viernes, 8 de junio de 2012

MQUO Cap20

Aquí les dejo el capi veinte. Aclaro que es un incesto, así que cada quien lee bajo su responsabilidad.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
Aclaraciones: AU. En éste chap, utilizaré fragmentos de la canción: Burn It Down de Linkin Park. Los derechos de la canción no son míos, si no de su casa productora.

La narración esta en primera persona; pero en esta ocasión tanto Sasuke como Sakura, serán los narradores.
MÁS QUE UNA OBSESIÓN
By Tsukisaku
PARA JUGAR, SE NECESITAN DOS
—Necesito un trago, con urgencia.
—¿Qué pasa?
Mi cuerpo se rehusaba a moverse de aquel lugar, mis ojos continuaban fijos en la desconocida, quien ahora ni siquiera se dignaba a mirarme. Apreté los puños con fuerza y encaré a Naruto para arrebatarle su estúpido teléfono. Necesitaba saber si efectivamente había hablado con Sakura, o todo era un vil invento.

—¡Oye, eso es mío! —se quejó inútilmente, ya que –obviamente– soy más ágil que él, así que logré remarcar el último numero que lo había llamado. Podía sentir la sangre golpear con fuerza contra cada parte de mi cuerpo, estaba irritado y necesitaba explicaciones.

Apreté el teléfono contra mi oreja, conforme avanzaban los repiques. —¿Diga? —la voz de una chica me sorprendió del otro lado de la línea; pero se escuchaba demasiado ruido, como para saber si era la voz de Sakura o no—. ¿Naruto?... “Pasajeros con destino a Inglaterra, favor de comenzar a abordar por la puerta numero dos”, No te escucho, pero te marco en cuanto llegue Inglaterra.
¿Sakura?
Entrecerré los ojos con la vista fija en aquella mujer y todo se volvió confuso. Así que ella no era mí querida… sobrina, entonces ¿Quién era?. No había podido escuchar muy bien la voz a través del teléfono, pero era una chica que se iba a Inglaterra, supongo que estaba más claro que el agua. Estoy perdiendo el juicio. Le regresé el móvil a Naruto y me alejé rumbo a la barra, necesitaba con urgencia un trago, o quizá una botella. Me tomé dos whiskys de golpe y pedí otro más; la cabeza comenzaba a dolerme. Yo podía estar seguro de que acababa de hacerle el amor a Sakura, ¡era ella!, sus labios, su piel, su aroma… Cerré los ojos y me bebí mi nuevo trago. Incluso creí que ella planeaba jugarme una mala broma, pero no, resulta que estoy más enfermo de lo que pensé. Mi obsesión por Sakura está llegando a niveles insospechados, que ahora me parece verla en cualquier extraña. ¿Quién diría que la verdadera, está del otro lado del mundo a punto de tomar un avión que la alejará de mí para toda la vida?


Hmph.
—¿Planeas beberte todo el licor de la fiesta? —preguntó repentinamente el idiota que decía ser mi amigo.
—No es mala idea —bufé molesto. Pedí otro trago más y me lo bebí de un sorbo.
—No creo que sea buena idea que…
—Me importa una mierda lo que creas —gruñí pidiendo un nuevo trago—. ¿Por qué no mejor te largas y me dejas tranquilo?
—Tan imbécil como siempre, Uchiha —bufó—. En lugar de afrentar los problemas, te refugias en el alcohol, típico de ti. Porque no aceptas que amas a Sakura-Chan y te estás muriendo de ganas por ir con ella.
Pedí otro whisky doble y apreté los dientes. ¿Por qué no simplemente se pierde Naruto y me deja solo?... cerré los ojos e ignoré toda la charla que me estaba dando el imbécil. No me podía decir, nada que no supiera ya y estaba a punto de estrellar su cara contra la barra si no cerraba su bocota de una buena vez. Me bebí el amargo licor, para después tomar una gran bocanada de aire.
—¿Terminaste? —pregunté luego de que cerró la boca—. Mi vida no te importa, pero ya que estás tan interesado, te diré sólo una cosa… Ya es hora de que seguir con mi vida.
Me levanté de allí y me encaminé a la salida, sin siquiera dirigirle una mirada a nadie. Necesitaba estar solo y dejar de pensar. En cuanto llegué al estacionamiento, me subí a mi auto, puse el motor en marcha, encendí el estéreo y aceleré. Una de mis canciones favoritas comenzó a sonar y aceleré aún más.
The cycle repeated as explosions broke in the sky… (El ciclo se repite
mientras las explosiones rompen en el cielo)
All that I needed, was the one thing I couldn't find…
(todo lo que necesitaba
fue lo único que no pude encontrar)

¿Hasta cuando dejaré de ser tan… patético?, porque justo cuando creí que no se podía caer más bajo, me enredo con una tipa cualquiera, sólo porque mis sentidos creen que es ella. ¿Qué es lo que tengo que hacer para dejar ésta obsesión de lado?
I wanted to fix this, but… (quise arreglar esto pero)
couldn't stop from tearing it down…
(no podía dejar de derrumbarlo)
Aumenté la velocidad y sonreí con amargura. Ni aunque volviera a nacer, dejaría de sentir éste amor y solamente dejando de existir, dejaría de atormentarme día a día. Durante toda mi vida luché con esto; me acosté con cuanta mujer conocía, puse kilómetros de distancia y tomé hasta más no poder ¿y de qué sirvió?, de nada. Bastó con que mi hermana la pusiera a mi cuidado, para que todo por lo que trabajé por años, se fuera a la mierda.
And you were there at the turn… (y tú estabas allí a la vuelta)
caught in the burning glow… (atrapada en el ardiente brillo)
And I was there at the turn…
(y yo estaba allí a la vuelta)
Waiting to let you know… (esperando para hacerte saber)

No la culpo del todo, ella pensaba que su hija estaría bajo el mejor de los cuidados, y resultó que la dejó con quien le destrozaría para toda la vida.
Pequeñas gotas de agua comenzaron a golpear contra el parabrisas y aceleré ridículamente. Ya no quería pensar en nada, ¿Cómo se hace para dejar de pensar?, ¿Cómo logras que tu cerebro deje de atormentarte con recuerdos absurdos?, ¿Cómo haces para arrancarte el corazón y seguir viviendo?

