jueves, 21 de junio de 2012

¿Primos? Cap12

Aquí les traigo el capitulo doce.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben, son de Masashi Kishimoto.
¿PRIMOS?
By Tsukisaku
.
MENTIRAS QUE HIEREN

—¿Qué creen que están haciendo?
Ambos se quedaron en silencio esperando que algo se les ocurriera. Los recién llegados se acercaron a ellos, sencillamente no daban crédito a lo que sus ojos acababan de ver.
—¿Y bien? —preguntó nuevamente uno de ellos—. ¿Nos explicarán porque, estaban haciendo eso?
—Hmph, fue una estupidez —contestó fríamente el Uchiha—. Lo hice porque Sakura no se callaba y ya me tenía arto con sus gritos —todos parecían no querer creerse ese cuento.
—¿Y no se te ocurrió una mejor forma teme? —le preguntó el rubio con el ceño fruncido—. Esto es my raro dattebayo ¿Qué tal si los hubiera visto alguien de su familia?
—¿Sakura? —la llamó la rubia con cautela—. ¿Eso es cierto?
—Si, el idiota de Sasuke invitó a Karin a la casa y sabe que la detesto, así que comenzamos a pelear y el aprovechado me… —se detuvo antes de continuar, para después golpear al azabache.
—¿Y Karin? —preguntó Tenten.
—¿Alguien me llama? —preguntó la pelirroja al tiempo en el que entraba a la estancia. Todos guardaron silencio y meditaron un poco la excusa que los chicos habían dado, aún no se lo creían del todo, pero sentido si tenia.
Durante las siguientes horas se la pasaron conversando entre ellos. Platicaban de cosas sin importancia, todo con tal de olvidar lo que habían visto hacia un rato. Sasuke y Karin se acomodaron en el comedor para terminar su trabajo, la verdad es que el Uchiha no deseaba volver a pasar con la pelirroja lo de horas antes.

-o-
El fin de semana transcurrió de manera rápida y tranquila, Sakura se sentía bastante inquieta por lo sucedido con sus amigos, se había llevado el susto de su vida ¿Qué hubiera pasado si en lugar de ellos los hubiera visto su padre ó su tía? El sólo hecho de imaginarlo le revolvía el estomago aún más, la presión bajo la que se encontraba era insoportable.
Por lo tanto, durante esos dos días se mantuvo alejada de Sasuke. Pasó la mayor parte del tiempo con sus padres y por las noches, cerraba su habitación con llave. No quería arriesgarse nuevamente.
Inclusive en las clases, no permitió que el azabache la tocara si quiera. Los nervios se la estaban comiendo viva. Mientras que Sasuke comenzaba a perder la paciencia, sabía que lo sucedido con sus amigos la había alterado, pero eso no justificaba el que lo evitara a cada momento. Estaba decidido, después de clases la acorralaría y aclararían el asunto de una vez por todas.
A la hora del almuerzo, Sai citó a Sakura en el jardín que se encontraba detrás de la escuela. Sin tener otro remedio, la dueña de los ojos jade, se escabulló de la vista de todos y se encaminó al jardín.
Caminaba rápidamente por los pasillos de la escuela; pero antes de poder llegar a su destino, alguien más la interceptó.
—A ti te estaba buscando —le dijo la pelirroja con los brazos cruzados.
—¿Qué quieres Karin? —preguntó Sakura de mala gana.
—Vengo a proponerte un trato —le dijo con una sonrisa en los labios—. Yo quiero estar con Sasuke-Kun y tú me ayudarás.
—¿Qué?, ¿Estás loca? —¿Cómo se atrevía a pedirle semejante cosa?
—Si no me ayudas —comenzó fríamente—. Le diré a todo el mundo lo que dice este papel —le dijo mostrándole el sobre del laboratorio. Al instante palideció.
—¿Te atreviste a husmear en mi habitación? —preguntó furiosa.
—Tienes hasta hoy a la hora de la salida, para ayudarme —y sin más se giró y la dejó sola. ¿Por qué estás cosas me suceden a mí?
El resto de las horas transcurrió de manera rápida. Sakura ya había tomado una decisión y aunque no le gustara tendría que cumplirla. A la hora de la salida, todos salieron rápidamente, ella se quedó con sus amigos en la entrada en lo que Sasuke regresaba un par de libros a la biblioteca.
—¿Qué te parece si me llevas a mi casa Sasuke-kun? —le preguntó la pelirroja que caminaba a un lado de él.
—No —detestaba que la chica fuese tan insistente. Apresuró el paso y pronto llegó con el resto de sus amigos. Pero inmediatamente su cuerpo se tensó al ver como Sai tenía un brazo alrededor de la cintura de Sakura.
