jueves, 7 de junio de 2012

Haruno Sensei

Aquí les traigo un five - shot SasuSaku... en fin no los entretengo mas... a por cierto esta historia es un lemon así que cada quien lee bajo su propio riesgo...
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…

Haruno Sensei
By Tsukisaku
.
AMO LOS DESAFIOS
¿Qué sucede cuando te desafían? ¿Aceptas ó no?
Muchas personas siempre aceptan todo tipo de retos, tan sólo para ver cuanto pueden lograr. Y mientras más arriesgado es, mejor.
Pero, y que pasa cuando te desafían a ligarte a uno de tus profesores; el cual por cierto ni si quiera conoces… ¿Estarías dispuesto a afrontar las consecuencias?
Eso le paso a un chico que amaba los retos. Jamás falló a ninguno, ya que su orgullo siempre estaba de por medio.
Uchiha Sasuke… un joven sumamente atractivo de dieciocho años. Alto, tez blanca y perfecta, ojos negros como la noche. Cabello corto del mismo color, con algunos mechones cayendo libremente sobre su rostro; unos rasgos tan finos y un cuerpo de infarto… ¡Simplemente perfecto!

Poseedor de una personalidad única. Frío, arrogante, orgulloso, altanero y extremadamente inteligente… Son rasgos que lo vuelven tremendamente Sexy. Es el tipo de chico de pocas palabras. Sólo habla lo necesario y siempre es directo.
La mayoría de la comunidad femenina, esta loca por el. Tanto que el otro tanto de los chicos lo envidia.
¿Amigos? Sólo posee tres.
Sabaku No Gaara… un chico alto, pelirrojo, de ojos aguamarina; casi tan frío y arrogante como el Uchiha.
Hyuga Neji… un joven alto, de cabellos negros largos, ojos perlados y con un carácter muy parecido al de sus amigos. Y por último.
Uzumaki Naruto… un chico alto, de cabellera rubia, ojos azules. Sólo que el, a diferencia de los otros tres; es más hiperactivo y alegre.
Los cuatro cursaban el último año, en la preparatoria Konoha. Eran los símbolos sexuales de todo el instituto. Juntos eran dinamita pura.
De regreso de las vacaciones de invierno; a tan sólo cinco meses de culminar su año escolar. Su profesor de Biología, se retiro, debido a problemas personales. Así que el colegio tuvo que contratar a un sustituto.
En el salón de Tercero "A", todos los chicos se encontraban en pleno desorden.
- ¿Cuánto tiempo más creen que estemos sin esta clase? – preguntó el pelirrojo; el cual estaba recargado en la pared al fondo del aula.
- No se… escuché que ya habían contratado a un sustituto – comentó el chico de ojos perlados, parado frente al pelirrojo.
- ¡Adivinen! – exclamó el rubio que acababa de entrar corriendo al salón.
- No grites Naruto – lo reprendió el Hyuga frunciendo el ceño.
- Ya tenemos profesor de biología – les dijo efusivamente.
- ¿Y porqué te alegra eso, si tú odias la biología? – le preguntó Gaara con una sonrisa en el rostro.
- Es que no es él; si no ella – sus tres amigos arquearon una ceja.
- ¿Es mujer? – volvió a preguntar el pelirrojo.
- Si… Y dicen que es muy joven – agregó con una sonrisa en el rostro.
- Hmp –
- Para que esté de maestra tan joven… debe ser porque es muy fea – aseguró Neji.
- Talvez – continuó el pelirrojo, con una pequeña sonrisa de malicia en los labios – Pero… apuesto a que Sasuke no se atrevería a conquistarla – sus intenciones eran claras. Acababa de lanzarle un reto al Uchiha.
Todos comprendieron lo que quiso decir; así que le siguieron la corriente.
- Apuesto a que se acobardaría – agregó el chico Hyuga.
- Hmp – Sasuke sólo los observaba sin mostrar ninguna reacción.
- ¿Qué dices dobe? – le dijo e Uzumaki - ¿Aceptas ó te acobardas? –
- Teme – bufó el azabache – Yo nunca pierdo –
Todos formaron una pequeña sonrisa – Bien; Cien dólares a que Sasuke no se la lleva a la cama en… menos de un mes – propusó el dueño de los ojos aguamarina.
- Hecho – dijeron los otros tres.
Unos segundos después. Una rubia voluptuosa entro al aula. Era la directora del colegio.
- ¡Todos a sus asientos! – ordenó situándose frente a la clase. Lentamente todos se acomodaron en sus respectivos asientos – ¡A partir de hoy, tendrán una nueva Sensei de Biología! ¡Así que espero que se comporten! – se detuvo un momento – Pasa – dijo viendo hacia la puerta.
Al instante apareció una chica de unos veinticinco años. Estatura mediana, piel nívea, ojos de un verde jade, cabello rosado que le llegaba a los hombros, delgada y de buenas proporciones. Vestía una falda negra a medio muslo y una polera rosa claro. Sencillamente espectacular.
