jueves, 21 de junio de 2012

¿Primos? Cap16

Aquí les traigo el capitulo dieciséis.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben, son de Masashi Kishimoto.

¿PRIMOS?
By Tsukisaku
.
INMINENTE VERDAD I
.
Cuando lograron bajar, todos ya se encontraban de nuevo en la sala conversando animadamente, y antes de que lograran acercarse demasiado, el rubio los intercepto con una sonrisa pícara en los labios. Los arrastró a un lugar un poco más alejado y habló:
—¿Y bien?, ¿Ya arreglaron todo dattebayo? —preguntó con curiosidad. Sasuke sabía perfectamente a que se refería, mientras que Sakura pensaba que se refería al trabajo de investigación.
—Hmph —el rubio interpretó eso como un si.
—¡Genial 'ttebayo! —exclamó—. Gracias por haber perdonado al teme, Sakura-Chan —le dijo al tiempo en que la abrazaba con fuerza. En ese instante, la joven de cabellos rosados, comprendió que no se refería a la tarea—. No sabes lo patético que es cuando está deprimido —se separó de ella y acto seguido el Uchiha le golpeó la cabeza.
—¿Por qué no te guardas tus comentarios? —gruñó molesto.
—Tú lo sabes —aseguró Sakura viendo a Naruto bastante sorprendida. ¿Cómo es que…?
—Si —respondió el rubio—. No soy tan ingenuo Sakura-Chan —murmuró con una sonrisa.
—¿Y no te molesta?, es decir, no encuentras mal lo que… —no sabía exactamente como expresarse.
—No. Me alegra saber que tienes a alguien que te ame, no importa quien sea, incluso este teme —comentó recargando su brazo en el hombro del Uchiha.
—Usuratonkachi —bufó quitando el brazo del rubio.
—Gracias Naruto —dijo con alivio—. Además, también me alegra que por fin ustedes sean amigos.
—Hmph.
—Sin mi el teme estaría perdido 'ttebayo —comentó sonriente.
-o-

