miércoles, 27 de junio de 2012

AP Cap9

Aquí les traigo el noveno capi de la historia. Espero que les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
Aclaraciones: Utilizaré la canción de Lillix, llamada: Sweet temptation. Y, Love you till it hurts de The donnas.
¿AMOR PLATONICO?
By Tsukisaku
.
¿QUÉ ES LO QUE SIENTO?
¿Sakura?... son sus labios, su sabor… ¡No puede ser nadie más!
Trató de observar a la persona, pero no lograba ver nada, segundos después la chica se separó y se alejó considerablemente del chico, al tiempo en que su prima le entregaba su guitarra.
La chica tomó la guitarra en sus manos con lentitud, su cerebro parecía no querer reaccionar del todo, ese beso había sido… realmente fantástico. Pero por algún motivo los labios de su "chico misterioso" le habían parecido muy familiares, lo que era realmente tonto. Y debido a que esa era la segunda vez que besaba a alguien, llegó a tres conclusiones.
Una, todos los labios sabían igual. Lo cual dudaba de cierta forma, pero al carecer de experiencia era algo que no se atrevía a asegurar.
Dos, aún era muy reciente su beso con el Uchiha mayor, y por ese motivo se le figuraba que los besos habían sido parecidos.
Tres, eran la misma persona. Cosa que de inmediato descartó de sus pensamientos, Itachi no era su amor platónico… ¿verdad?

El bullicio del publico la sacó de sus pensamientos y cuando reaccionó se dio cuenta que los chicos ya habían dejado sus instrumentos en un extremo del escenario y el que parecía ser el líder —ya que siempre era el único que hablaba— decía unas pequeñas palabras de despedida, para después darle la bienvenida a la nueva banda que estaría en su lugar.
Los chicos abandonaron el escenario y les cedieron su lugar totalmente a las cinco personas que tenían una capa negra. Todos los presentes parecían inquietos por descubrir la identidad de las cinco personas.
Lentamente, las chicas se deshicieron de la estorbosa indumentaria de color negro revelando así sus identidades. Rápidamente se colocaron los instrumentos y sin decir nada, la música comenzó a sonar, al tiempo en que las luces se movían de un lado a otro.



La dueña de los cabellos rosados se acercó al micrófono y comenzó a cantar:
When you're wakin' in the mourning,
(Cuando despiertas en la mañana)
What do you hear? What do you hear?
(¿Qué es lo que oyes? ¿Qué es lo que oyes?)
When you're lookin' in the mirror,
(Cuando te estás mirando en el espejo)
Who do you fear? Who do you fear?
(¿A quién le temes? ¿A quién le temes?)
No, don't walk away from talkin', falling behind inside.
(No, no retrases el hablar, escondiéndolo en el interior)
Las cinco chicas cantaron juntas y todo el publico parecía bastante eufórico, la canción no sonaba nada mal. Definitivamente era todo un acierto.

One, two, three, four, get your feet on the floor.
(Uno, dos, tres, cuatro, consigue poner tus pies en el piso)
Everybody feel it down to the core.
(Todos lo sienten hasta la medula)
All right, all right, yeah I've heard it before.
(Bien, bien, Si, lo he oído antes)
Give in to the sweet temptation!
(Cede en la dulce tentación)
Yeah, yeah, yeah, yeah, yeah

Lies inside the hollow
(Mentiras dentro del hueco)
Yeah, yeah, yeah, yeah, yeah
You don't have to...
(No tienes que…)
Follow, follow, follow, follow.
Esta vez fue el turno de la rubia de continuar cantando…
Look into the television, starin' at me, starin' at me.
(Mira dentro de la televisión, mirándome fijamente, mirándome fijamente)
Maybe it's my conscience calling, what does it mean? Who should I be?
(Quizá es mi conciencia llamando, ¿Qué esta diciendo? ¿Quién debo ser?)
No, it's only yourself you're marking, finding the truth inside.
(No, eres solo tú imitándote, encontrando la verdad dentro)

Durante todo el tiempo que duró la canción, cierto azabache se había mantenido observando a la joven de ojos jade. Muchas preguntas invadían su mente, pero una en especial era la que realmente lo atormentaba y es que la verdad estaba muy desconcertado por lo que había presenciado hacia un par de minutos.