Todos los hombres del salón se quedaron con la boca abierta. Era una mujer que desbordaba belleza.
- Ella es su nueva profesora – comentó Tsunade – Suerte – le murmuró y salió del aula.
- Parece que a Sasuke le toco conquistar a una lindura – le murmuró Neji a sus amigos. Los cuales estaban sentados a un costado de el. Pues como los asientos eran para dos, estaban juntos.
- Eso no se vale – chilló el rubio haciendo una mueca.
- Son los trecientos dólares más fáciles de mi vida – aseguró el azabache con una sonrisa arrogante en el rostro. Pues a simple vista, la nueva maestra, lucía muy tímida… y pensó que sería fácil.
- Mi nombre es Sakura Haruno y seré su nueva profesora – les dijo muy seria – Les advierto que no tolero las burlas, las bromas, los juegos infantiles, ni la indisciplina – se detuvo un momento – Soy una persona muy estricta y de poca paciencia… así que más les vale estar siempre atentos en mi clase, para evitar reprobar – concluyó fríamente.
Todos abrieron los ojos como platos. No podían creer que alguien que lucía tan dulce y amigable… tuviera un carácter tan rudo.
- Ó talvez, no le sea tan fácil – comentó el pelirrojo.
- Si, es una fierecilla – agregó el Hyuga.
- Amo los retos – les dijo Sasuke, mientras observaba a la joven de cabellos rosados.
Buenas piernas, lindo trasero, pechos grandes, linda cara; pero sobre todo un carácter admirable… No esta mal. Este reto es perfecto.
Sus orbes negros, se paseaban descaradamente por el cuerpo de la chica… definitivamente le gustaba su cuerpo.
La clase transcurrió en silencio; todos prestaban suma atención, nadie deseaba conocer el lado malo de la Sensei Haruno.
- Lean el capitulo seis y realicen un resumen – dijo la oji-jade, justo antes de que sonara el timbre.
Todos guardaron sus cosas y comenzaron a salir en un sorprendente silencio.
Mientras la Haruno, revisaba los pequeños exámenes que había aplicado. Estaba tan concentrada que no notó que aun quedaba un chico en el aula. El cual se acercaba a paso lento y con la mirada fija sobre ella.
Un par de minutos después; Sakura se sintió observada, e inconcientemente un escalofrío la recorrió totalmente.
Alzo la mirada y se topó con un chico sumamente atractivo; quizá el más guapo que podría toparse en toda su vida.
- ¿Si? – le preguntó, pero el azabache no realizó ni un movimiento. Tan sólo estaba parado frente al escritorio, escrutándola con sus hermosos orbes negros - ¿Dirás algo ó te quedaras ahí sin decir nada? –
- ¿Eres soltera? – preguntó, pues necesitaba saber que terreno pisaría.
- ¿Disculpa? – le dijo arqueando una ceja.
- Ya me escuchaste – contestó fríamente.
- No creo que mi vida personal sea de tu incumbencia –
- Hmp – formo una media sonrisa – Será divertido – murmuró antes de girarse y salir por la puerta, dejando a una chica muy confundida.
- ¿Divertido? ¿Qué quiso decir? – murmuró para si. Eso había sido sumamente extraño.
Cerca de las seis de la tarde. Sakura se encontraba tomando un café… en un pequeño local del lugar.
Ella era nueva ahí… tan sólo estaba de paso; pues realizaba una investigación sobre algunas plantas de la zona. Al término del semestre regresaría a Tokio.
Era una chica que siempre había vivido sola… no tenia pareja y no deseaba tenerla. Siempre había tenido mala suerte con los hombres; nunca lograba sostener una relación duradera, debido a su trabajo. Constantemente tiene que viajar y eso a la larga, ningún chico lo toleraba y terminaban engañándola ó rompiendo su relación.
Había aprendido con el paso de los años, a formarse un carácter duro. Nunca se dejaba intimidar por nadie; al contrario, ella era la que intimidaba a las personas.
Al llegar a Konoha, vio la oportunidad de tener un ingreso extra, aceptando dar clases por unos meses en la preparatoria del lugar. Y tal vez así, podría dejar de pensar en su patética vida amorosa. Debía reconocer que siempre que estaba sola, deseaba con todas sus fuerzas poder estar con alguien.
¡Hacia dos años que no tenia relaciones sexuales! Y eso comenzaba a abrumarla. Y pensó que estando en una preparatoria, nadie le prestaría atención y por consiguiente no se enrollaría con nadie.
El Uchiha menor; se encontraba caminando por la calle, junto a sus amigos.