Horas más tarde Sakura se encontraba en su habitación con una gran sonrisa, estaba realmente feliz por haber hecho las pases con Sasuke. Lo amaba demasiado como para resignarse a estar sin él, que era exactamente lo que el Uchiha menor sentía con respecto a ella.
Estaba por quedarse dormida, cuando recibió un mensaje del azabache que decía: "Mañana serás mía, así que inventa una mentira para poder faltar a dormir, te veo a las seis en el parque principal de Roppongi Hills".
No sabía si sentirse molesta por el poco tacto del azabache, ó feliz por la idea de pasar la noche con él. Sonrió al recordar que su primera salida con él, había sido a Roppongi Hills, en aquella ocasión sólo iban como "primos" pero ahora irían como pareja, luego de enviar su respuesta, dejó el móvil nuevamente debajo de su almohada.
La vibración de su celular le anunció que acababa de recibir un mensaje, lo tomó y leyó lo que decía: "Te esperaré frente a la cascada, sólo espero que no te pierdas"
—Hmph —cerró el móvil y volvió a dejarlo sobre la repisa. Tenía planeado algo muy especial para Sakura, no era muy su estilo ser romántico, pero debía compensar el tiempo perdido.
-o-
En cuanto el sol iluminó su habitación, abrió los ojos con una gran sonrisa, tenía muchas cosas que hacer antes de ver a Sasuke. Antes de darse un baño, decidió bajar a desayunar algo, en cuanto llegó a la cocina se encontró a su madre haciendo el desayuno.
—¿Qué haces despierta tan temprano? —le preguntó Amy sorprendida.
—Es que tengo hambre —le dijo mientras buscaba un vaso para servirse jugo.
—Esta casi listo, ¿Qué tal pasaste la noche? —tomó un plato y le sirvió un par de hot cakes con mermelada.
—Como siempre —murmuró—. Por cierto, me gustaría que me dieras permiso para pasar la noche fuera hoy.
—¿A dónde irás? —le preguntó mientras continuaba cocinando.
—Me quedaré en casa de Hinata, es que las chicas organizaron una pijamada, ¿Puedo ir? —sabía perfectamente que era una mentira, pero no había logrado inventar algo mejor.
—Claro, de cualquier forma, hoy saldremos a cenar tu padre y yo con Mikoto y Minato —le dijo con una sonrisa.
—¡Gracias mami!, ah, y espero que se diviertan mucho.
Luego que terminara de desayunar, se dedicó a terminar el proyecto de literatura, un rato más tarde se bañó y se arregló para hacerle una visita rápida a Hinata, pues necesitaba planear bien su coartada para que no la agarraran desprevenida.
Tomó sus llaves y se apresuró a la entrada principal, estaba por salir cuando justo se topó con la joven Hyuga en la entrada de su casa.
—Hola —saludó la recién llegada.
—Hola Hinata, justo iba a verte —le dijo mientras la dejaba entrar.
—¿A sí?, bueno, ¿Podemos hablar en tú habitación? —la dueña de los ojos jade, asintió y la guió escaleras arriba. Una vez que se encontraron seguras dentro del cuarto de la chica, la Hyuga comenzó a hablar.
—Sakura, yo —se detuvo un momento para organizar lo que iba a decir—. Sabes que puedes confiar en mi, ¿cierto?
—¿A qué viene todo eso?, sabes que eres de mis mejores amigas —le dijo sentándose a un lado de ella.
—Bueno, yo sé que quizá no es de mi incumbencia, pero, yo se que no estuviste en un curso durante este mes —le dijo un tanto nerviosa. Pues en el fondo sentía una gran preocupación por lo que pasaba con su amiga.
—Hinata, yo —tomó una gran bocanada de aire antes de hablar—. Es cierto, no fui a ningún curso, La verdad es que estuve en otro lugar —fijó su vista en la colcha—. Yo necesitaba estar sola un tiempo para, organizar mis ideas, pero, ¿Cómo lo supiste?
—Es que llamé a ese lugar para saber si podía hablar contigo, y, me dijeron que nunca habías llegado, ¿Te pasa algo malo? —le preguntó Hinata.
—Ahora no, pero en ese momento tenía una gran preocupación —la joven de ojos perlados estuvo a punto de hablar, pero Sakura se adelantó—. Pero no te preocupes, todo quedó solucionado.
—¿Sasuke estaba involucrado?
—¿Por qué dices eso? —preguntó sorprendida.
—Porque él estuvo bastante raro, como triste y molesto, frustrado, diría yo —explicó con más tranquilidad.
—Si —la joven Haruno soltó un suspiro—. Él y yo tuvimos una serie de problemas, así que decidí alejarme de aquí para pensar. Aunque ahora todo está mejor —guardó silencio un momento—. Hinata —la llamó—, Sasuke y yo, somos novios —murmuró sonrojada.
