jueves, 7 de junio de 2012

Hot Gift 2

Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
.
Advertencia: Esta historia es totalmente erótica, así que si a alguien le desagrada el lemon, le informo que mejor se abstenga de leer. Sobre advertencia, no hay engaño.
.
HOT GIFT
By Tsukisaku
.
—¿Seguro que no deseas acompañarme a casa? —me preguntó Karin por cuarta vez. Negué con la cabeza y salí del aula, ya había tenido suficiente de esa zorra por un día. Admito que es buena con la boca, pero no es exactamente la mujer con la que deseo pasar todo mi tiempo, y mucho menos en éste día. Es mi cumpleaños número dieciocho y planeo pasarlo como nunca.
Observé el reloj de mi móvil y bufé. Ya pasaban de las tres de la tarde, y aún debía pasar por la biblioteca para verificar que la molestia de cabello rosado, estuviese haciendo el trabajo como se debe. Me encaminé lentamente hacia el edificio correspondiente, mientras pensaba en la candidata perfecta que tendría el privilegio de festejar conmigo hoy. ¿Debía elegir a una nueva, o a una conocida?... difícil decisión. En cuanto llegué a la biblioteca, entré y busqué con la mirada a la dueña del cabello rosado, dos segundos después la divisé en uno de los sitios más alejados de todo el mundo y parecía leer algo con demasiado interés en su computadora, ya que sonreía levemente. Me acerqué en silencio y ella ni se inmutó, ¿Es que acaso no siente mi presencia, o qué?, tomé asiento a su derecha y la observé en silencio. Unos treinta segundos después, ella levantó la mirada y formó varias expresiones que no supe descifrar bien, se sonrojó levemente y abrió la boca para hablar.