—¡Por fin llegas teme! —exclamó el rubio—. Ahora si Sakura-Chan, ya puedes decirnos la noticia —la dueña de la melena rosada evitó mirar al azabache y respiro profundamente.
—Lo que yo quería decirles es que, Sai y yo somos… novios de nuevo —todos se quedaron totalmente con los ojos abiertos como platos. El Uchiha no creía lo que sus oídos acababan de escuchar.
—¿Es una broma? —gruñó con enfado, tratando de reprimir sus impulsos homicidas.
—No.
—¡Felicidades por ustedes! —les dijo la rubia, los demás expresaron algo parecido. La sonrisa de Sai se ensanchó por completo al ver la mueca de Sasuke. Poco a poco se fueron despidiendo y sólo quedaron Sakura, Sai, Sasuke y Karin.
—¿Por qué esa cara primito? —preguntó tratando de fingir indiferencia. El Uchiha clavó sus penetrantes ojos negros sobre ella, Sakura sabía que estaba muy molesto, pero no tenía más remedio que tratar de ignorarlo.
—Tú y yo vamos a hablar ahora —musitó con furia.
—No, tú no eres mi jefe, Sai me llevará a casa.
—No, te irás conmigo —ruñó.
—Yo soy su novio y yo la llevo, ¿Por qué no mejor te consigues una novia y la llevas a su casa? —intervino Sai rápidamente.
—Mi novio tiene razón —agregó Sakura sin darle tiempo al azabache de replicar nada—. Por ejemplo Karin, ella y tú harían una gran pareja —le dijo lo más normal que pudo. La pelirroja la observó y sonrió con malicia.
—Ellos tienen razón Sasuke-kun, debes dejarlos que disfruten de su amor —comentó la chica de los anteojos con malicia.
—Hasta pronto —dijo Sai, llevándose a Sakura con él. Justo cuando pasaron a un costado del Uchiha, la pelirroja le tendió el sobre a la joven Haruno.
Perdóname Sasuke, pero no puedo permitir que nadie se entere de esto, la noticia seria fatal para mis padres. Las lágrimas comenzaban a juntarse en sus ojos, no deseaba que las cosas fueran de esa forma, pero no había vuelta atrás.
El trayecto a su casa estuvo en total silencio, en cuanto Sai aparcó el auto, Sakura bajó rápidamente sin si quiera mirar al chico. Tan sólo escuchó lo último que le dijo antes de que ella se alejara del auto, "Es lo mejor para todos".
Entró a la casa y se encerró en su habitación, debía ser fuerte porque lo peor estaba por venir, sabía que en cuanto Sasuke llegara a la casa iría a exigirle una explicación.
Y efectivamente, dos minutos después de ella, entró el Uchiha menor más que furioso. Se paró frente a la puerta de la joven de cabellos rosados y comenzó a dar fuertes golpes en la misma.
—¡Sakura!, ¡Abre la puerta! —gritó con rabia. La chica comenzó a temblar como una hoja—. ¡Si no abres, te juro que la tiro! —lentamente quitó el seguro y lo dejó entrar.
—¿Se puede saber porqué gritas de esa manera? —gritó tratando de disimular los nervios que sentía.
—Ahora mismo me va a explicar, ¿Qué es eso de que eres novia del perdedor de Sai? —preguntó al tiempo en que la tomaba del brazo y la acercaba a él.
—La verdad ¿A caso no te quedó claro? —le dijo al tiempo en que se soltaba del agarre.
—¡Tú no vas a estar con él!
—¿Por qué no? —lo encaró un poco más fría.
—Porque tú eres mía —su voz era realmente intimidante.
—Yo no soy un maldito objeto, lo nuestro fue un error —le dijo con el ceño fruncido.
—¿Eso crees? ¿Así que por eso estabas rara?, No te creo —dijo cruzándose de brazos.
—Es tú problema, la verdad es que jamás dejé de ver a Sai, de hecho el día de mi cumpleaños pasé toda la tarde con él —aseguró con firmeza. Sasuke se tensó al recordar ese día, definitivamente le resultaba increíble creer algo así, no después de lo que habían pasado juntos. Intentó buscar alguna explicación coherente a lo que ella le estaba diciendo pero no la encontraba, lo único que le venía a la mente era que desde ese día ella estaba más renuente a estar con él.
—Eres una maldita embustera —bufó con frialdad—. Me alegra mucho no sentir nada importante por ti, la verdad es que creo que eres peor que Karin —un fuerte golpe en su mejilla fue lo único que recibió de contestación.
