jueves, 21 de junio de 2012

¿Primos? Cap18

Aquí les traigo el capitulo dieciocho.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben, son de Masashi Kishimoto,
Aclaraciones: Ninguna, por ahora, Lime.
¿PRIMOS?
By Tsukisaku
.
JUGANDO CON FUEGO
.
Tal y como el Uchiha menor pensó, todo el mundo comenzó a preguntarles miles de cosas y aunque en el fondo comprendía que lo hacían por mera curiosidad y porque eran sus amigos, el tema no dejaba de fastidiarle.
¿Por qué tenemos que responderles tan detalladamente?, se preguntaba a cada instante.
Por suerte podía relajarse durante el tiempo que duraban las clases, una vez que llegó la hora del almuerzo, todos se encaminaron al comedor, compraron unas cuantas cosas para comer y se sentaron en su acostumbrada mesa.
—Esto es tan sorprendente —murmuró la rubia, pasando su mirada de Sasuke a Naruto alternadamente—. Aún no puedo creérmelo.
—Lo sé —prosiguió Tenten—. Son tan diferentes, pero al mismo tiempo, parecidos. Y además está la noticia del noviazgo —agregó posando su mirada en Sakura.
—Si —secundó Ino—. ¡No puedo creer que no nos contaras nada frentona!, ¿Qué clase de amiga eres? —reclamó con el ceño ligeramente fruncido.
—Ino —intervino Hinata—. Ella tuvo sus motivos, deberías dejarla tranquila —le dijo seriamente.
—Ahora comprendo varias cosas —comentó Neji—. Como la pelea de Sai y Sasuke —dijo con un toque de indiferencia.
—¿Te peleaste con Sai? —le preguntó Sakura al Uchiha, bastante sorprendida.
—Hmph, fue algo sin importancia —contestó antes de darle un sorbo a su jugo.
—Así es Sakura, nada de que preocuparse —agregó Sai con una de sus típicas sonrisas.
La charla continuó un rato más, hasta que tuvieron que regresar a su salón. El resto de las clases pasó de manera rápida, ahora que Sasuke y Sakura volvían a compartir mesa, el azabache aprovechaba para colar su mano por debajo de la falda de su novia, cada que se le daba la gana.
Le fascinaba poder acariciar las suaves piernas de Sakura, sin que nadie lo notara, era algo sumamente excitante.

Durante la última hora tenían clase de Literatura, así que el profesor les entregó unos textos para que los leyeran en voz alta. Se irían turnando conforme lo pidiera.
Todo el mundo tomó sus hojas, y el profesor le indicó a Ino que comenzara a leer.
—Tentados por el pecado —leyó en el título, y al instante se sonrojó—. ¿Qué clase de lectura es esta? —preguntó clavando sus ojos azules sobre los de su sensei, Kakashi Hatake.
—Erótica —respondió tranquilamente, como estuviese hablando del clima. Al instante todo el mundo comenzó a murmurar por lo bajo, ¿Qué clase de profesor pone a leer a sus alumnos cosas eróticas?
—¿Esto es enserio? —preguntó arqueando una ceja.
—Claro —aseguró sonriendo por debajo de una mascara que le encantaba usar—, No debería sorprenderlos, el erotismo es básico para personas de su edad, así que no creo que vayan a leer algo que los sorprenda. Así que, a leer señorita Yamanaka. —Ino asintió sonrojada y comenzó con la lectura.
Todo el mundo parecía bastante interesado en lo que estaban leyendo, era la primera vez que su sensei los ponía a leer algo así, por lo tanto, estaban aprovechando.
Luego de Ino siguió Tenten, Karin, Neji, Gaara y Hinata, quien estaba roja como un farolillo de navidad y se trababa mucho al leer.
Prosiguió Sasuke, quien leyó impecablemente. Sakura lo escuchaba leer a su lado y la piel se le erizaba, le encantaba la voz del Uchiha menor, y ahora que leía algo erótico, comenzaba a excitarse. Y al parecer, no era la única que lo creía, pues varias chicas de la clase parecían fascinadas.