—Ya era hora —dijo con un tono que no me agradó del todo.
—Hmph.
Su sonrojo se incrementó, así que dejó de verme y comenzó a hojear su libreta, sonreí internamente, la muy tonta está loca por mí al igual que todas. Prácticamente ni la conozco, únicamente sé que se llama: Sakura, y que ha estado en el mismo grado que yo, desde hace tres años. No es de las que sobresale en algún área, y tampoco es popular, así que… no sé nada de ella. Aunque por lo que se ve, seguramente es una de esas chicas que se la pasa encerrada en su casa, viendo televisión o leyendo libros aburridos.
Cuando volvió a abrir la boca para hablar, solo fue para decirme que había avanzado algo del proyecto.
—¿Algo?, pensé que ya estaría terminado —le dije fríamente. Necesitaba terminar lo más rápido posible, para así, poder ir a comprar el alcohol que faltaba para la fiesta de mañana.
—¿Disculpa?... el trabajo es de ambos y yo no soy tu esclava para hacer todo por ti, no me importa que no te guste hacer tareas, yo no haré que obtengas una nota por mi esfuerzo.
Clavé mis ojos en ella y entrecerré los ojos, nadie me había hablado de esa forma jamás. ¿Quién se cree para decir lo que dijo?, ni si quiera me conoce y ya está difamándome. Por sus ojos cruzó un aire de temor y sonreí. Me tiene miedo, eso está bien.
—¿Quién dijo que no pensaba ayudar? —pregunté al tiempo en que sacaba la estúpida libreta—. Tengo que revisar que todo esté perfecto, no me gustan las cosas mal hechas.
—Si quieres que las cosas se hagan bien, hazlas tú mismo.
Tomó la libreta y comenzó a hojearla. Rodé los ojos y jalé su laptop para revisar que tanto llevaba, con un poco de suerte y ya no faltaría mucho. Es cierto que no soy del tipo que hace todos los trabajos, o me la paso encerrado estudiando, pero si me gusta que las cosas se hagan perfectas. Por eso es que no estudio, mi inteligencia es tan excelsa, que recuerdo todas las mierdas que dicen en clase y siempre saco las mejores notas en los exámenes.
—Veamos que tanto llevas —murmuré mientras echaba un vistazo al documento. Bien, la niña no es tan tonta, así que ya está casi todo. La miré de soslayo y ella continuaba hojeando la libreta, regresé la vista a la pantalla de la computadora y maximicé la hoja de Internet que tenía abierta.
Así que revisa su correo… ¿Quién mierda es "cerezo de la luna"? ¿Y que putas es un review alert?
Continué leyendo lo que estaba escrito y casi, volví a sonreír. Así que es una escritora, y no una de las que escriben cosas inocentes, de esas que aman las niñas, no. Ella escribe… historias eróticas. Hmph. La miré por el rabillo del ojo y parecía tan entretenida como antes con mi libreta; no parece ser el tipo de chica experimentada, pero por lo que le escribió una de sus lectoras, parece ser buena. ¿Qué tan instruida estará?... bueno, no es que me importe mucho de todas formas, pero siempre es bueno experimentar cosas nuevas.
Volví a mirarla y entrecerré los ojos. Sakura nunca me ha parecido el tipo de chica sexy y atrevida, más bien es como… la molestia, a la que nadie le presta mucha atención. Hmph. Tonta. Siempre ha sido tan reservada, que imagino que ni esa amiga suya sabe de su faceta como escritora…
¿Qué estará dispuesta a hacer, para que su secretito permanezca a salvo?
—¿Cerezo de la luna?
—¿Si? —sonreí levemente. Está tan absorta en lo que está leyendo, que ni si quiera se da cuenta, que se acaba de entregar para mí en bandeja de plata.
—¿Review Alert? —volví a preguntar. Ésta vez si pareció captar, ya que se congeló por completo y su rostro formó una mueca de terror absoluto.
—¿Por qué estabas revisando mis cosas? —preguntó al tiempo en que me arrebataba su computadora.
—Si no querías que la viera, la hubieses cerrado —contesté secamente—. Así que eres escritora…
—Eso no te interesa —bufó malhumorada, mientras guardaba todas sus cosas en su mochila.
—Interesante —murmuré. Es la primera mujer que conozco, que me contesta de esa forma tan grosera más de una vez y en un solo día. ¿Cómo se atreve?
—Terminaré el trabajo yo sola, no te preocupes por tu libreta, te le regreso el lunes.
Aún no terminaba su estúpida frase, y ya estaba –prácticamente– corriendo fuera del edificio. Sonreí, tengo el presentimiento de que algo bueno saldrá de todo esto. Me puse de pie y me encaminé a mi moto, tenía un par de asuntillos pendientes que resolver.

Una vez que estuve en mi habitación, encendí la lap y en cuanto estuvo lista, abrí una página de Internet. Necesitaba saber más sobre los escritos de Sakura, mi instinto me dice que encontraré algo sumamente interesante, y mi instinto nunca se equivoca. Pero… ¿Dónde buscar?, sopesé la respuesta unos segundos y me fui al buscador más popular, tecleé su nick y esperé a que me apareciera algún resultado útil. Diez opciones aparecieron en la pantalla y casi volví a sonreír… la primera era la que buscaba, o al menos, eso esperaba. Ingresé al link que ahí me apareció y la página cambió, mostrándome el perfil de "cerezo de la luna"… le di una mirada rápida a toda la página y hallé lo que más me interesaba: las historias.
Tenía once en total, y todas tenían algo en común… una letra, la "M". ¿Será algún tipo de clasificación?... todas tenían nombres que no me decían mucho, a excepción del primero: Hot Gift. El resumen se veía interesante, así que opté por darle una visita rápida a esa. Conforme avanzaba con la lectura, más quedaba fascinado. Era completamente extraño, pero me sentía ligeramente identificado con el personaje principal: el atractivo físico, el orgullo, el porte, la frialdad, el carácter, su perfeccionismo, la pasión con la que hace las cosas…
Mi estomago dio un extraño vuelco, y de repente comprendí, que ese personaje de nombre "Daisuke", se parecía demasiado a mí… era como si fuésemos la misma persona. Continué leyendo y conforme avanzaba, descubría algo interesante. Sakura era buena en lo que hacía, quizá le fallaban ciertas cosas de gramática, pero nada que no pudiese corregir y mejorar. Pero en definitiva, lo que más me sorprendía, era su conocimiento en el arte de lo erótico. Las escenas en definitiva no eran nada aburridas, y a juzgar por el gran detalle que le pone, quizá si tenga algo de experiencia con eso… ¿Quién lo diría?
Continué leyendo esa historia y cierta parte de mi anatomía se removió ansioso, me estaba excitando, pasé mi lengua por mis labios y respiré profundamente para poder terminar de leer. Cuando llegué al final, me topé con lo que supuse sería su nota de autora. Estaba decidido a no leer su basura, cuando un nombre demasiado familiar llamó mi atención; regresé la vista a esas letras en específico y entrecerré los ojos.
Uchiha Sasuke…
Regresé al inicio del párrafo y leí rápidamente: "Ésta historia en particular, está dedicada a ese chico que es motivo de todos y cada uno de mis pensamientos, aquel por el que mi corazón late desenfrenadamente y aquel al que con gusto le haría todas las perversiones que mi loca mente imagina: Uchiha Sasuke."... releí el párrafo con atención y mis labios se curvaron en una sonrisa.
¿Así que soy el motivo de su inspiración?... interesante.
Hmph.
—Veamos que más desearía hacerme… —murmuré al tiempo en que regresaba a su perfil, para poder revisar sus demás historias.
Al cabo de veinte minutos, ya le había dado una hojeada a la mayor parte de sus escritos y descubrí, que todos llevan a la misma pareja protagonista, lo que significa que ella de verdad está obsesionada conmigo. Me pregunto si estará dispuesta a hacer todo lo que escribe… hmph, después de todo, no está tan mal y yo necesito algo de acción. Apagué la computadora y me dispuse a salir de la casa, necesitaba hacerle una pequeña visita a la escritora. Bajé las escaleras corriendo y antes de que lograra llegar a la entrada principal, el timbre comenzó a emitir ese molesto ruido que tanto detesto. Abrí la puerta de mala gana y me topé con la estúpida cara que menos deseaba ver en ese momento.
—¡Teme! —su irritante voz llegó hasta el lugar más oscuro y olvidado de mi casa. Rodé los ojos y le solté un puñetazo en el estomago, ¿a caso no podía ser más silencioso?
—¿Qué mierda quieres?
—¿Así es como me agradeces el haberte conseguido el mejor licor para mañana? —rodé los ojos y lo empujé para poder salir de la casa. Si esperaba que le agradeciera, estaba completamente equivocado. Di un paso, pero me detuve para preguntarle algo que seguramente sabría.
—¿Dónde vive Haruno?
—¿Te refieres a Sakura-Chan? —preguntó al tiempo en que rascaba su cabeza. Asentí y abrió la boca para hablar—. Me parece que ella vive dos manzanas adelante, en la gran casa roja, ¿Por qué?
—Tiene una de mis libretas —bufé y continué con mi camino. El dobe corrió para seguirme el paso y comenzó a bombardearme con estúpidas preguntas que no le contesté. ¿Por qué mierda le interesa lo que yo haga o deje de hacer?
Lo único que deseaba que ocupara mi mente, era lo que estaba a punto de pasar… sé que la niña no es tonta, así que no se negará a poner en práctica todo lo que ha escrito, después de todo, soy su fuente de inspiración ¿o no?

Le di una rápida mirada al reloj de mi móvil y gruñí, eran casi las diez de la noche y nada, ella no aparecía. ¿Por qué mierda no llegaba?, me terminé mi cerveza de un solo trago y volví a mirar de reojo la entrada, y nada. Tomé una nueva cerveza y me giré para encaminarme a mi habitación. Era el día de la gran fiesta y mi casa estaba llena de personas a las cuales, solo les interesaba la música y el alcohol gratis. Ser popular es una mierda.
Seis minutos, una cerveza, dos metidas de mano y cinco ofrecimientos sexuales después, llegué al único lugar al que ninguno de los perdedores lograría entrar jamás: mi habitación. De acuerdo, estaba molesto, frustrado y con ganas de moler a golpes a alguien. ¿No se supone que esto debería ser divertido?, entonces porque está siendo todo lo contario. Y lo más importante: ¿Por qué me es tan urgente que esa molestia esté aquí?
Admito que después de nuestro ardiente encuentro, estoy un tanto… impaciente por poseerla de nuevo, pero eso no explica el porqué. Desde el instante en el que llegué a su casa y la observé morderse el labio, algo rugía en mi pecho. Sabía que necesitaba hacerla mía y probarla hasta el cansancio, y un par de mis mejores palabras bastaron para que se lanzara a mi cuello, y su lengua se hundiera en mi garganta. Cuando probé su sabor, saboreé sus labios y mis manos se permitieron tocar su exquisita piel, supe que definitivamente Sakura no era nada de lo que me había imaginado… ¡diablos, es mucho mejor! Me permití disfrutar como hacía mucho no hacía… sus gemidos, sus besos, sus caricias, sus palabras, sus uñas encajándose en mi piel, sus dientes mordiendo mis labios… todo, había sido jodidamente placentero.
Y por supuesto es un placer que deseo volver a experimentar.
Encendí la lap y busqué rápidamente esa historia que dijo que estaba dedicada para mí, le di un clic a las palabras: Review Alert y se abrió otra pequeña hoja en blanco. Estaba completamente seguro que ella estaría pegada a su computadora, y ya que no tenía su msn o su número para llamarla, esto era lo único que me quedaba. Le escribí lo primero que me vino a la mente y rogué para que lo leyese esa misma noche. Una vez que terminé, cerré la laptop y regresé a la planta principal. Tomé una nueva cerveza y comencé a bebérmela, en tanto pensaba en lo mucho que disfrutaría la noche, si es que ella se dignaba a hacer acto de presencia. El dobe se acercó para contarme algunas estupideces que ignoré, así como Karin y otra de esas zorras que solo me sirven para pasar el rato. Me terminé la cerveza y observé el reloj de soslayo, ya habían pasado 7 minutos, ¿Dónde mierda está?
Fruncí el ceño y apreté los dientes. Odio esperar. ¿Y si ya está dormida?
Mierda.
Posé la vista sobre la entrada principal y mi corazón aceleró levemente su paso. Sakura estaba ahí y por la santa mierda, que lucía putamente sexy. Llevaba una falda corta de color negro, que se ajustaba realmente a su trasero y una blusa sin tirantes, de color vino. Le di una lenta ojeada a sus piernas y todo mi cuerpo comenzó a vibrar, cuando recordé como se siente tenerlas alrededor de mí. Pasé mi lengua por mis labios, y me mezclé entre el mar de gente para poder llegar a ella. Me acerqué al armario que estaba cerca y esperé a que pasara por ahí, con lo tonta que es, seguramente aún no me ve y me buscará como desesperada. En cuanto estuvo cerca, la tomé del brazo y con un movimiento rápido, nos encerré en el armario.
—¿Qué…? —intentó preguntar, pero callé sus molestas palabras con mis labios. Al instante debió reconocerme, porque inmediatamente respondió el beso. El lugar es bastante pequeño y gracias a las cosas que están ahí, no hay mucho espacio para nosotros, por lo tanto –prácticamente– sólo hay espacio para nuestros cuerpos. Enredó una de sus manos en mi cabello y la otra la dejó en mi pecho; mientras que yo, aferré mis manos a su trasero.
Nunca había sido tan ansioso como ahora y era molesto, porque normalmente eran las chicas las que añoraban arrancarme la ropa con un solo movimiento, mientras que yo siempre me daba a desear y esperaba el momento indicado para hacer las cosas. Pero con Sakura es diferente y no sé porqué. Cada parte de mi cuerpo desea sentirla, tocarla, besarla y escucharla gemir. Es como cuando pruebas una sustancia prohibida y te vuelves adicto, porque tu cuerpo te lo pide a gritos. Mierda, me estoy volviendo patético.
—Sasuke —murmuró, una vez que nos separamos para tomar aire. No podía ver nada gracias a la obscuridad, pero podía apostar a que sus mejillas estaban cubiertas de ese rubor que ya parecía característico de ella.
Volví a atrapar sus labios, en tanto mis manos masajeaban su trasero. Agradecí que llevara falda, porque así podría meterle mano, sin tener que lidiar con un molesto pantalón. En cuanto una de mis manos se introdujo debajo de la prenda, mi pene se removió ansioso y solté un gruñido. Ésta chica me sorprende cada vez más, ¡no lleva bragas!
Hmph. Ahora comprendo porque dicen que las más serias, son las más salvajes a la hora de tener relaciones sexuales.
Inmediatamente llevé una de mis manos a su centro y comprobé lo mojada que ya estaba; un gemido suyo murió en mi boca y sentí como los pantalones comenzaban a apretarme. Continué acariciándola y su humedad se incrementó. La mano que tenía libre viajó a sus senos y estrujó uno con fuerza. Sakura rompió el beso e intentó alejarse un poco.
—Aquí no —susurró—. ¿Podemos ir a tú habitación?
—Hmph. ¿Para qué esperar? —pregunté. Su pecho subía y bajaba con rapidez, creando una exquisita fricción entre nosotros. Ninguna de mis manos se detuvo y antes de que ella lograra emitir alguna excusa, introduje uno de mis dedos en su interior—. Además estás demasiado mojada… —susurré en su oído, antes de morder el lóbulo de su oreja. Ella enterró sus uñas en mi pecho y gimió con fuerza. Introduje un segundo dedo y volvió a gemir, repartí pequeños besos en su cuello, mientras que sentía como sus manos cobraban vida y buscaban abrirse paso entre mi pantalón.
Tenía varios años sin hacer algo como esto en un armario y la verdad, era bastante divertido, sobre todo porque cualquiera puede abrir la puerta y pillarnos. Escuché como una de mis canciones favoritas inició y todo el mundo emitió un grito de euforia, mordí el cuello de Sakura y ella apretó el bulto entre mis piernas. Estaba a punto de burlarme de su incapacidad para desabrochar mi pantalón, cuando sentí como mi miembro era liberado de su encarcelamiento. Sus manos se deslizaron por lo largo y gruñí, estaba completamente excitado, mi corazón latía demasiado rápido y ¡demonios!, ya no tenía la más mínima de las ganas de esperar para poseerla. Después de todo, la noche recién comienza y ya habrá tiempo para mejores exploraciones. Sin esperar más, saqué mis dedos de su centro y levanté su falda, ella ayudó a guiarme hasta su entrada y la penetré con fuerza. Ambos soltamos un gemido; volví a aferrar mis manos en su firme trasero y ella tiró de mi cabello, para unir sus labios a los míos.
Mientras nuestras lenguas se rozaban con ferocidad, sus paredes vaginales apretaban con fuerza mi pene, en cada embestida. Mierda, era como el puto nirvana o una cosa parecida. Nunca en toda mi vida había conocido a una mujer tan buena en el sexo, como ella. Y lo mejor de todo, es que ni siquiera parece esforzarse en ello, es sencillamente natural para ella. Sus dientes mordieron mi labio inferior y embestí con más fuerza; rompí el beso para recuperar el oxígeno que ya me hacía falta y aceleré mis movimientos, unos segundos después, ambos explotamos. Aspiré su característico aroma a cereza y me separé de ella.
—Es momento de cambiar de escenario —murmuré antes de acomodar mi ropa. Cuando todo estuvo en su lugar, la tomé de la muñeca y la guié nuevamente al exterior; un aroma a licor y tabaco nos golpearon de inmediato, decidí no prestar atención a nada y la guié escaleras arriba.
—Espera —dijo al tiempo en que se detenía—. ¿No me puedes invitar algo de beber?
—Hmph.
De verdad ella cree que es buena idea, ¿volver a la planta baja?... rodé los ojos y proseguí con mi camino. Unos metros más y llegamos a nuestro destino, una vez dentro, le coloqué el seguro a la puerta y liberé su muñeca.
—Eso fue grosero, ¿sabes? —replicó. La luz no era mucha, pero podía ver lo suficiente, gracias al resplandor que entraba del exterior—. Puedo estar muriendo de sed, ¿acaso no sabes que hay que permanecer bien hidratados?
Ignoré su molesta perorata y caminé hasta el pequeño mini bar que se hallaba en una de las esquinas de mi habitación. Tener unos padres adinerados, tiene sus beneficios. Saqué una botella de agua de la pequeña nevera y se la tendí.
—Bebe eso y cierra la boca —mascullé. Es una chica sumamente molesta.
—Gracias —farfulló entre dientes. Le di una ojeada al lugar e imaginé donde se vería mejor desnuda. ¿Sobre el sofá?, ¿Sobre la cama?, ¿En la barra del mini bar?, ¿En el piso?, ¿En mi escritorio?, ¿Y qué tal contra la pared?
La miré de soslayo y ella aún bebía su agua, tenía los ojos cerrados y parecía disfrutar del frío líquido. Ahogó un gemido y todo mi cuerpo vibró. ¿Qué mierda le pasa?, parece que está a punto de tener un orgasmo por beber agua. Continué observándola e imaginé como se vería mi polla en su boca, en lugar de la botella. Me acerqué a ella y le quité la botella de los labios.
—¡Oye! —se quejó.
—Suficientes líquidos —le dije, antes de atrapar sus labios. Me moví estratégicamente sobre mi habitación, hasta poder llegar a alguna superficie donde pudiera dejar la botella de agua. Una vez que la dejé sobre algún lugar, mis manos se deslizaron sobre el perfecto cuerpo que tenía frente a mí.
Sin perder el tiempo, Sakura me quitó la playera y dejó mi torso expuesto a su boca. Su lengua se paseo por mi pecho y sentí como mi piel se calentaba; sus manos desabrocharon mi pantalón –con más rapidez– y lo deslizó por mis piernas, saqué las piernas y lo aventé a algún lugar. Antes de que pudiera hacer algo más, enredé la mano en su cabellera e hice que se pusiera de rodillas frente a mí. Algún punto de mi subconsciente recordaba haber leído algo parecido en una de sus historias, Sakura deseaba que yo le dijera cosas sucias. Hmph.
—Déjame ver que tanto me deseas —le dije. La observé sonreír e inmediatamente, bajó mi bóxer para liberar mi erección. Pasó su lengua por sus labios y rápidamente la succionó con fuerza—. Mierda.
Mi corazón aceleró su paso y la sangre en mis venas, pareció quemar cada ínfima parte. Pasó su lengua por toda la extensión y volvió a engullirlo, como si de un dulce se tratara. Gruñí y mordí mi labio para no gemir, nunca me había sentido tan bien con una simple mamada. Sus dientes rozaron mi sensible piel, aunque no de manera dolorosa, si no de una forma placentera. Mi mano se ciñó más a su cabello y no le permití alejarse más de lo necesario, mis caderas se movían ansiosas y los gruñidos no cesaban. Succionó con fuerza, al tiempo en que una de sus manos comenzaba a acariciar mis testículos. ¡Me estaba volviendo loco!, volvió a succionar de manera magistral e inevitablemente, exploté.
El mejor puto oral de mi vida.
Solté su cabello y ella se puso de pie, mordió su labio y me observó como si fuese la primera vez. Aquel característico rubor cubría sus mejillas y sonreí con arrogancia. Coloqué mis manos en su fada y prácticamente la arranqué de su cuerpo; hice lo mismo con su blusa, pero ésta si se rasgo y no me importó.
—¿Por qué hiciste eso?, ¿Cómo planeas que regrese a mi casa? —se quejó.
—Usaras algo mío —le dije antes de meterme a la boca, uno de sus pezones. Ella gimió y olvidó todo reclamo.
Es sencillamente deliciosa.
La tumbé sobre la cama, sin dejar de deleitarme con su seno y dejé que mi mano libre acariciara todo lo que podía. Chupé, succioné, mordí, lamí y toqué, todo lo que se me dio la gana. Sus gemidos inundaron la habitación y eso me llenó de satisfacción. Hice que nuestros sexos se rozaran exquisitamente y en respuesta, ella enterraba sus uñas en mis brazos, en mi espalda e incluso se atrevió a morder mi pecho. Cuando terminé de saborear sus pezones, ella se impulsó y nos hizo girarnos para quedar sobre mí. Se sentó a horcadas sobre mí y se restregó todo lo que pudo, gruñí y la devoré con la mirada. Aún recuerdo como me montó la última vez y era malditamente genial.
Ella se inclinó y mordió mi labio inferior, fue un dolor exquisito, sobre todo porque su lengua salió al encuentro de la mía. Antes de que pudiera si quiera volver a pensar en tocarla, se separó y se giró para darme la espalda, y sin pensarlo dos veces, hundió mi erección hasta lo más profundo de su ser. Ambos gemimos con fuerza y sonreí. Se inclinó levemente hacia atrás, dándome una linda vista de su trasero, y colocó ambas manos en mis brazos para lograr un mayor soporte. Cuando inició los movimientos, no pude evitar gemir nuevamente. Diablos, ésta mujer es fantástica.
—Mierda —gimió. La unión era increíblemente placentera, mejor que cualquier otra cosa.
Aferró sus manos a mis brazos y comenzó a moverse, me montaba de manera invertida y me encantaba. Movió sus manos hasta mi pecho y me dejó total libertad para tocarla y acariciarla; volví a estrujar sus senos y ella gimió. Mordí mi labio para evitar hacer más ruidos y bajé una de mis manos hasta su trasero, deseaba poder penetrarla por todos los lados posibles. Sakura continuó moviéndose de arriba abajo y de un lado a otro, incluso en círculos. Mi corazón martillaba mi pecho con fuerza y podía sentir mi cuerpo todo sudoroso, pero ansioso de más. Pellizqué sus pezones y su trasero al mismo tiempo, ella brincó con más fuerza y sentí como comenzaban a retraerse sus paredes vaginales. Mi pene vibraba, volví a estrujarla y explotó como nunca, logrando que la siguiera muy de cerca.
Su espalda chocó contra la mía y se salió de mí. Nos quedamos así por unos segundos para intentar recuperar la respiración, para después moverla levemente y lograr que quedara a un costado de mí. Observé su rostro y sonreí con arrogancia. Definitivamente no pude haber tenido un mejor regalo de cumpleaños. Sus ojos me miraron fijamente y esbozó una gran sonrisa, que aparte de ser molesta, me gustó.
Sakura eliminó la distancia que nos separaba y me besó. Sólo que a diferencia de las otras veces, el roce era calmado y lento; sus labios se dedicaron a saborear los míos, como si fuera la última vez que podría hacerlo y deseaba memorizarlos en su memoria. ¿Qué mierda acabo de decir?... creo que comienza a afectarme todo ese rollo de leer fics.