—¡Lárgate! —gritó Sakura tratando de reprimir las lágrimas que comenzaban a acumularse en sus ojos. Sasuke salió sin decir una sola palabra más y se encerró en su habitación.
Por fin las lágrimas brotaron libremente por sus mejillas; las últimas palabras que Sasuke le dijo la habían herido demasiado. ¿Sería cierto que Sasuke no sentía nada por ella? Esas palabras le habían dolido mucho más que lo que ella acababa de hacer.
-o-
Los días comenzaron a transcurrir de manera lenta y dolorosa. Sasuke ni si quiera se dignaba a mirarla, en clases había cambiado su lugar con Sai para poder estar lejos de ella. En los ratos libres pasaba todo su tiempo con Karin y en la casa ambos se evitaban lo más posible.
Cada que lo veía con Karin su corazón se rompía más y más, la situación la estaba sobrepasando por completo, no soportaba estar así.
Pero en definitiva lo que la quebró totalmente, fue lo que escuchó al término de la semana. Caminaba hacia el estacionamiento con Sai -como siempre- y antes de llegar al coche del chico, escucharon las voces de dos chicas que hablaban animadamente. No le tomaron importancia hasta que Sakura reconoció la voz de Karin, justo cuando le contaba a su amiga lo bueno que era Sasuke en la cama.
En ese momento su mundo se le vino encima, nuevas gotas saladas resbalaban por sus mejillas. De camino a su casa no dijo una sola palabra, una vez que aparcaron Sai le impidió salir del auto.
—¿Tanto lo quieres? —le preguntó viéndola fijamente.
—Si.
—Perdóname, yo no debí obligarte a estar conmigo de esta manera —Sakura levantó la mirada y pudo notar que era sincero.
—No importa, gracias a eso me di cuenta que él realmente jamás sintió nada por mi.
—Es mi culpa, no debí ser egoísta —le dijo al tiempo en que la abrazaba—. Pero ya no llores, si él no te quiere él se lo pierde.
—No estoy así por eso —murmuró tratando de calmar el llanto—. Yo…
—¿Qué sucede? —le preguntó separándola levemente de él.
—Estoy esperando un hijo de él —el silencio se hizo presente, el chico no lograba asimilar lo que acababa de escuchar—. Ese fue el principal motivo por el cual acepté tú oferta, así yo podría decir que el hijo era tuyo y Sasuke no tendría problemas con mi padre por esto —nuevas gotas saladas brotaron de sus ojos—. Pero todo se salió de control, jamás imaginé que realmente Sasuke se quedaría con Karin. No puedo soportarlo, me duele demasiado.
—No te preocupes, yo te ayudaré en todo lo que haga falta —le dijo volviéndola a abrazar.
—Gracias, pero no hace falta; acabo de tomar una decisión y lo mejor será que me vaya.
—¿A dónde?
—Lejos —se separó totalmente del chico y salió del auto para encaminarse a su habitación.
Una vez ahí llenó una maleta con ropa, y varias cosas personales. Treinta minutos después, salió de la casa, se subió a su auto y se encaminó a la empresa de su padre.
Debía convencerlo y tenía una grandiosa idea. Una vez en el gran edificio, se aseguró de que su rostro no reflejara la tristeza y la ansiedad que estaba sintiendo.
—¿Estás segura de que es lo que quieres? —le preguntó Fujitaka nuevamente.
—Si papá, por favor déjame ir ¿si? —rogó una vez más. Su padre lucía serio e inexpresivo. Sakura le había dicho que deseaba ingresar a un importante curso para una universidad, lo convenció de que todas sus clases ya estaban totalmente acreditadas y que no habría problema para graduarse. Con eso esperaba ganar tiempo para enfrentarse a lo que vendría después.
—Es que no comprendo el porque de la prisa —comentó aún seriamente.
—Por favor papá —rogó una vez más—. Yo te llamaré seguido, además son sólo un par de meses ¿si?
—Bien —contestó luego de meditarlo nuevamente. Sakura lo abrazo con fuerza a la hora de despedirse, para después entregarle las llaves de su auto, ya que ella tomaría un taxi.
Lo que le había dicho no era una mentira como tal, de hecho el curso si existía y tenía la invitación, sólo que no iría a él.
-o-
¿En qué momento todo se vino abajo?
Eso se preguntaba una y otra vez el Uchiha menor. Justo cuando pensó que las cosas estaban de lo mejor, todo se arruinó.
En el momento en el que la Haruno le dijo que jamás dejó de estar con Sai, sintió unas enormes ganas de moler a golpes al bastardo que se atrevió a arrebatarle a su Sakura.