Hmph, la respuesta lo único que es fácil en ésta ecuación…
—o—o—o—
Rebusqué en la maleta y saqué una de las fotos que había traído conmigo, me senté en la cama y observé la sonrisa que tenia en mi rostro aparecía. Yo ya no era más esa niña inocente, que pensaba que todo el mundo era bueno y que las personas a su alrededor eran incapaces de lastimarla. ¡Que equivocada estaba! E irónicamente, así era feliz. Muchos dicen que la ignorancia es la felicidad y ahora si que lo creo. La verdad es algo cruel que te amarga y te hace vivir con una profunda herida abierta a cada momento.
Dejé la foto sobre la almohada para observar otra donde aparecía con Itachi y… ¿Cómo llegó la esto aquí? Ahogué un grito y tragué saliva. Estaba segura que cuando empaqué mis cosas, antes de salir de viaje, dejé todas estas ridículas fotos en el cuarto de mi madre. Mi corazón dio un vuelco y apreté los dientes con fuerza, mis dedos comenzaron a apretar los bordes de la vieja foto –y aunque sentía ganas de romperla en mil pedazos– ¡no podía dejar de verlo!, mordí mi labio inferior con fuerza y ahogué las ganas de llorar que comenzaba a sentir.
¡Que ridícula eres Sakura, ¿Cómo es que aún puedes llorar por él?! Por el sujeto que logró matarte en vida.
Las últimas dos semanas que estuve en Japón, fueron las peores. Cada noche lloraba nuevamente de manera estúpida, porque estaba en su casa y él no estaba más allí. Porque él pudo luchar por mí, por nosotros, y en cambio decidió hacer mierda mi corazón para acatar las malditas ordenes de mi padre. Prefirió verme internada, que llevarme con él. Cada segundo en esa casa donde pasé gran parte de mi niñez, era una muerte lenta, porque recordaba como me fui enamorando del hombre más cobarde del mundo. Era como pasar un cuchillo por una herida abierta, y darme cuenta que me convertí en una pecadora, por un hombre que jamás me amó.

“Sakura-Chan, ¿Qué hubieses hecho tu en su lugar?” Las palabras de Naruto golpearon mi mente y bufé. Él me llamó e intentó que reconsiderara mi decisión de irme, deseaba hacerme entrar en razón para que no cometiera un error del que después me pudiera arrepentir. Y reí, no sabía que podía caer más bajo. “Por mi que se muera” le dejé muy claro y él sólo murmuró un “Cuidado con lo que deseas”. No recuerdo mucho más de lo que me dijo, pero siempre le estaré agradecida por el favor que me hizo hoy… rompí la foto y me levanté para dejarla en el cesto de la basura.
Encendí el televisor y busqué el canal de música, necesitaba algo que me distrajera un rato. Justo iniciaba un nuevo video, subí el volumen y dejé el mando en la cama. Me giré para cambiarme la ropa que llevaba puesta, no sabía como aún podía llevarla y porque no le había prendido fuego o algo parecido. Miré mi reflejo y me desconocí por unos segundos. Era yo, pero no lo parecía. La que estaba en el espejo parecía… ¿feliz?. Solté mi cabello y lo agité, odiaba llevarlo recogido, pero había sido necesario. Tomé las toallitas que guardaba en la maleta, para comenzar a desmaquillarme. Poco a poco, fue apareciendo mi verdadero yo en el espejo. Por último me quité los lentes de contacto y entonces si, la infeliz de Sakura Haruno, apareció por completo. Retiré el vestido de mi cuerpo y lo dejé caer lejos, observé un punto fijo cerca de mis senos y fruncí el ceño. Tenía una marca verde que comenzaba a tornarse de color violeta intenso.

¡Ese maldito!
Tomé una gran bocanada de aire y cerré los ojos. Daba igual, esa marca no se asemeja a todas las que tengo en el interior.
You told me yes, You held me high… (me dijiste que sí, me mantuviste en lo alto)
And I believed when you told that lie… (y te creí cuando dijiste esa mentira)
I played that soldier, You played king… (he jugado al soldado, tu jugaste al rey)
And struck me down when I kissed that ring…
(y me derribaste cuando besé el ring)

