerviosas, esperaban que todo saliera perfecto.
Tanto ellas, como las otras cuatro bandas, llegaron una hora antes de que abriera el local para hacer algunas pruebas de sonido. Una vez que todo quedo listo, las personas comenzaron a inundar el lugar, las cinco bandas finalistas se encontraban en un lugar especial frente al escenario.
—¡Esto estará muy emocionante, dattebayo! —exclamó Naruto, mientras los guiaban a la mesa de siempre.
—Hmph.
—Estoy seguro de que ganaran, son las mejores —comentó el pelirrojo tranquilamente.
—Es verdad, son excelentes —agregó el Hyuga.
Luego de unos minutos de espera, en los que la gente aclamaba y comenzaba a emocionarse cada vez más. Las luces del escenario comenzaron a moverse de un lado a otro, los gritos se hicieron más fuertes y pronto las cinco siluetas se hicieron presentes. Las luces se acomodaron en tres tonalidades diferentes, para dejar ver las capas negras con nubes rojas.
—¡Buenas noches! —saludó el sujeto de cabellos color naranja, el público gritó aún más con emoción—. ¡Esperamos que pasen una gran noche! —las luces se apagaron unos instantes y la música comenzó a sonar.
En cuanto comenzó a tocar la guitarra, el azabache posó su mirada sobre la chica de cabellos rosados. La observó por algunos segundos y le pareció que esa noche lucía más atractiva de lo normal, ¿Por qué ella lo atraía de esa forma?, Era algo sin explicación. Sacudió sus pensamientos y se concentró en las notas musicales.
Tres canciones más tarde, el líder de Akatsuki tomó nuevamente el micrófono y dio inicio a la etapa final del concurso.
Una a una las bandas fueron pasando al escenario para interpretar sus canciones, todas eran realmente buenas, una digna competencia.
Sakura se removía inquieta en su lugar… observaba al público emocionado y sentía como el estomago se le revolvía de los nervios. Levantó su mirada y observó a sus amigos en el balcón de siempre, era realmente tranquilizador tener algo de apoyo moral en esos momentos. Se levantó un poco y pasó su mirada por el resto de los presentes y nada, esperaba ver a cierto chico de cabellos azabaches entre las personas.
Un atisbo de tristeza la recorrió, la oji-jade tenía la esperanza de que Itachi fuera a apoyarla esa noche, como había asegurado.
—¿Estás bien? —le preguntó la rubia al oído.
—Si —mintió, no deseaba preocupar a sus amigas por una insignificancia.
—Seguro que si llega —aseguró la Yamanaka esbozando una sonrisa, su amiga la imitó y dejó escapar un suspiro.
La penúltima canción finalizó y el público aplaudió frenéticamente…
—Bien, ahora la última banda de la noche, reciban con un aplauso a las ¡Kunoichis! —las chicas se pusieron de pie y se aproximaron al escenario.
Eran la única banda de la noche que estaba integrada en su totalidad por mujeres, así que eran el toque diferente de la velada.
Sakura, se colocó al frente con su guitarra eléctrica color rosa con negro, seguida de Sakumi con otra igual pero de color blanco con rojo. Ino tomó el bajo color negro con rojo, Hinata se colocó detrás del teclado y Tenten en la batería.
Las luces se movieron nuevamente por un par de segundos, Sakura buscó por última vez al Uchiha mayor, pero nada. Miró de soslayo a su derecha y alcanzó a observar a los integrantes de Akatsuki, entre ellos a su "amor platónico", su corazón comenzó a latir rápidamente y una sonrisa adorno sus labios.


La Haruno hizo sonar su guitarra, segundos después la acompañó la batería y el bajo, para después unirse el teclado y la otra guitarra, se acercó al micrófono y comenzó a cantar.

Prepárate para los grandes tiempos, prepárate para los pequeños

Cualquier cosa que pueda pasar yo estaré lista para todo

A veces no son fáciles, a veces no son agradables

Algunos días no lo logro, algunos días si lo hago

Está en mi corazón, está en mi cabeza

Eso es lo que digo

¡Ey! chicos prepárense para el susto

Yo soy la prueba viviente, de que las chicas pueden rockear

Que se esparza la noticia por todos lados

¡Ey! Chicos, las chicas pueden rockear

Estando de pie con el reflector, trabajando con sudor

Dando todo para conseguir lo que quiero y amando lo que consigo

No puedo ocultar lo que siento por dentro

Y si te pones nervioso puedes pararte a mi lado

Está en mi corazón, está en mi cabeza

Eso es lo que digo

¡Ey! chicos prepárense para el susto

Yo soy la prueba viviente, de que las chicas pueden rockear

Que se esparza la noticia por todos lados

¡Ey! Chicos, las chicas pueden rockear

Todas dejaron a la batería continuar sola… mientras cantaban Sakura, Ino y Sakumi.