—Me lo imaginaba —contestó esbozando una pequeña sonrisa—. Por un tiempo, ambos se veían sumamente felices, pero, ¿dijiste "somos"?, ¿Eso significa que aún salen juntos?
—Si —contestó esbozando una gran sonrisa—. Por eso es que quería verte, ¿Podrías hacerme un favor?
—Claro.
—Lo que pasa es que Sasuke y yo saldremos está noche, pero necesito que me cubras. Le dije a mi madre que me quedaría contigo —explicó un tanto nerviosa.
—No te preocupes Sakura, puedes contar conmigo —le dijo sonriente.
—Gracias Hinata —la abrazó con fuerza—. Sabía que podía confiar en ti.
Cerca de las cinco de la tarde, Sasuke se despidió de su madre y salió de la casa para encaminarse a su cita. Se subió a su auto y sacó su móvil.
—¡Teme! —exclamaron al otro lado de la línea.
—¿Todo quedó listo? —preguntó fríamente.
—Si, hace rato que regresé, no te preocupes, ¡Todo quedó como pediste dattebayo! —gritó eufórico.
—Hmph, eso espero —musitó al tiempo en que ponía en marcha su auto.
—No te canses de agradecerme —soltó con sarcasmo—, ¡Que se diviertan! —dijo entre risas.
—Dobe —murmuró antes de colgar.
Manejó a toda velocidad por las calles de Tokio para no llegar tarde a Roppongi Hills. Casi a las seis llegó a la pequeña zona, así que aparcó y se puso en marcha al parque principal.
A lo lejos divisó la cascada, así que apresuró el paso.
—Hola —saludó la joven de cabellos rosados, la cual estaba sentada en una de las bancas.
—¿Vamos? —preguntó el Uchiha menor.
—Si —murmuró al tiempo en que se ponía de pie. Le dio un corto beso en los labios y después lo tomó de la mano—. ¿A dónde iremos?
—A comer algo, y luego a un lugar más tranquilo —contestó Sasuke.
—¿Y qué excusa diste en casa? —preguntó.
—Ninguna —su respuesta no sorprendió en lo más mínimo a Sakura, puesto que sabía que Sasuke odiaba tener que dar explicaciones.
—¿Y has pensado a que universidad asistirás? —preguntó en un intento por hacer conversación.
—No
—¿Cómo que no? —clavó sus ojos sobre él—. ¿A caso no sabes que es un decisión importante?
—Hmph.
—¿Podrías decir algo más concreto? —cuestionó un poco exasperada.
—Tengo un par de opciones, pero estoy esperando a que tú decidas primero —le dijo viéndola de soslayo.
—¿Qué?
—¿De verdad pensaste que estarías lejos de mi nuevamente? —Sakura detuvo el paso y lo miró fijamente.
—¿Estás dispuesto a ir a donde yo quiera? —el azabache asintió y en respuesta, ella se lanzó a besarlo.
-o-
—Gracias por el pequeño préstamo —dijo el rubio—. Te lo pagará el teme —gregó con una sonrisa.
—Hmph, ¿Sabes dónde está él? —preguntó el Uchiha mayor.
—Fue a Rop… —se cubrió la boca con una mano, antes de cometer una imprudencia.
—¿A dónde? —preguntó Itachi con el ceño fruncido.
—No sé —mintió al tiempo en que llevaba su mano a su nuca y soltaba una risa nerviosa.
—Así que también lo sabes —murmuró Itachi con una pequeña sonrisa.
—¿Tú también? —preguntó incrédulo Naruto. El azabache asintió.
—Espero que lo confiesen antes de que los descubran —murmuró.
—Por cierto, ¿Sabes a donde fue mi padre? —preguntó el rubio.
—Fue a cenar con mi madre y mis tíos a uno de los restaurantes de Roppongi Hills —Naruto abrió los ojos desmesuradamente.
—¡No puede ser! —gritó—. ¡Ellos también están ahí 'ttebayo!
—¿Qué?
—¡Tenemos que hacer algo!
—Sígueme —ambos salieron de la casa y se pusieron en marcha en el auto del Uchiha mayor. De todos los lugares de todo Japón, justo se les ocurría ir al mismo que sus padres.
Si bien es cierto que Roppongi Hills es como una pequeña ciudad, llenó de todo tipo de negocios y atracciones, también es cierto que la suerte no estaba esa noche con Sakura y Sasuke, tanto que ahora mismo se encontraban en el mismo lugar que sus padres.
¿Cuáles eran las posibilidades de topárselos esa noche?
Entraron al establecimiento y pidieron una mesa. La encargada los guió a una mesa para dos, en la parte más reservada del restaurante. En lo que miraban la carta para ordenar, el móvil de Sasuke comenzó a sonar.
Miró la pantalla y soltó un gruñido.
—¿Qué?
¡Teme! —gritó tanto que Sasuke tuvo que separar el aparato de su oído—. ¡Es ur, te, nues, dres, ra, allá! —la comunicación comenzaba a distorsionarse.
—No entiendo nada —gruñó molesto, pensando que Naruto sólo le hablaba para molestarlo.
—¡Escúchame! —volvió a gritar el rubio, a pesar de que no escuchaba nada—  . ¡Es urgente, nuestros padres van para allá! —gritó, pero lo único que recibió de respuesta fue el sonido que indicaba que la llamada se había cortado.