Cuando te das cuenta que clase de juego es el que tu oponente desarrolla, es fácil entrar en su mundo y derribarlo. Puede que no tenga el apellido Uchiha, pero llevo su sangre también y sé ser una maldita perra si me lo propongo.
You lost that right, to hold that crown… (perdiste el derecho de sostener la corona)
I built you up but you let me down… (te he construido, pero me has defraudado)
so when you fall, I'll take my turn…
(así que cuando caigas, tomaré mi turno)
and fan the flames as your blazes burn… (y avivaré las llamas mientras te queman)
Nada mejor que un simple jugo mental, para ver como se retuerce en su inmundicia. Uchiha Sasuke siempre supo como imponerse sobre mi, se burló, me mintió, me gritó y me trató como si fuera una simple muñeca, una chiquilla que no podía tomar las decisiones más básicas sobre su vida y que –por supuesto– no tenía permitido decidir si deseaba enfrentar al mundo junto al hombre que amaba.
Al principio dudé, pero ¿Qué importaba un poco más de dolor?, después de todo ya he aprendido a moverme por el mundo medio muerta. Hice los arreglos necesarios y me presenté delante de sus ojos en su noche importante. No necesité de nada, más que un simple disfraz y un buen amigo para hacerle creer a Sasuke que estaba perdiendo el juicio. Confieso que en cuanto lo vi, cada fibra de mi cuerpo despertó y cobró vida de manera estúpida, como si hubiera recibido una fuerte descarga eléctrica. Pero también sentí como toda la rabia que tenia acumulada, comenzaba a salir a flote. El impulso de abalanzarme a su cuello apareció. No sabía si era porque quería ahorcarlo yo misma o porque deseaba hundir mi lengua en su boca.
No necesité más de unas palabras acertadas, para lograr tenerlo sobre de mí. Tan mujeriego como siempre. Desde el primer roce, mi cuerpo estalló en llamas y él lo supo. Me comporté como una ninfómana desesperada por algo de sexo, pero no importó, sólo deseaba sentirlo unido a mí, aunque fuese una burda mentira. ¿Y cuando mi vida no lo había sido?. Siempre soy a la que le ocultan las verdades y era momento de invertir eso. El golpe final se dio y vi como caminaba devastado hacia la barra. En ese momento regresé al hotel y heme aquí, apunto de iniciar una nueva vida, lejos de todos. Olvidaré que soy una Uchiha y que el bastardo de mi tío acabo con mi vida.
Me di una ducha rápida y me apresuré a vestirme, en poco más de una hora tenia que abordar un avión y no debía retrasarme. Guardé las pocas cosas que había sacado y las demás las tiré a la basura. Bajé a liquidar mi cuenta a la recepción y en eso estaba, cuando mi teléfono comenzó a vibrar. Miré la pantalla y rodé los ojos. Seguro que el arrepentimiento ya estaba haciendo mella en él y me llamaba para echarme la charla.
—¿Qué pasa? —bufé de mala gana. Se escuchaba mucho ruido y Naruto parloteaba sin mucho sentido. Firmé mi recibo de pago y me alejé de la recepción —. No entiendo mucho de lo que dices, y la verdad no estoy para sermones, tengo un avión que tomar y…
¡Sakura-chan! —gritó interrumpiéndome—, no puedes irte. Sasuke tuvo un accidente.
Detuve mi paso por un par de segundos y mi corazón se aceleró ligeramente.
—¿Y qué esperas que haga? —murmuré antes de continuar con mi camino, uno de los botones me ayudó a guardar el equipaje en un taxi y me dispuse a acomodarme en el asiento del pasajero.

¡Tienes que venir! —gritó. Tomé asiento y apreté el puente de mi nariz.
—No tengo porque… por mí como si se muere —farfullé seriamente antes de cortar la llamada—. Al aeropuerto, por favor —le indiqué al taxista y fijé mi vista en la ventana. Estaba lloviendo ligeramente y las gotas de agua se arremolinaban en el cristal, de repente eso me parecía mucho más interesante, que cualquier otra cosa.

When you fall, I'll take my turn… (así que cuando caigas, tomaré mi turno)
and fan the flames as your blazes burn… (y avivaré las llamas mientras te queman)
Continué con la vista fija en la nada, ahogué un bostezo, ya tenía demasiadas emociones por un día. Mi móvil comenzó a vibrar nuevamente y medité entre sacarlo de mi bolsillo, o dejarlo sonar. El movimiento cesó y comenzó nuevamente tres segundos después, bufé y lo tomé sin ver la pantalla, seguramente sería Naruto nuevamente. Le dejaría en claro dos o tres cosas y luego apagaría el teléfono.
—Pensé que había dejado claro que…
Sakura —me quedé callada y maldije por no mirar el identificador antes—. ¿Hasta cuando dejarás de comportarte como una niña pequeña?, estás siendo demasiado egoísta. Sé que haz sufrido demasiado sin merecerlo, pero comprende que no todo ese dolor, es por Sasuke o por su cobardía. Fueron demasiados factores y debes dejar el juego ya. ¿Te das cuenta que él podría morir?. Dime, ¿estás segura que si algo le pasa no te arrepentirás de no estar ahora con él?... Es mi hermano, es tu tío, es el hombre que amas… Velo como quieras, pero es familia y debes ir.
Tsk —mordí mi labio y lo medité un segundo. Sabía que me arrepentiría, así que antes de que eso pasara, marqué el número de Naruto y le pedí los datos del hospital, una vez que me dijo lo que deseaba saber, le pasé la información al taxista y nos encaminamos al hospital.
En cuanto llegué al hospital, tomé mis cosas y caminé en busca de la cabellera rubia. Una vez que me vio, me abrazó con fuerza y me dijo que los doctores aún no le decían nada. Se ofreció a guardar mis cosas en su coche y a traerme un café. La cabeza me daba vueltas, realmente no sabía ni que sentía. No lloraba, pero tampoco parecía realmente afectada, parecía estar en shock.

Conforme las horas pasaban, el enojo comenzaba a apoderarse de mí. ¿Por qué nadie nos decía nada?, a ratos movía las manos o mordía el vaso de café vacio que sostenía. Los ojos me ardían, pero le atribuía eso a la falta de descanso. Un par de veces Naruto me pidió que durmiera un poco, pero me negué, ¿Qué sentido tenía estar allí, si no estaría despierta?. Dejé caer mi cara en mis manos y me mantuve quieta. Varias imágenes de lo que había pasado horas antes, llegaron a mí. Sasuke besándome, tocándome, sus palabras despectivas… Mi corazón dio un vuelco por primera vez y me incorporé. Estaba preocupada por ese cretino.