Al principio creyó que todo era una pantalla para ocultar su noviazgo, pero cuando escuchó lo que le dijo. La furia se hizo presente ¿A caso ella se había estado burlando de él?, sintió que su orgullo estaba siendo herido y no pudo resistirlo.
Las palabras que le dijo salieron de su boca sin que lo pensara, había sido realmente estúpido al decirle que no sentía nada importante por ella, pero no pudo arrepentirse, su orgullo se lo impedía.
En cuanto pensó mejor las cosas intentó en hablar con ella, pero jamás tuvo la oportunidad. Sakura pasaba todo su tiempo con Sai y eso lo enfurecía totalmente, tanto que sus intentos se iban por la borda. Por lo tanto decidió probar dándole celos, sabía todo lo que ella odiaba a Karin y pensó que la mejor manera de que Sakura reaccionara y regresara con él, era que lo viera cerca de la pelirroja.
Pronto la semana llegó a su fin y nada, jamás notó alguna diferencia en el comportamiento de la chica.
Ese mismo día en la tarde decidió hablar con ella por la fuerza. Pero en cuanto llegó a la casa, se dio cuenta que el convertible de Sakura no estaba, así que decidió esperar a que llegara.
Las horas pasaron de manera lenta y ella no regresaba. Cerca de las siete de la noche, escuchó que alguien llegaba a la casa, así que abrió la puerta para asomarse y divisó el convertible de la chica y el automóvil de su tío.
Posó su mirada en el convertible y espero ver a Sakura, más eso jamás sucedió. En su lugar, vio a su hermano mayor salir del auto y aproximarse a la casa, del otro auto sólo salió su tío, ¿Dónde estaba Sakura?
Una vez dentro de la casa; todos se encontraban en el comedor. Fujitaka les anunció la decisión de su hija, y les comentó que Sakura estaría fuera de la escuela durante un par de meses, debido a que asistiría a un curso para la universidad.
Al escuchar eso, Sasuke se sorprendió en demasía. Eso significaba que no la vería hasta la graduación, algo no estaba bien y él lo sabía ¿Qué era lo que estaba pasando?
-o-
A la mañana siguiente y para sorpresa de todos, Mikoto les anunció que ya había adquirido una casa muy cerca, así que la hora de la mudanza inevitablemente llegó. Definitivamente las cosas estaban más que mal. No sólo no sabía donde estaba Sakura, si no que además, ahora le sería más complicado obtener noticias de ella al ya no vivir bajo el mismo techo.
Los días comenzaron a transcurrir, su humor empeoraba a cada momento. Era más frío y cortante de lo normal, y no soportaba estar en compañía de nadie. Comenzaba a desesperarse, trató de investigar sobre ese dichoso curso, y cuando por fin lo averiguo, se enteró que ella no estaba ahí.
¿Entonces dónde estaba?
Luego de que se enterara, su humor estaba de lo peor. El jueves por la mañana, Karin intentó acercarse a él y este lo rechazó como de costumbre.
—¿Por qué me rechazas? —más no recibió contestació—. No me digas que extrañas a tú primita —se burló.
—Cállate —gruñó con el ceño fruncido—. No deberías estas así, lo que le pasa no es de tú incumbencia. Además no creo que por que esté fuera un par de meses, nadie se vaya a enterar de su embarazo —al instante Sasuke clavó su mirada sobre ella.
—¿Qué dices?
—Hay no lo sabías —comentó fingiendo inocencia—. Sakura estaba embarazada de Sai. ¿Por qué crees que regresó con él? —la ira que lo invadió en esos instantes, no se comparó con nada que hubiese sentido jamás.
Salió corriendo en busca de una sola persona, sólo tres palabras cruzaban su mente. Sakura. Embarazo. Sai.
En cuanto lo encontró, lo primero que hizo fue comenzar a golpearlo. Sai logró esquivar un par de golpes, pero otros no, en un giro inesperado Sasuke se posicionó sobre él y continuó golpeándolo con fuerza.
—Eres un maldito bastardo!, ¿Cómo te atreviste a embarazarla? —gritó furioso.
—¡No se de que estás hablando! —gritó propinándole un puñetazo en la boca al Uchiha.
—Sakura, ¡Maldito hijo de…!
—¡El único maldito eres tú! —gritó quitándoselo de encima—. ¡Sakura no esta embarazada de mí!, ¡El hijo que espera es tuyo!
Continuará…
<-- CAPITULO 11                     CAPITULO 13-->

No hay comentarios:

Publicar un comentario