El turno de Sasuke terminó, y fue el turno de la joven de cabellos rosados, tomó sus hojas y continuó donde el azabache se quedó:
—"Terminé de curar su mano y le coloqué una venda. —Gracias—murmuró viéndome fijamente a los ojos. Se veía tan exquisitamente hermosa, que las ganas de besarla me invadieron fuertemente. La escaneé con la mirada antes de acercarme a ella. Su cabello estaba ligeramente desordenado, sus mejillas estaban cubiertas por un ligero rubor que la hacía ver tierna, sus labios se encontraban entre abiertos, lucían carnosos y apetecibles. Levanté mi mano derecha y acaricié su mejilla, sus ojos se cerraron al tacto y soltó un casi inaudible suspiro. Sonreí, era ahora ó nunca…"
Sasuke la observaba y sonrió, Sakura estaba sonrojada y parecía que le daba un poco de timidez leer, así que decidió ayudarla a relajarse. Miró a todo el mundo de reojo y nadie los veía, pues todos estaban demasiado ensimismados en la historia, como para prestarles atención.
Coló su mano por debajo de la falda y comenzó a acariciarla lentamente, al instante la joven Haruno se sonrojó aún más, sentía como su corazón se agitaba y la respiración amenazaba con faltarle, ¿Cómo se atreve a hacerme esto cuando estoy leyendo?, bajó la mano y trató de quitar la de Sasuke, más el chico entrelazó sus dedos con los de ella y continuó tocándola, haciéndola tocarse a sí misma.
Por más que trató de evitarlo, no logró zafarse del agarre, y luego de un par de segundos, comenzó a disfrutarlo.
Ambos estaban excitados.
Sakura trató de que la respiración no le fallara, para poder seguir leyendo:—" Pronto la falta de oxigeno, nos obligó a separarnos, y sin perder tiempo, la levanté del piso, obligándola a enrollar sus piernas en mi cintura. Su respiración era entrecortada y chocaba en mi oído, en tanto yo mordisqueaba su cuello, me las ingenié para abrir la puerta de mi habitación y cerrarla después," — se detuvo de golpe al sentir su mano entrelazada con la de su novio, rozar su sexo por encima de las bragas. Un gemido deseaba escapar de su boca, se mordió la lengua con fuerza y tomó una gran bocanada de aire.
—¿Sucede algo señorita Haruno? —le preguntó Kakashi, la chica levantó la vista y negó con la cabeza. El Uchiha sonrió—. Entonces prosiga —pidió. Sakura regresó la vista a las hojas y continuó.
"Dejé sus labios y me quité la camiseta para aventarla a un costado; deslicé mis manos por su estomago para después comenzar a subir su polera. Pasé mi lengua por su cremosa piel lentamente, en tanto continuaba subiendo la tela de la blusa, sus manos se aferraron con fuerza a mi cabello, logrando excitarme aún más," —su respiración falló y un —casi imperceptible— gemido, escapó de su boca.
Sasuke continuaba estimulando su sexo con ambas manos, y eso la estaba volviendo loca.
Sasuke, si continúa así, no podré contenerme. Tomó otra gran bocanada de aire y prosiguió. ¡Maldita lectura, maldito Sasuke, y maldito Kakashi por hacerme leer esto!
Leyó un par de líneas más, y el timbre sonó; al instante soltó las hojas y cerró los ojos.
—¡Bien!, es todo por hoy, nos veremos mañana —y sin más salió del aula. En ese instante, Sasuke soltó a Sakura y guardó sus cosas en la mochila para salir de ahí.
El aula estaba casi vacía, únicamente quedaban algunos de sus amigos. Sasuke estaba por levantarse, cuando la joven de cabellos rosados lo detuvo del brazo con fuerza. Se las ingenió para sentarse a horcadas sobre él y lo besó de manera apasionada.
Nada le importaba, estaba tan excitada, que lo único que deseaba era besar a su novio y nada más. El Uchiha no dijo nada y correspondió de igual forma, unos segundos después, se separaron debido a la falta de aire y Sakura se quitó de las piernas de su novio para ponerse de pie.
Tomó su mochila y se encaminó a la salida, Sasuke gruñó y la siguió.