Un poco después, apareció un doctor y una autentica ansiedad se apropió de mí, cuando dijo que Sasuke se había quebrado un par de costillas, tenía una contusión en la cabeza y varias más menores, además de moretones. Lo habían intervenido porque un fierro estaba provocándole una hemorragia interna, pero según el doctor, la operación había resultado bien. Y por último dejó claro que nada de visitas hasta la mañana siguiente.
Aún no sabía que hacer, pero una cosa era segura, no deseaba verlo así…
—o—
—Deberías de comer algo, aunque sea un sándwich en la cafetería —dijo tío Itachi y negué con la cabeza. Él había llegado hacía poco más de un día y entonces ya no me sentí tan sola. Durante los casi tres días que Sasuke llevaba en el hospital, no había pasado a verlo, y lo que era peor, él aún no despertaba. Al principio decían que era normal, por la cantidad de morfina que recibía su cuerpo, ahora todos parecían tan preocupados que pensaban que había algún tipo de lesión en el cerebro que no estaban viendo.

—Estoy bien —murmuré. Itachi me dio una de sus miradas de “obedece” y rodé los ojos—. Bien, iré a comer algo…
Me disponía a irme, cuando otro de los doctores que atendía el caso, apareció. Mordí mi labio inferior y esperé que trajera alguna noticia buena.
—Hemos realizado toda clase de estudios con su hermano —le dijo a mi tío—, y parece que no tiene alguna lesión grave, que lo mantenga en ese estado. Al contrario, pareciera que el señor Uchiha, no desea despertar y…

—Se está dando por… vencido —completé la frase—. Quiero verlo —exigí. El doctor asintió y me guió a la habitación. Estaba tan molesta, que ni siquiera me fijé en las expresiones de Itachi y Naruto. Ya iba siendo hora de dejarle en claro algunas cosas al idiota de mí… tío.
Entre a la habitación y escuché como cerraban la puerta detrás de mí. Mis ojos se clavaron en el cuerpo de Sasuke y sentí una opresión en el corazón. Podía ver el yeso de su brazo izquierdo y unos cuantos moretes en su otro brazo, además de unos rasguños en su cara. Me acerqué a su cama e intenté no agarrarlo a golpes yo misma.
—Sasuke —murmuré no muy segura. En algún lugar leí que las personas pueden escucharte aún cuando duermen o están en coma, ¿será verdad?, aclaré mi garganta y me acerqué más a él —. Sé que puedes escucharme pedazo de cretino, así que pon mucha atención. Siento que ya no te conozco, ¿desde cuando te das por vencido?, creí que tu orgullo te dictaba todo lo contrario y siempre luchabas por obtener lo que deseabas. Pero no, el señor se está portando como el peor de los cobardes y ha dejado de luchar. Digo, ya sé que no te importo y que si por ti fuera, darías todo por sólo verme como tu sobrina, eso ya quedó claro… ¡Pero es tu vida de la que hablamos!... Jamás quise realmente que te pasara nada malo, abre los ojos Sasuke —sollocé—. Yo… te amo

Respiré profundamente retrocedí un paso. ¿Qué acababa de decirle?
Limpié mis ojos y le eché un vistazo antes de dejarlo solo nuevamente. Cada que estoy cerca de él pierdo el juicio y digo cosas estúpidas como esas. ¡Enfócate Sakura!, en cuanto Sasuke esté bien, yo me voy a Inglaterra y todos felices.
Pasé a lavar mi rostro al baño y me escabullí a la cafetería por algo de comida. Cuando regresé con mi tío, el doctor le decía que Sasuke parecía reaccionar, pero que parecía bastante confundido. Nos pidió que pasáramos a verlo, para ver como reaccionaba ante nuestra presencia y una ola de pánico me golpeó. Yo no deseaba verlo, ¡no señor!, pero antes de que me diera cuenta, ya estaba siendo arrastrada por Naruto.

—Vaya, hasta que el joven se dignó a abrir los ojos —espetó Itachi. Por primera vez en mucho tiempo mis ojos se toparon con los de Sasuke y sentí mariposas en el estomago.
—¿Por qué estoy en el hospital? —preguntó con voz ronca.
—Un accidente automovilístico —contestó Naruto—; sólo a un idiota como tu se le ocurre manejar con 15 whiskys en su sistema.
Posé la vista lejos de sus ojos y mordí mi labio con fuerza, necesitaba calmarme.
—No comprendo… ¿Por qué presiento que no estamos en Japón? —la pregunta nos descolocó a todos.
—Porque estamos en N.Y… ¿recuerdas? —contestó Itachi.
—Supongo entonces que estaba de visita contigo y me accidenté… —murmuró confuso. El silencio se instaló en el lugar y volví a mirarlo —. Me eres vagamente familiar, ¿a caso eres la hija de mi hermana? —mi cara de póker debió ser demasiado notoria, al igual que la de todos allí —. ¿Está Mikoto aquí también?

¿Está de broma?
Miré ansiosa a Itachi y él tampoco pareció entender. Si esto era una broma, era una de muy mal gusto. ¿Qué clase de burla es ésta?
—No es cortés que digas esas cosas en mi presencia —bufé molesta—. Si no quieres verme, ¡bien!, me largo de aquí.
Salí furiosa de allí y me encaminé a la sala de espera por mi chamarra. Itachi me alcanzó y me pidió que guardara la calma. Naruto llegó después, seguido del doctor. Mi cabeza divagó, no tenía ganas de permitirme sentir dolor por las idioteces de Sasuke. Escuché como mi tío le hacía preguntas y como el doctor le explicaba algo sobre el trauma que sufrió el cretino y no se que más.