—¿Qué quería Naruto? —preguntó Sakura.
—Molestar —bufó el Uchiha molesto. El sonido del móvil de Sakura se hizo presente.
—Es Naruto —murmuró al ver el nombre registrado—. ¿Qué pasa? —preguntó contestando la llamada.
—¡Sakura-Ch, es urg, que, sen, nues, para,! —gritó pero la comunicación seguía cortándose.
—Naruto no entiendo nada, la comunicación está mal.
¡Salgan,pe, gro! —y de pronto no escuchó nada más.
—Se cortó —murmuró guardando el celular—. ¿Pasará algo importante?
—Hmph, seguro que es sólo una de sus tontas histerias —bufó Sasuke—. No le des importancia.
—Ok.
Naruto guardó su móvil y decidió marcarles nuevamente cuando ya estuvieran más cerca de su destino. Itachi manejó a toda velocidad para poder llegar antes que sus padres, ó mínimo justo al mismo tiempo.
La posibilidad de que todos se encontraran era mínima, pero aún así, era mejor asegurarse de que eso no pasara.
Por suerte, el rubio conocía un par de atajos que les estaban siendo de mucha utilidad, así que no tardarían más de veinte minutos en llegar a Roppongi Hills.
Mientras tanto a una distancia considerable de ellos, el cuarteto de adultos, estaba un poco más cerca de llegar. Ellos se dirigían a uno de los restaurantes más exclusivos de la zona.
Un rato después, las dos parejas se encaminaron hacía el centro, iban conversando de trivialidades de manera alegre. Estaban por llegar, cuando vieron algo que logró que se detuvieran de golpe, a dos edificios de ellos, se encontraban Sakura y Sasuke en una situación no muy apta para familiares.
Naruto e Itachi corrían camino al edificio donde sabían que los podrían encontrar, menos de un kilómetro después se detuvieron de golpe al ver a sus padres viendo lo mismo que ellos, Sasuke tenía acorralada a Sakura contra la pared de uno de los edificios y se besaban de manera apasionada.
—¡Aléjate de mi hija! —gritó furioso Fujitaka al tiempo en que todos se situaban a un lado de ellos.
Al instante se separaron y giraron su rostro para toparse con sus padres.
¿Qué hacer en una situación como esa?
Todos permanecían en silencio, al parecer buscando las palabras correctas, Sakura miraba con terror a su padre, mientras que la expresión de Sasuke era de completa indiferencia a pesar de que en el fondo si estaba preocupado por lo que sucedería a continuación.
Amy Haruno parecía no terminar de creerse lo que sus ojos habían visto segundos antes, al igual que Minato. La única que no estaba tan impactada era Mikoto, claro que sentía preocupación, pero no exactamente por el mismo motivo que los demás.
—Ahora mismo me van a explicar, ¿Qué es lo que estaban haciendo? —gruñó Fujitaka fulminando con la mirada a ambos jóvenes. Sakura abrió la boca un par de veces para decir algo, pero las palabras se negaban a salir de su boca. Sasuke tampoco dijo nada, puesto que las únicas respuestas que se le ocurrían le resultaban demasiado obvias y quizá sólo empeoraría la situación.
—Tío, ¿Por qué no mejor vamos a otro lugar más tranquilo para hablar? —intervino Itachi con tranquilidad.
—¿Tú porqué estás aquí? — le preguntó a Itachi sin despegar la mirada de su hija.
—Quería evitar esto —contestó.
—¿Lo sabías? —preguntó ésta vez Amy.
—Sospechaba —murmuró. Sasuke clavó la vista en él y sonrió de manera casi imperceptible, Debí imaginarlo.
—¿Por qué nunca nos dijiste nada? —preguntó Fujitaka furioso.
—No es cosa mía, ellos debían contárselos —respondió fríamente.
—Tú —gruñó al tiempo en que tomaba a Sasuke del cuello de la camisa—. Te voy a…
—¡Ya basta! —habló Mikoto por primera vez—. ¡Suelta a mi hijo!, él no tiene la culpa de esto.
—¿Qué?, ¿Insinúas que esto es culpa de Sakura? —preguntó clavando sus ojos en ella.
—No, no es su culpa, son sólo adolescentes —respondió sosteniendo la fría mirada de Fujitaka.
—No son "sólo adolescentes", ¡Son primos! —gritó mientras aferraba su agarre contra Sasuke.
—¡No! —gritó Mikoto nuevamente—. ¡No lo son!
—¿Qué dijiste? —preguntaron casi todos los presentes, clavando su mirada en ella.
—Sasuke no es primo de Sakura —la verdad cayó sobre todos como un balde de agua helada, nadie esperaba escuchar eso, especialmente Sasuke.
¿Qué significa eso de que no soy su primo?, ¿Cómo es eso posible?
Continuará…

<-- CAPITULO 15                     CAPITULO 17-->

No hay comentarios:

Publicar un comentario