¿Por qué si vio a Sakura besar a otro, ese hecho no lo había molestado como el creía que debería?
Quizá era el hecho de que ella no volvería a ver a aquel desconocido ó en verdad es que sólo la quiere como a una amiga, pero si era así, ¿Por qué le enfurecía verla cerca de su hermano?
Se debatía mentalmente sobre lo que el chico Uzumaki le había dicho, ¿sería cierto que se sentía desplazado por Itachi? Demasiadas cosas pasaban por su mente, tanto que lo aturdían un poco.

Sakura siempre ha sido el tipo de chica molesta, desde que la conocí, no hacía otra cosa que seguirme para pasar tiempo conmigo, sin importar el que yo la tratara de manera fría y cortante. Y a pesar de eso, con el tiempo logró comprender que jamás obtendría de mí nada más que una amistad, así como yo logré confiar en ella como en ninguna otra chica. Si siempre hemos sido amigos ¿Por qué me molesta verla con Itachi?... ¿La quiero como amiga ó como algo más?

-o-

—Fue un placer hacer negocios con ustedes —dijo Zabuza al tiempo en que le tendía un sobre al chico de cabellera color naranja—. Con esto, queda cerrado nuestro trato.
—Gracias —murmuró Pain al tiempo en que recibía el sobre que contenía su último pago por trabajar en aquel lugar.
—Espero que cuando sean famosos, no se olviden del lugar que les brindó su primera oportunidad —agregó nuevamente el dueño de Rakuen.
—¡No te pongas sentimental rata! —exclamó el sujeto con apariencia de tiburón, con una mueca que aparentaba ser una sonrisa.
—Ser visitado por una banda famosa, le haría bien a mi bolsillo —aseguró con una sonrisa.

Su conversación no se extendió mucho más. Luego de intercambiar un par de palabras, los chicos salieron de la oficina y se encaminaron a buscar una mesa para celebrar.
Justo cuando encontraron una mesa, las kunoichis estaban terminando de tocar su canción. Itachi clavó su mirada sobre Sakura… ¿Por qué me besó?... en los pocos minutos que tuvo para pensar sobre aquel beso que la chica le había dado hacía un rato, no logró llegar a nada.
—¿Y qué tal besa? —le preguntó Kisame al ver que parecía estar muy pensativo.
—Hmph —cerró los ojos, al tiempo en que le daba un trago a la cerveza que acababan de entregarle.
—Es interesante —murmuró el rubio, logrando que el Uchiha clavara su mirada sobre él—. Te tienes de rival a ti mismo —luego de su comentario, todos rieron por lo bajo.
—A menos… —intervino el pelirrojo—. Que ya sepa que eres tú —eso mismo se preguntaba el Uchiha, ¿A caso era posible?

One, two, three, four, get your feet on the floor.
(Uno, dos, tres, cuatro, consigue poner tus pies en el piso)
Lies inside the hollow...
(Mentiras dentro del hueco)
Alright, alright, yeah I've heard it before.
(Bien, bien, Si, lo he oído antes)
Give into the sweet temptation!
(Cede en la dulce tentación)
En ese momento la canción finalizó y el publico gritó de manera eufórica… todos pedían a gritos que las chicas interpretaran una nueva melodía. Las chicas sonreían fascinadas, se sentían sumamente felices de que a las personas les gustara su música.