—… todos sus síntomas indican que debido al golpe que sufrió en la cabeza, sufre de amnesia —concluyó y parpadeé confundida—. No sabemos de qué clase sea, pero esperamos que sea temporal. Quizá con el paso de los días y conforme se sienta mejor, su memoria volverá.
—o—
¡Estoy por perder la cordura!
Tres semanas han transcurrido desde el accidente de Sasuke y es como si viviera en una clase de infierno. Es como un mundo paralelo maldito del mal o algo peor. Itachi se quedó a cargo de la sucursal de N.Y y Naruto tuvo que regresarse a Tokio, para estar a cargo allá. Mientras que yo, sólo me quedé aquí para cuidar de mi… tío. Cualquiera diría que vivir en familia es fácil, pero no. ¡es el maldito infierno!, bueno, al menos yo sé tratar con Itachi, pero con éste nuevo Sasuke… no.
Es tan… ¿frustrante?, Sasuke se comporta como el bastardo que siempre ha sido, pero ahora es peor porque no me recuerda y cree que sólo soy su sobrina, a la que debe ignorar. Es casi como cuando llegué a vivir a su casa hace un par de años, a excepción de que ya no me desea, ni me cela, ni nada. Parece un viejito gruñón y eso me mantiene en un estado de furia en exceso. No sé si es porque ya no muestra interés por mí, o porque el pudo olvidarme y yo a él no. Antes podía sobrellevar mi dolor, porque sabía que el cretino cargaba con la otra parte de la culpa, ¿pero ahora?... ¡Quiero cachetearlo haber si reacciona!

Por suerte, sólo le queda otra semana, antes de que pueda reincorporarse a sus labores y yo podré irme a iniciar mi nueva vida.
El ruido del timbre resonó y ya que yo estaba cerca de la entrada, abrí la puerta principal. Me topé con una pelirroja bastante familiar para mí… Oh, Kami… ¿Karin?, abrí la boca y no salió ni un solo sonido. La observé mejor y me di cuenta que no era ella, pero era alguien muy parecida a ella.
—¿Está Sasuke? —preguntó y la odié en el instante. Debí mirarla feo, porque se puso completamente a la defensiva.
—Déjala pasar, Sakura —la gruñona voz del cretino resonó desde la escalera. Fruncí el seño y dejé pasar a la tipa, la cual por cierto lucía como una…
—¿Cómo es que la conoces si no tienes memoria? —bufé molesta—. ¿Y si es una ladrona?
—Hmph… encontré su numero escrito en mi agenda y no creo que deba darte explicaciones, niña.
¡Niña!… ¿Niña?
Ella lo ayudó a subir la escalera y desaparecieron de mi campo de visión. Azoté la puerta y lo odié. ¡Me llamó: niña!, es un… un… ¡Agh! Que ganas de gritarle que ésta niña le ha proporcionado el placer que jamás logrará encontrar con otra mujer, que ésta niña, es el fruto prohibido que una vez se atrevió a tomar sin importarle nada más.
¡Lo odio!
¡Necesito que recuerde!, necesito que me recuerde… ¿Y si lo seduzco nuevamente?... ¡Estás loca Sakura!
Me dejé caer en el sofá más próximo de la sala e intenté no pensar en nada. Cerré los ojos y respiré profundamente. ¿Por qué de repente quiero que me recuerde?, es mucho mejor si se olvida de mí y hace su vida aparte, eso me dejaría a mí iniciar una nueva vida plena… feliz. Y si eso es lo que quiero, ¿Por qué me molesta que no me recuerde?, ¿Por qué me enfurece saber que está con esa tipa en su habitación, haciendo no se que?
Porque lo amas… murmuró mi voz interior. Solté un gran suspiro, soy un caso perdido. Hice todo por odiarlo, incluso creo que si lo odié, pero ésta maldita obsesión es más poderosa que yo y no puedo frenar todo lo que me provoca.
¿Qué puedo hacer para que recuerde?... ¿Y si sólo lo beso?, no, puede que crea que estoy enferma psicológicamente y me recluya en un hospital mental. Debo hacer que caiga por su cuenta, como la primera vez, ¿pero cómo? Me resulta ridículo pensar que si antes, cuando me deseaba, no cayó tan fácilmente, ahora lo vaya a hacer si no me quiere.
Bueno, supongo que haré lo que esté a mi alcance y si en ésta semana no logro algo, me regresaré a la escuela y asunto resuelto.

A la mañana siguiente, me desperté temprano como de costumbre, me puse mi bata y bajé a desayunar con Itachi. Tenía la costumbre de hacerlo, ya que almorzar con el cretino era un dolor de cabeza. Mientras me servía un café, Itachi me entregó mi boleto de avión y me dijo que todo estaba resuelto. Me aseguró que ahora que Sasuke esté físicamente bien, él podría hacerse cargo y yo ya no tendría porque quedarme aquí. Tomé una rebanada de pan tostado y fingí un sonrisa.
—Así que la niña por fin se ocupará de sus estudios… —el comentario mordaz del recién llegado no se hizo esperar. Le di una mordida a mi pan e intenté no mirarlo—. Que bien, comenzaba a ser fastidioso tener que vivir con una adolescente.
—Sasuke —Itachi intentó reprenderlo y sólo escuché su “Hmph”, le di otra mordida a mi pan y luché contra la ira que comenzaba a acumularse en mi interior.
—No importa Itachi —murmuré—, ya estoy acostumbrada a los desplantes de éste pequeño amargado.