—No vuelvas a hacerme eso en clase —se quejó por lo bajo, en tanto caminaban hacía el estacionamiento—. O la siguiente vez, el que sufrirá, será otro —amenazó con una sonrisa.
—Hmphh, sería interesante —murmuró antes de tomar de la mano a su novia y continuar caminando al estacionamiento.
Sus amigos llegaron con ellos e intercambiaron un par de palabras, antes de despedirse. Estaban por irse cada uno a sus respectivos autos, cuando alguien se les acercó.
—Así que los rumores son ciertos —afirmó con malicia. Nadie necesitó girar el rostro para adivinar a quien pertenecía esa voz—. Los "primos", ahora son novios —la Haruno la fulminó con la mirada, deseaba golpearla con todas sus fuerzas.
—Guarda tu veneno para alguien que le interese —le dijo Sakura—. Porque la siguiente vez que abras tu boca cerca de mí ó de mis amigos, te romperé la cara de zorra que tienes —la amenazó. La pelirroja no dijo nada, sólo la miró con odio, antes de girarse y salir de ahí.
—¡Bien dicho frentona! —la felicitó Ino con una gran sonrisa.
—Justo lo que se merecía —agregó Tenten sonriente.
Luego de un par de felicitaciones más, todo el mundo se despidió y se subieron a sus respectivos coches.
Sasuke llevó a Sakura a su casa para que la conociera. Aparcó frente a la mansión y ayudó a bajar a la chica, para después guiarla al interior.
La casa era grande y hermosa. Las paredes estaban pintadas de colores claros y adornadas con cuadros sumamente hermosos, los muebles estaban perfectamente tallados y brillaban.
—Es muy bonita —murmuró Sakura con la vista fija en el candelabro que colgaba del techo.
—Hmph, y eso que aún no vez lo mejor —le dijo el azabache con una pequeña sonrisa adornando su rostro. La tomó de la mano y la guió escaleras arriba. Caminaron por el pasillo principal y se detuvieron frente a la última puerta del lado derecho.
—¿Qué te parece? —preguntó el Uchiha, una vez que estuvieron dentro.
—Muy familiar —le dijo observando la estancia—. De hecho creo que es igual a la que tenías en mi casa —el chico se encogió de hombros.
Sakura lo abrazó y lo besó con dulzura.
Le encantaba poder estar con él sin que nadie le dijera nada malo. Por primera vez en mucho tiempo se sentía feliz y libre.
-o-
Al día siguiente, casi el noventa por ciento de los estudiantes ya comentaban el reciente noviazgo de Sakura y Sasuke, y la recién descubierta hermandad entre el azabache y el rubio. Cosa que realmente molestaba al Uchiha menor, pero que trataba de ignorar.
Le molestaba que la gente hablara de su vida como si realmente les importase. Lo único bueno de todo, es que Sakura lograba distraerlo y disipar un poco su mal humor.
Justo como el día anterior, la última hora llegó, y con ella Kakashi y su clase de literatura.
Sakura se sonrojó al recordar lo que Sasuke había hecho la última vez, y la advertencia que ella le hizo. Conocía al Uchiha y sabía que la tentaría para hacer que cumpliera su amenaza.
—Bien —inició el sujeto de cabellos plateados—. Les repartiré nuevas hojas y todos leerán un párrafo —les dijo sacando un puñado de hojas de su portafolio. Se las entregó a Lee para que las repartiera y una vez que todos tuvieron una copia, comenzaron a leer.
La joven de cabellos rosados miró de soslayo al Uchiha, y notó que este parecía no prestarle atención, así que se dedicó a seguir la lectura. Un par de párrafos más tarde, llegó la hora de que la joven Haruno leyera, tomó sus hojas y comenzó a leer en voz alta.
A penas había avanzado dos líneas, cuando una fría mano empezó a deslizarse por debajo de su falda, maldijo mentalmente y continuó leyendo para que nadie se diera cuenta de lo que sucedía.
Su corazón latía desbocadamente y podía jurar que su rostro ardía. La mano subió y subió más, hasta posarse sobre su sexo. Se mordió el labio, respiró profundamente y prosiguió con su lectura.