El dueño del lugar subió al escenario y las presentó como la nueva banda de Rakuen, las personas parecían fascinadas, así que les pidió a las chicas una última canción. Tras meditarlo un poco, Sakura decidió que era hora de cantar la canción.
La batería inició, le siguieron las guitarras y el bajo, Sakura se acercó al micrófono y comenzó a cantar…


I've been looking you over, you're looking right

(Te he estado observando, luces bien)

Take a chance on something and take it tonight, yeah

(tomar una oportunidad en algo y tomarla esta noche, yeah)

You know I've got plans for you and me

(Sabes que tengo planes para ti y para mí)

And I'm gonna make my mark, know what I mean

(y voy a hacerte mi marca, sabes lo que quiero decir)

Let me touch you

(Déjame tocarte)

I want to play with your emotions baby yeah

(Quiero jugar con tus emociones cariño, yeah)

(Play with your emotions) (Jugar con tus emociones)

I'm dreaming of you

(sueño contigo)

And once I have you in my possession

(con que una vez seas de mi posesión)

I'm gonna love you till it hurts

(voy a amarte hasta que me hiera)

Itachi permanecía muy atento a lo que la chica cantaba, por algún motivo la melodía se le hacía muy familiar, además la letra, era como si fuera para él. ¿Dónde escuché antes esta…? No terminó de formular la pregunta en su mente cuando el solo de guitarra principal se hizo presente, entonces la reconoció. Esa era la misma canción con la que Sakura le había pedido ayuda semanas atrás, aquella que la joven Haruno escribió para su "amor platónico".

Love you till it hurts

(Amarte hasta que me hiera)

I'm gonna show you what it feels like

(voy a mostrarte lo que se siente cuando…)

I'm gonna love you till it hurts

(voy a amarte hasta que me hiera.)

La canción llegó a su fin y todo el mundo parecía complacido con el tema, las chicas se despidieron y bajaron del escenario emocionadas. Luego de que Haku las felicitara, se cambiaron de ropa y se encaminaron con sus amigos. Los chicos las recibieron con muchas felicitaciones, aunque aparentemente el único que de verdad demostraba su alegría y euforia era Naruto.

Sasuke se acercó a Sakura y la felicitó con una pequeña -y casi imperceptible- risa en los labios, se sentía muy orgulloso de ella. Y de pronto una idea cruzó su mente, necesitaba comprobar si lo que sentía por ella era amistas ó algo más… pero justo antes de que hiciera algún movimiento, la chica lo sorprendió con una pregunta que le molestó bastante.

—¿No has visto a Itachi? —su escaso buen humor se fue por la borda al escuchar esa pregunta y al instante frunció el ceño.

—No. ¿Por qué te importa tanto? —por la manera tan brusca y fría con la que se expresó, Sakura se sintió sumamente nerviosa lo que provocó que sin si quiera pensarlo se mordiera el labio.

—Pues… —¿Qué planeaba decirle? ni una sola respuesta buena acudía a su mente, ya que lo único que ocupaba sus pensamientos era el beso de la noche anterior—. Es mi amigo y… quería saber, si le gustó la última canción —completó de una manera no muy convincente.

—¿Es necesaria su aprobación? —preguntó con notable enfado. De nuevo el sentimiento de estar siendo desplazado lo invadió.

—Él me ayudó con la música ¿recuerdas?, tú mismo me lo sugeriste —comentó un poco más tranquila. El Uchiha menor se maldijo mentalmente y maldijo la hora en la que hizo esa estúpida sugerencia.

—Hmph, no lo he visto —musitó aún enojado, para después girarse y dejar sola a la chica.

—¿Qué le pasa? —se preguntó Sakura al tiempo en que se recargaba en el barandal y observaba a los presentes. Segundos después la Yamanaka se recargó a un lado de ella para bombardearla con varias preguntas.

—¿A quién buscas?

—Quería ver si veía a Itachi —murmuró.

—¡Aún no puedo creer que no me dijeras que era tú novio! —exclamó ofendida la rubia—. ¿Qué clase de amiga eres? —Sakura rodó los ojos—. Además… ¿Qué dirá Itachi cuando sepa que besaste a otro?, Por cierto, ¿Por qué hiciste eso?, ¿A caso te volviste loca?