Las chicas pueden rockear

No digas talvez y me llames bebé

Yo estoy loca completamente

La dueña de la melena rosada hizo su sólo de guitarra…

Está en mi corazón, está en mi cabeza

Eso es lo que digo

¡Ey! chicos prepárense para el susto

Yo soy la prueba viviente, de que las chicas pueden rockear

Que se esparza la noticia por todos lados

¡Ey! Chicos, las chicas pueden rockear

Voy a vivirlo

Nunca lo dejaré

Que se esparza la noticia por todos lados

Esto no es ningún susto... las chicas pueden rockear, las chicas pueden rockear, las chicas pueden rockear.

¡Sí, Rock!

La canción llegó a su final y todo el público gritó eufórico, realmente habían estado espectaculares. Las cinco chicas estaban muy felices, la adrenalina que habían sentido era única.

Un par de minutos después, regresaron a sus lugares y se abrazaron entre ellas, estaban muy contentas porque todo salió a la perfección.

—¡Muchas gracias a todos por participar! —exclamó el líder de la banda —. En treinta minutos anunciaremos a la banda ganadora, que tendrá el derecho a subir al escenario y cantar una canción con nosotros —todo el mundo aplaudió y sin más el sujeto desapareció del escenario.

Una vez dentro de su camerino, los cinco chicos se debatían para elegir al ganador de la noche. La verdad es que sólo tres de ellos lo habían hecho muy bien, y aunque no les gustara debían elegir a un solo ganador.

—¿Para quién es tú voto Itachi? —le preguntó el pelirrojo a un ausente azabache. Inesperadamente se puso de pie y salió del lugar.

—¿Y a este qué le pasa? —preguntó confundido Kisame. Nadie dijo nada, ya que tenían una vaga idea de lo que le sucedía al Uchiha.

Mientras tanto, las chicas se acercaron a Sasuke, Naruto, Gaara y Neji, en tanto el descanso transcurría.

—¡Estuvieron geniales! —gritó el rubio, lanzándose a abrazar a su novia y a sus amigas.

—El Dobe tiene razón —musitó Sasuke con su seriedad característica.

El pelirrojo abrazó a su novia, al igual que Neji con Tenten y Naruto con Hinata… en tanto Sakura, Sakumi y Sasuke bebían una soda.

—Hola —saludó el recién llegado.

—¡Hola! —contestó Sakura con una gran sonrisa en el rostro—. Pensé que no vendrías.

—Te dije que estaría aquí — Sasuke rodó los ojos ante las palabras de su hermano. Y antes de que dijera algo inapropiado, Sakumi lo alejó un poco de ellos para que los dejara hablar tranquilos.

Lamentablemente alguien más apareció en escena—. Sabía que los encontraría aquí —todos posaron su mirada sobre la recién llegada.

—¿Qué haces aquí? —cuestionó Sakura con el ceño fruncido.

—Vine a comprobar que su "relación" funcione bien —dijo de mala manera.

—Ya vez que si.

—Entonces no les molestara, darse un beso, para demostrarme cuanto se quieren —comentó con mucha tranquilidad, sabía que si esa relación era falsa como creía, no lo harían.

Todos posaron su mirada sobre la parejita, en especial Sasuke. El rostro de Sakura parecía tomate, estaba más roja que nada… ¿Y ahora qué harían? Jamás pensó que sucedería algo parecido.

De pronto sintió como una fría mano se posaba en su mentón y la giraba ligeramente, sus orbes jade se toparon con unos de color negro como la noche, su corazón se aceleró totalmente, se mordió su labio inferior por instinto, deseaba calmar sus nervios.

Eso debía ser un sueño, eso no podía estarle pasando en realidad.

¿De verdad Itachi la besaría?

Continuará…

<-- CAPITULO 5                    CAPITULO 7 -->

INDICE

No hay comentarios:

Publicar un comentario