Su intimidad palpitaba y se humedecía, ¡kamisama!, tenía tantas ganas de gemir y ¡no podía!
¡Maldito Uchiha! Gritó mentalmente.
Sasuke comenzó a acariciar su sexo con sus dedos, logrando que la humedad en sus bragas, aumentara. Si las cosas seguían así, la respiración le faltaría y muy pronto.
Por suerte, terminó el párrafo y fue el turno de Naruto para leer. Soltó el aire de golpe y fulminó con la mirada a su novio, quien solo atinó a sonreír de lado.
¡Ya me las pagarás!, el Uchiha menor retiró su mano y se concentró en la lectura.
Un rato y varías equivocaciones después, el rubio terminó de leer y ahora fue el turno del Uchiha para continuar.
Sakura sonrió al escucharlo. Tomó una gran bocanada de aire y lentamente llevó su mano a la rodilla del chico. Nunca había intentado algo como eso, pero estaba dispuesta a demostrarle al azabache que no era bueno tentarla de esa manera.
Sasuke pareció hacer caso omiso de la mano de la chica y continuó leyendo. Sakura subió su mano lentamente por el muslo del chico, hasta posarla sobre el cierre del pantalón, el azabache la miró de soslayo por una fracción de segundo y sonrió.
La joven de cabellos rosados deslizó el cierre e introdujo su mano para acariciar el miembro por encima de los boxers. Hasta ese momento, Sasuke titubeó, respiró profundamente y continuó.
Por su cabeza jamás pasó, que de verdad su novia cumpliría su amenaza, y ahora comenzaba a excitarse, y si las cosas seguían así, estaba seguro que no podría contenerse por mucho tiempo.
Sakura deslizó un par de dedos por la hendidura del boxer, para frotar la creciente erección del azabache.
Sasuke la volvió a mirar de soslayo y observó como la chica se pasaba la lengua por los labios, ¡Mierda!, eso sólo logró excitarlo aún más.
Las ganas de besarla y lamer sus labios, crecieron considerablemente.
En cuanto Sakura se dio cuenta que el renglón estaba por terminar, sacó su mano y la colocó sobre sus piernas. Observó a través de la ventana y trató de distraerse para que el sonrojo de sus mejillas disminuyera un poco, aunque tomando en cuenta lo que leían, nadie notaría nada raro en su reacción, ya que varias chicas estaban sonrojadas y acaloradas.
Gaara continuó leyendo y Sasuke dejó las hojas sobre la mesa, bajó la mirada y notó su erección.
¿Y ahora?
Necesitaba liberar tensiones. Gracias a su novia estaba excitado y como aún estaban en clase, no podía hacer nada, salvo gruñir.
Esperó a que los diez minutos que quedaban de clase, pasaran rápidamente. El timbre sonó y todo el mundo desalojó el aula, tomó sus cosas y salió en compañía de Sakura.
La erección se había disipado, pero ahora tenía más ganas que nunca de hundirse en ella y hacerla gemir.
Tenían casi dos meses sin estar juntos, y su deseo por ella crecía más y más, sobre todo ahora después de esas caricias.
Como de costumbre, se despidieron de sus amigos y subieron al auto del Uchiha para encaminarse a su casa. Manejó a toda velocidad y aparcó frente a la mansión de los Haruno unos minutos más tarde.
Ayudó a Sakura a bajar del convertible y prácticamente la arrastró hacía el segundo piso, la joven Haruno solo atinó a sonreír, ella al igual que su novio, anhelaba poder sentirlo dentro de sí.
—¿Te apetece leer algo? —preguntó Sasuke cerrando la puerta tras de sí.
—Quizá —contestó Sakura pasando su lengua por sus labios.
—Hmph —sonrió de lado y acortó la distancia que los separaba.
No pensó en nada más, que en poseerla ya mismo. Ni si quiera le importo que alguien pudiese verlos, después de todo, jugar con fuego le encantaba.
Continuará…
<-- CAPITULO 17                     CAPITULO 19-->

No hay comentarios:

Publicar un comentario