- ¿De verdad le preguntaste sólo eso? – le dijo el chico de ojos perlados, que caminaba a su izquierda.
- Hmp –
- ¡Vaya Teme!... – continuó el rubio – No se si felicitarte ó reírme de ti – le dijo poniendo una mano sobre su hombro derecho.
- Dobe –
- Al menos, lo vas a disfrutar… porque esta buenísima – añadió el pelirrojo. A lo que todos asintieron con la cabeza.
- ¿Y ya pensaste cuál será tu primer movimiento? – preguntó Neji.
- No –
- Pues deberías pensarlo ahora… - le dijo el rubio - Mira quien esta sentada aya solita – señalo con su dedo hacia la mesa de un café.
- Esta es tu oportunidad, para demostrarnos, de que estas hecho – agregó el chico de ojos aguamarina.
- Hmp – Sasuke poso su mirada sobre la mujer de cabellos rosados.
Esta es una excelente oportunidad… - Luego nos veremos – le dijo a sus amigos, comenzando a caminar hacia la cafetería.
Sakura, se encontraba leyendo un libro; cuando de repente sintió como alguien se sentaba, frente a ella. Aparto la mirada de su lectura, justo para toparse con el mismo joven que hacia unas horas la había dejado confundida en el aula.
- ¿Se te ofrece algo? – le preguntó viéndolo fijamente.
- ¿Te molesta que te haga compañía? – le dijo con un tono un tanto seductor.
- ¿Cuál es tu nombre? –
- Sasuke Uchiha – su voz tan fría y hermosa… lograron que de nuevo, la oji-jade sintiera un escalofrío recorrerla por completo.
- Uchiha… ¿Qué es lo que quieres? – utilizó su tono duro y despectivo. Realmente el chico le parecía muy atractivo… pero era un niño.
- Conocerte mejor –
¿Qué se trae este niño conmigo?... ¿De verdad cree que lograra algo?… lo observó detenidamente… Definitivamente es muy atractivo…
¡¿Pero qué estoy pensando? ¡Es sólo un niño! ¡Y es mi alumno!
Por más que quisiera, no podía negar que el azabache que tenía enfrente; esta como para comérselo…
Caerá fácilmente… No hay ni una sola mujer que se me resista. Y de inmediato, una pequeña sonrisa cargada de arrogancia, se mostró en sus labios.
- Yo vine a dar clases… no a hacer amistades – cerró su libro y le dio un pequeño sorbo a su taza de café.
- Por lo visto… no eres muy sociable – le dijo manteniendo su tono de voz.
- No –
- Yo tampoco –
- Se nota – ironizó rodando los ojos – Escucha Uchiha… Porque no te vas a molestar a alguna jovencita de tu edad –
- Para que estar con niñas… - comentó sin romper el contacto visual – Cuando puedo aprovechar mí tiempo con una verdadera mujer –
Ese comentario, logró que Sakura sintiera una cosquilleo en el estomago… ¿Pero de qué va este niño?
- ¿Qué pretendes? –
- Todo – otra pequeña risa, adorno su rostro.
- ¿Todo? – Comenzó a reír – ¿Te burlas de mi? –
- ¿Quieres probarme? – ella lo miró fijamente. El ni se inmutaba.
¿Quiere jugar?... Yo le enseñare a jugar…
- Bien… acompáñame – dijo levantándose y dejando un billete sobre la mesa.
Sasuke la miró y sonrió… Lo sabía. Se levantó y comenzó a seguirla, hasta alcanzar su paso.
Caminaron unas cuantas manzanas… hasta llegar a un pequeño lago que había en el pueblo… no muchas personas pasaban por ahí.
- Quítate la ropa – le dijo esbozando una sonrisa.
- ¿Aquí? – preguntó frunciendo el ceño. A lo que la chica asintió – No –
- ¿Te da miedo que nos vayan a ver? –
- Hmp – el chico la obedeció y se fue despojando, una a una de sus prendas.
Sakura lo miraba atentamente… ¡Pero que buen cuerpo tiene!... Le parecía un ser perfecto.
Una vez que el chico sólo quedara en boxers… la joven de cabellos rosados, se acerco a él lentamente… y comenzó a acercar su rostro al cuello del azabache… puso la yema de sus dedos en el torso desnudo del chico.
Dio un paso y otro más… inconcientemente lo hacia caminar hacia atrás; en tanto el creía que ella lo besaría. Pues podía sentir su respiración en su cuello.
Pero un paso más y Sasuke cayó de lleno al lago. Sakura comenzó a reír desenfrenadamente.
- Una ducha de agua fría es lo que te hacia falta – le dijo dándose la vuelta y esfumándose del lugar.
- ¡Kuso! – Bufó el Uchiha, saliendo del agua fría – Le enseñare que de Uchiha Sasuke, ¡Nadie se burla!... ¡La haré gemir mi nombre hasta que yo me cansé! – murmuró pasa si.
-
¡Hola!
¿Qué les pareció?
Se me ocurrió esta idea y no pude dejarla pasar.
Me despido n.n
¡Sayo!
Tsukisaku

1 comentario:

  1. Hace años que te sigo en fanfiction. Me da MUCHA alegria que hayas seguido con tus historias =) siempre han sido de mis favoritas

    ResponderEliminar