Escuché otro ruido proveniente del cretino, que apenas se podía mover con agilidad por la cocina. Se acercó para dejar un vaso sobre la mesa y yo tomé el mío para darle un sorbo a mi café, en ese momento sentí como algo golpeaba contra mi brazo e inevitablemente, el líquido caliente cayó en mi hermosa bata rosa. Por suerte no acostumbraba a tomarlo tan caliente.
Giré el rostro y le lancé una mirada envenenada al maldito de Sasuke. Me mandó una de sus miradas de: “Cuidado con tus palabras, o puedo hacerte mucho daño”. ¡Lo había hecho a propósito éste hijo de…!
—Me voy —murmuró Itachi de repente—, y por favor, no se maten…
Tomé una gran bocanada de aire y me puse de pie, ahora tendría que ir a cambiarme y ya no podría seguir desayunando. Estaba por dar un paso, cuando una brillante idea acudió a mi rescate. Si él quería guerra, eso tendría. Una pequeña sonrisa surcó mis labios y antes de que Sasuke se diera cuenta, me despojé de la bata, quedando únicamente con mi pijama. Una polera de tirantes ajustada y un short de lo más diminuto.
—Esa mancha no saldrá tan fácilmente —me quejé para llamar su atención, al tiempo en que dejaba la prenda en la silla vacía a un costado de mí. Los ojos de Sasuke se posaron inmediatamente sobre mí y bufó.
—Ponte algo de ropa —murmuró al tiempo en que se acomodaba en su silla—. Soy tu tío, no uno de tus novios, respeta mi casa —¿Se acaba de referir a mí como a una cualquiera?, apreté los puños y lo miré con odio—. No quiero ni imaginar lo que la gente dirá, si alguien te llega a encontrar así, que vergüenza.
—Eres un maldito bastardo —y antes de que si quiera procesara lo que acababa de decirle, tomé el vaso de jugo que acababa de servirse y se lo arrojé al rostro, para después tomar mi bata y salir corriendo de allí.
¿Quién se cree que es?... Definitivamente es otro, ya no es lo que solía ser.
Me encerré en la habitación donde me estaba quedando y me mordí la lengua para no llorar. Ni siquiera me miró como solía hacerlo, al contrario, parecía que estuviera viendo a alguien completamente repugnante y fastidiosa. ¿Y así pretendo seducirlo?, ¡No, gracias!, no quiero volver a sufrir ese tipo de humillaciones y mucho menos, que mi ego se ve pisoteado por sus desplantes.
Desde éste momento, ya no es nadie para mí…
—o—o—o—
Tomé un par de servilletas y las pasé por mi rostro. ¡Absolutamente genial!, ahora tendré que ducharme otra vez y con el trabajo que me cuesta hacerlo con ésta maldita cosa en el brazo. El comportamiento de Sakura estaba llegando a niveles insospechados y no sabía exactamente cual sentimiento era mayor en mí: si el odio, las ganas de ahorcarla o…
Me puse de pie y me encaminé al piso de arriba, ella quería jugar, pues bien, se enterará de que en mi juego siempre gano yo: Uchiha Sasuke. Llegué hasta la habitación de huéspedes y abrí con mi llave, al instante sus ojos se posaron en mí y me miró con oído.
—¿A caso no conoces el concepto de privacidad? —bufó al tiempo en que se levantaba de la cama. Aún seguía con esa diminuta ropa y fruncí el ceño.
—Me parece increíble que Mikoto educara a una niña tan grosera como tú —al instante se tensó y sabía que lo que se vendrían, más gritos. El tema de mi hermana era algo muy sensible para todos, no sólo para ella, pero era de las últimas cartas que me quedaban por jugar—. Agredir a tu tío, que además está terminando de recuperarse por un accidente, no me parece de lo más educado.
—Sólo agredí al cretino que tiró café sobre mí —farfulló—. Y si ese cretino no puede moverse libremente aún, es porque fue tan estúpido como para manejar en estado de ebriedad.

—Hmph… alístate, porque el doctor vendrá dentro de poco a quitarme esto del brazo y no quiero que piense que mi sobrina es una cualquiera.
Salí de allí y me encaminé al baño a lavar mi rostro, cerré los ojos por un momento e intenté tranquilizarme. Ansiaba darme una ducha, pero me venía mucho mejor después de que me quitaran ésta molestia del brazo. Una vez que estuve de regreso en mi habitación, me acomodé en la cama y un suspiro involuntario salió de mí.

Las cosas no estaban resultando exactamente como yo hubiese deseado y eso me tenía en un estado completo de frustración. Ahora que tenía una segunda oportunidad para vivir, planeaba no desperdiciar ni un segundo en estupideces. Cerré los ojos y dejé que mi mente divagara en todo lo que había pasado, prefería pensar en todo y en nada, para distraerme.

Después de una hora de charla tortuosa, mi brazo se vio libre y respiré profundamente. Aún debía tener cuidado con los movimientos que hacía, sobre todo por las costillas, pero mi brazo estaba libre y eso era lo importante.

—Aplícale esto en su brazo todas las noches por cinco días y su brazo estará completamente bien —le dijo el doctor a Sakura, al tiempo en que le entregaba un frasco pequeño—. Y no dejes que hoy haga movimientos bruscos, se rehusó a llevar la venda, así que vigila que esté tranquilo.
—Lo haré —contestó seriamente y desapareció con el doctor por la puerta.

Me puse de pie y comencé a buscar una toalla para darme una ducha. Caminé al baño y le abrí a las llaves para que se llenara la tina. Con mucho cuidado me quité la camisa, para después arrojarla al piso.
—¿Qué haces? —preguntó Sakura al tiempo en que entraba al baño.
—¿A caso estás ciega? —bufé secamente.
—Se supone que tu no…
—No eres mi madre —bufé—, además mi cabello está pegajoso gracias a ti y mi brazo necesita una buena enjabonada.
Ella se quedó allí, en silencio y yo aproveché para cerrar el grifo. La encaré nuevamente y Sakura aún seguía observándome. Una sonrisa intentó surcar mis labios, pero me contuve justo como había venido haciéndolo.