—No me pude resistir —contestó con alegría al recordar ese beso.

—¿Y qué tal?, ¿Qué sentiste?

—Buena pregunta —se detuvo un momento y pensó en lo que diría—. Por un momento fue como si besara a… ¡Itachi!

—¿Qué?, ¿El desconocido es Itachi?—preguntó confundida sin comprender a su amiga.

—No. Digo que ahí esta Itachi —dijo señalando hacia una de las mesas de la planta baja—. Ahora vuelvo —y sin más, salió disparada hacia las escaleras.

El Uchiha mayor iba cerca de la segunda cerveza y aún no lograba relajarse por completo. Se sentía raro, varias preguntas lo invadían y no sabía como responderlas… por suerte había alguien que lo podía ayudar a darles respuesta.

—Hola —escuchó que una mujer los saludaba. No necesitó levantar la vista para saber de quien se trataba. Los cinco chicos respondieron a su saludo, aunque el azabache seguía sin mirarla.

—Tocan muy bien —le dijo el rubio con una sonrisa—. Las felicito.

—Gracias —respondió un poco ruborizada, aún no se acostumbraba a que elogiaran su trabajo.

—Su presentación fue, interesante —añadió el pelirrojo.

—Hum, Sobre todo la parte del beso —agregó Deidara nuevamente, aunque al instante la mirada asesina que le brindo el Uchiha mayor, logró que se arrepintiera un poco de sus palabras. Por otro lado, Sakura estaba más roja que un farolillo, ¿Estará molesto? Se preguntó viendo de soslayo al azabache.

—Cierto, aunque es lamentable que engañaras a Itachi con un desconocido —completó Kisame.

—Cierren la boca —gruñó Itachi a tiempo en que se ponía de pie. Tomó de la mano a Sakura y caminó con ella hacía la salida. Definitivamente sus amigos podían llegar a ser molestamente indiscretos.

Una vez que se encontraron fuera del ruidoso local, Itachi la guió hasta su auto, para después permitirle entrar en el lugar del copiloto. Sakura se sentía sumamente nerviosa, desde el instante en el que el Uchiha la tomó de la mano, una descarga eléctrica la recorrió por completo, era un roce tan calido que no deseaba que terminara.

Ambos estaban dentro del auto en completo silencio. Ninguno de los dos sabía que decir, Itachi no comprendía para que había llevado a Sakura al auto. Estaba claro que deseaba hablar con ella, pero ¿Era necesario estar solos?, ¿Era necesario haberla sacado de esa manera de aquel lugar tan ruidoso?

—¿Estás molesto? —preguntó Sakura de repente mirándolo fijamente, rompiendo el incomodo silencio que se había formado.

—¿Debería estarlo? —le respondió con otra pregunta aún sin verla a los ojos.

—No sé… te veo más serio de lo normal —contestó sin apartar la mirada de él. Deseaba poder adivinar que era lo que pasaba por su mente—. Siento mucho que tuvieras que ver ese beso —murmuró luego de otro corto silencio.

—¿Qué sentiste? —Sakura se mordió su labio y nuevamente se ruborizó. Se mantuvo en silencio tratando de encontrar la respuesta a esa pregunta.

—Pues, no sé —murmuró—. Es extraño porque era algo que deseaba hacer hace mucho… pero… —¿Cómo decirlo?—. Fue confuso.

—¿Confuso?

—Por un momento sentí… —el rubor en sus mejillas se incrementó considerablemente—. Que… te besaba a ti —bajó la mirada y comenzó a jugar son sus manos. Lo que acababa de escuchar difícilmente lo sorprendería, pues él la había reconocido al instante.

—Sobre eso… yo…

—No importa —lo interrumpió rápidamente la chica—. Siento mucho que tus amigos crean que te engañé, aunque mis amigos piensan lo mismo —trató de reír ante sus palabras.