Si hace una semana alguien me hubiese dicho, que estaría haciendo lo que hago, lo hubiera golpeado por decir mierdas estúpidas… pero ahora, creo que muy en el fondo, me avergüenzo de mí mismo.
¿Quién diría que terminaría colándome, a mitad de la noche, a la habitación de una chica?... o escalando su ventana. Patético.
Lo cierto es que desde que estuve con Sakura la primera vez, no he podido sacarme su recuerdo de mi piel. Me excito de solo pensar en ella. ¿Ya lo dije? Patético. Por lo tanto, me vi en la necesidad de hacerla mía cada que puedo. En mi casa, en su casa, en la escuela, en la biblioteca, en los baños, en los vestidores, incluso una vez en un parque. No es mi novia, ni ninguna mierda parecida, pero una cosa es cierta. Sakura es la primera chica, con la que he pasado por más de dos días y la cual ha tenido el privilegio de que sea yo quien la busque… algunas veces.
Como dije desde un principio, esto es el inicio de algo grande. De hecho, me parece que el apellido: Uchiha, combina con su nombre… Hmph. O quizá, tanto sexo comienza a afectarme.
Sólo hay una cosa segura, y es que esa molesta escritora de perversiones, es toda mía.
.
* Fin *
Si es amor desiste, no es amor. Pero si persiste, es pasión.
(Anónimo)
.
—o—o—o—
¡Hola!
Algunas personas me sugirieron que lo hiciera two shot y no me pareció mala idea, así que aquí está. Espero que haya sido de su agrado.
Y bueno, ¿adivinen qué?...
Me despido y nos estamos leyendo.
¡Sayo!
Tsukisaku

11 comentarios:

  1. que lástima que hayas dejado fanfiction,pero lo que dices es cierto, ha bajado bastante la calidad de la administracion de esa página, no se por que ahora se ponen en ese plan, lo unico que extrañaré es que tendré que revisar constantemente tu blog por que ya no tendria la opcion de alert al hotmail. por cierto, este fic es uno de mis favoritos y me di cuenta de tu blog por que quise leerlo por 9na vez y vi que estaba borrado, casi pongo el grito en el cielo y maldecia a la página mojigata cuando vi que tenias el blog :D, besos, nos vemos en otro de tus fanfics. Alexiel21

    ResponderEliminar
  2. que penita que fanfiction restringiera tus fic D: yo adoro tus fics son los que mas me gustas del SasuSaku lemon xD ;) espero ver mas de tus candentes historias xD

    Atte:MaqkaHitachiin

    ResponderEliminar
  3. pucha, me da lata que dejaras fanfiction, pero nada que decir, hicieron demasiado atado, así que feliz siguiendo tu blog XD
    y feliz además de poder seguir leyendo tus fics, acá tienes una seguidora :D
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que hicieras tu blog te garantizo que lo revisare lo mas seguido que pueda mientras sigas escribiendo asi de bien vale la pena darse la vuelta por tu blog las veces que sean jejeje asi que nos seguiremos leyendo y por sierto yo te leia en ff y estoy registrada comoHANNIA asi que a qui me tienes jeje siguiendo a una gran escritora.
    Nos seguimos leyendo bye

    ResponderEliminar
  5. Lo ame! todo completo! Te segui desde FF y por dios, me alegro que tengas muchos fics, por que FF ah cambiado tanto que ya da lata. Te Amo!!!
    Espero muchos mas fics sasusaku como este :)

    ResponderEliminar
  6. Jijijijiji pura zometedera en tus historias
    Zometedera;en mi pais es sexo acadarrAtoo que se pueda en donde sea y como sea anonima

    ResponderEliminar
  7. wao chica te digo que pegue el grito al cielo cuando empece a leer este fic en fanfiction y mucho mas al darme cuenta de que por las estupideces de sus administradores no iba a poder terminar de leer este fic!
    Me alegró mucho el que lo publicaras aki uff fue un alivio y no me quede con las ganas de saber como terminaba el fic
    Antes de irme te digo que ak tienes una nueva fan :D
    Besos! Continua escribiendo, ps lo haces muy bn!

    ResponderEliminar
  8. El sasuke de este fic en particular me encanta¡¡¡ Tan malditamente grosero y sexy a la vez como es èl¡¡¡ Amo tu manera de escribir¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Rawwwww la ameee la adore ufff muy buena me encanta como escribes jojo jajaja demasiado interesante tus fucs son sexis jojo

    ResponderEliminar
  10. esta chido deverias ecrivir más
    por que la verdad me encanto

    ResponderEliminar
  11. hola la verdad he leído unas de tus historias y mira que eres una gran escritora me encantan tus historias...

    ResponderEliminar