—Ya que estás tan decidida a no dejarme solo, haz algo productivo y metete a la bañera conmigo.
—¿Qué? —gritó abriendo los ojos desmesuradamente.
—No pienses mal —aclaré—. Quiero que me ayudes a entrar a la bañera, ya que aún no puedo mover bien mi brazo, no quiero correr riesgos y volver a lastimarme.
—Claro… —murmuró. Terminé de quitarme el pantalón, para quedar en bóxer —. ¿Qué crees que haces? —gritó.
—¿Qué?, no puedo bañarme vestido y si tu puedes andar así por mi casa, yo también puedo —le dije triunfal—. Ahora ven y ayúdame… amenos que quieras quitarme el bóxer.
—Cretino —murmuró por lo bajo. Se acercó a la bañera y me apoyé en ella para poder entrar. El agua caliente me recibió poco a poco, Sakura me tomó por mi brazo bueno y me ayudó a sentarme. Una vez dentro, me retiré el bóxer y lo dejé fuera. Observé por el rabillo del ojo como se sonrojaba, pero me sorprendió más lo que ella hizo después —. Tendré que asegurarme que no te resbales y mueras ahogado… —bufó, al tiempo en que se retiraba la ropa, sólo para quedar en ropa interior. Desvié mi vista de ella y después sentí como se acomodaba justo detrás de mí.

Tragué saliva e intenté guardar la calma. Mi corazón latía frenéticamente y mis sentidos parecían más despiertos que nunca.
—No era necesario que…
—¡Guarda silencio! —me interrumpió, parecía molesta—. Esto es sólo porque aún estás débil.
Segundos después comenzó a mojar mi cabello, y un escalofrío me recorrió por completo. Una de sus manos rozó mi brazo y mi corazón dio un vuelco.
—Detente —le dije al tiempo en que tomaba su mano con la mía. Si seguía así, no podría controlarme más. Cada parte de mi cuerpo la deseaba y ya no podía negarlo otro segundo. Me giré levemente para poder mirarla a los ojos—. ¿Qué pretendes?
—¿No está claro? —rebatió mirándome fijamente, con cierto toque de rabia y vergüenza.

La miré fijamente por algunos segundos y ella sostuvo mi mirada. Conforme avanzaban los segundos, el sonrojo en sus mejillas se fue incrementando y terminó por desviar la mirada. Su pecho subía y bajaba con rapidez, lo que me decía que estaba nerviosa. Una pequeña sonrisa surcó mis labios y sin más, con la mano que podía mover libremente, la tomé por cuello y la besé. Sus labios se tensaron por un par de segundos, antes de comenzar a devorar los míos con avidez. Era un beso cargado de emociones, pero simple. Apenas si rocé mi lengua con sus labios, cuando decidí que era momento de tomar un respiro.
—Deliciosa… —murmuré sin despegarme de ella. Dejé mi frente recargada en la suya y disfruté de los valiosos segundos. Cada fibra de mi cuerpo parecía deseosa de sentir más. Anhelaba poder amarla día y noche, sin descanso, sin reparos—. Tienes razón en una cosa —le dije separándome ligeramente para poder verla a los ojos—. Mi orgullo me obliga siempre a obtener lo que deseo.
Sus ojos se abrieron desmesuradamente, al igual que su boca.

—Tú —me acusó—, ¡pedazo de imbécil! —intentó alejarse un poco más y no se lo permití—. ¡Estabas despierto!, eso significa que jamás…
—No seas escandalosa, Sakura —la corté.
—¿Escandalosa?, ¡Nos mentiste!, nos hiciste creer que tenias amnesia y me hiciste… —se quedó callada y sonreí de lado.
—¿Rabiar?, ¿Preocuparte?, ¿Darte cuenta de que deseabas estar conmigo?, ¿o intentar seducirme nuevamente? —solté verdades al azar y ella intentó fulminarme con la mirada—. A demás, estamos a mano.
—¿A qué te refieres? —preguntó cuidadosamente.
—Admito que el disfraz era casi creíble, pero mi cuerpo siempre supo que eras tú —un fuerte sonrojo golpeó sus mejillas—. Me ofende que dudes de mi capacidad para reconocer a la mujer que amo —sus dientes mordieron su labio inferior y acaricié su cuello—. Aunque si lo prefieres, puedo seguir fingiendo y puedes continuar con tu plan de seducirme.
—Oh, cállate —bufó antes de volver a unir sus labios a los míos.

Cada beso era diferente, sobre todo éste. Era la perfecta confirmación de que Sakura siempre ha sido, es y será mía, por todo el tiempo que duren nuestras vidas. ¿Qué importaba que llevara parte de mi sangre y que fuera mi sobrina?, ¿Qué interesaba si no era bien visto por la sociedad?... Todos los prejuicios que una vez nos separaron, me hicieron valorar mucho más el amor que le tengo. Aquí podemos comenzar una vida nueva, lejos de todos los que una vez dijeron conocernos. No llevamos el mismo apellido, así que nadie tiene porque saber que mi hermana es su madre.
Puede parecer que estoy loco, o enfermo y quizá así sea. Pero maldita sea; Sakura es mía, no sólo es a la que quiero, es muchísimo más que eso, es mi vida, mi sangre, mi corazón, mi alma –si es que aún tengo una–, es la mujer que amo.

Si, definitivamente es mucho más que una obsesión…
— FIN —

“No se cuando me enamore de ti, pero ahí estaba... el amor mas imposible del mundo.”
(Joela. C.)

— o —
¡Hola!
Bueno, pues lo prometido es deuda y aquí tienen todo el fic de Más que una obsesión.
Espero comprendan mis motivos por los cuales me salí de fanfiction, pero pues no permitiré que FF me siga borrando mis fics sólo porque tienen lemon.
Ahora, aunque el blog esté protegido, si pueden comentarme ehh :) jaja digo, espero poder seguir leyendo sus comentarios aquí y no es necesario que tengan un blog para hacerlo.
Cuídense mucho y nos estamos leyendo.
¡Sayo!
Tsukisaku
AQUI LES DEJO EL VIDEO DE LA CANCIÓN QUE USÉ EN ESTE CHAP :)

16 comentarios:

  1. Wow te quería decir que me han gustado mucho tus historias sasusaku!!! sobre todo mi perdicion eres tu y mas que una obsesion...siguelas..las lei en fanfic y me encantaron
    Las seguire desde aca como me dijiste
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Genial! me gusto este final :DD
    quien diria qe la amnesia de sasuke era mentira?
    enserio, cuando lo lei dije "otra historia cliché" pero noo!
    me dejaste sorprendida con eso
    otra cosa... yo te seguia en ff.net.. pero no me llegaba ninguna alerta.. asi qe decidi entrar a tu perfil.. cuando me di cuenta de esto! dios! me queria suicidar cuando lo lei y entre a ver qe.. ya estaba finalizada la historia! T^T
    y em.. cuando se terminara "mi perdicion eres tu"? o ya termino y tampoco me he dado cuenta! D:
    Fantastica la hsitoria.. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me alegra que te gustara el fic :)
      Gracias por leer y comentar.
      Y no, aún no termina, de hecho apenas comenzaré a subirla aquí... Cuando logre re-publicar todos mis fics, comenzaré a actualizar :)

      Eliminar
    2. uyyyyy que buena noticia entonces estare al pendiente!!!

      Eliminar
  3. Konichiwa!
    Pues en FF ya deje mi review sobre este fic y ahora quiero hacerlo aqui! XD (espero que no te moleste u.u)
    Simplemente me encanta como escribes TODO! (quisiera tener tu talento *o*)
    Ku, ku, ku, esperare con ansias las actualizaciones de tus otros fics aqui!, en este blog (sera un poco dificil acostumbrarme T.T)
    Neee, cuidate mucho y sin mas...
    JA NE!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Claro que no me molesta, todo lo contrario y mil gracias por leer y comentar.
      Si, lo de FF es horrible, pero igual yo me estoy recién acostumbrando u_u
      Después nos será más fácil, espero xD
      Cuidate y nos estamos leyendo.
      ¡Sayo!

      Eliminar
  4. wow wow wow wow lo mejor que me ha pasado es encontrar tus historias son geniales y esta se vuele una de mis favoritas

    ResponderEliminar
  5. genial llevo siguiendo este fic desde hsce mucho y ha validi la pena

    ResponderEliminar
  6. Hola!! =)

    Primero que nada muchas gracias por subir tus fics aquí :D Cada una de tus historias esta genial y sería una perdida que no se pudieran leer más. Es una estupidez lo que en ff están haciendo, eso de borrar así sin más las historias de los demás que tanto trabajo le costaron, cuando me entere de lo que pasaba tuve que hacer copias de todos los capis de mis historias ya que luego de actualizarlas las borraba de mi pc, y como todos mis fic contienen lemon tenía un poco de miedo.

    Lo último que me queda por hacer es felicitarte por el último capi de esta historia, ha estado genial... me ha gustado desde el principio y me alegra que terminara bien, aunque Sasuke se pasó con lo que hizo jajaja pobre Saku mira que hacerle creer a todos que había perdido la memoria, que cara dura!!! =) Y Sakura era la mujer del bar, eso me sorprendió, un buen plan, estuvo genial.

    Bueno cuídate y prometo seguir leyendo tus historias aunque ya no estén en ff, me pasaré por aquí de vez en cuando.

    SAYO!!... xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Muchísimas gracias a ti por leer y por seguirme a éste lugar. La verdad es que no está siendo nada sencillo salirse de FF, pero pues tampoco me podía quedar a ver como borraban uno a uno mis fics u_u
      Me alegra que te gustara el final del fic.
      Cuidate y nos leemos.
      ¡Sayo!

      Eliminar
  7. Demonias ya acabo kerias mas jakajkakjaajk mentira buen final jeje como se esperaba :D bueno q mas decir a esperar nuevas histrorias = son muy buena

    ResponderEliminar
  8. KYYYYYAAA!!!
    esperaba & esperaba tanto por el final de tu historia en FanFiction.... && despues me entere de lo sucedido & cuando por fin encuentro tiempo para pasarme por tu blog...me vengo a enterar del final de esta gran historia que tanto me gusto & atrapo...
    espero sigas creando grandes historias...
    besos

    ResponderEliminar
  9. Una pregunta este es el ultimo cap ? :( yo no quiero que acabe aun nooo :'( igual te digo que desde q descubri tu blog o cmo se diga me encantaron tus historias cmo que me re obcecione mal y leeo cada que puedo muchisimos caps :$ bueno espero que continue y sino bueno estubo hermosa me encanto AMO TODO LO QUE SEA SASUSAKU <3 Te felicito! ^^

    ResponderEliminar
  10. Rayos.... yo guardo las historias en mi pc para luego leerlas cuando no tenga internet.... por que no pones un botos de descarga o algo, seria genial :)

    ResponderEliminar
  11. T^T maldito vicio de Ragnarok q me separo de todas estas maravillosas lecturas pero como t dije en FB me toy poniendo al corriente :D hahahah Dios ksi lloro con lo del accidente de sasuje yo dije onde deje un trajico final le pego una insultada >.<" hahaha pero la vrdd me soprendo y me encanto esta genialllllll tkmmm nenisss ya sabes <3

    Atte: Critzy <3

    ResponderEliminar