—No te preocupes, mis amigos no creen realmente eso —aseguró tranquilamente al tiempo en que clavaba sus ojos sobre ella—. Además… ahora que Katherine desistió y se fue…

—¿De verdad? —lo interrumpió, por algún motivo la noticia no la alegraba tanto. Si su prima ya se había ido, eso significaba que no existía motivo para fingir más—. Me alegro por ti —dijo tratando de fingir una sonrisa.

—Gracias por ayudarme —la chica asintió con la cabeza sin atreverse a mirarlo nuevamente—. ¿Qué te pasa?

—Nada importante —mintió. Se reprendió mentalmente por ser tan obvia en sus emociones, así que busco alguna respuesta convincente, antes de que el Uchiha descubriera la verdad de su estado de ánimo—. Es sólo que me quedé pensando en… Akatsuki.

—¿Los extrañarás?

—Si. Ahora ya no los veré tan seguido, la buena noticia es que la compañía de mi padre será su casa productora —comentó un poco más alegre—. Por cierto, mi padre me dijo que estuviste hoy en su oficina.

—Si… —Mierda ¿Y ahora qué le digo?—. Es que tenía que realizar una investigación, para uno de mis extracurriculares de música —mintió de la manera más descarada y convincente posible.

—Que bien —observó la hora en el reloj del radio del auto y decidió que era hora de volver con sus amigos. Antes de que comenzaran a buscarla—. Es hora de regresar, debo explicarles a mis amigos que mi "relación" terminó por mi infidelidad —bromeó al tiempo en que abría la puerta del coche.

—No tienes porque hacerlo —le dijo Itachi rápidamente. Sakura se detuvo de golpe, ¿Eso qué significaba?

—¡Sakura-Chan, aquí estás! —gritó Naruto al tiempo en que se acercaba a ella—. ¿Por qué desapareciste de esa manera?

—Lo siento —murmuró la chica.

—¡Ah Itachi, debes compartirla con nosotros!, ¿Por qué no nos acompañan a seguir celebrando?

-o-

Definitivamente no había sido su noche. No sólo Sakura besó a otro, si no que además su hermano invadió su terreno, como él lo decía, al estar cerca de su amiga la mayor parte del tiempo que estuvieron en Rakuen.

Ya no aguantaba más, el enojo y la frustración que sentía era demasiado grande. Necesitaba saber la verdad de una vez por todas, así que el domingo en cuanto se despertó, se arregló para hacerle una visita a la dueña de los ojos jade.

Cerca de las diez de la mañana llegó a la mansión Haruno y esperó a que su amiga lo atendiera. Se encontraba en la sala moviéndose de un lugar a otro, un par de minutos después, Sakura entró en la estancia y se situó a un lado de su amigo.

—¿Cuál es el motivo por el cual me despertaste tan temprano? —se quejó haciendo una mueca. Ella a diferencia del azabache, acostumbraba a levantarse un poco más tarde esos días, en especial después de desvelarse tanto.

—Hmph… son casi las diez —respondió con su característico tono de voz.

—¿Y? —el chico rodó los ojos—. Mejor dime, ¿Qué sucede? —en ese instante el timbre de la casa se volvió a escuchar.

Sasuke la observó en silencio por unos cuantos segundos, era justo el momento que había estado esperando.

—Te lo demostraré —murmuró al tiempo en que se acercaba peligrosamente a Sakura. Siempre había sido mejor actuando que hablando.

Lo siguiente que la chica supo fue que sus labios estaban siendo sellados por los de su amigo, lo que ninguno de los dos sabía es que la persona que acababa de llegar, los observaba fijamente en la entrada de la estancia.

¿Pero qué…? La dueña de la melena rosada estaba en estado de shock.

—Siento interrumpir —pronunció la persona sin moverse de su sitio.

Esa voz… ¡No puede ser!

Continuará…
<-- CAPITULO 8                    CAPITULO 10 -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario