miércoles, 13 de junio de 2012

¿Primos? Cap6

Pues aquí les traigo el sexto capitulo.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben, son de Masashi Kishimoto.

¿PRIMOS?
By Tsukisaku
.
UN AVANCE, UNA RELACIÓN

¡Era oficial! Ambos se gustaban, se sentían atraídos, se deseaban más que nada. Cada beso que se daban era diferente en varios niveles, los hacía sentir algo que jamás habían pensado en sentir.
Sasuke se aseguró de cerrar la puerta y continuó besando esos labios que tanto le agradaban. La joven de cabellos rosados le mordió el labio inferior logrando que el chico soltara un pequeño gruñido, pronto su lengua invadió la cavidad de la chica. Era un beso tan fogoso que en unos segundos ya no les sería suficiente.
Lentamente las manos de la Sakura comenzaron a acariciar el torso desnudo del azabache, era un placer poder deleitarse con tal monumento. En tanto, el Uchiha llevo sus manos al borde de la polera de la chica, para después lograr quitársela de manera rápida, dejándola únicamente son su sostén. Una de sus manos se posiciono sobre uno de sus senos mientras su boca se ocupaba en besar el cuello de la joven.
Sakura se sentía desfallecer, las caricias que le regalaba el chico eran magnificas. Mientras soltaba uno que otro suspiro, sus manos bajaron lentamente hacia la bermuda del chico y se la empezó a bajar; Sasuke al notar sus intenciones, terminó de quitarse la prenda para después hacer lo mismo con el pantalón de ella.

Una vez que sólo quedaron en ropa interior. El azabache guió a la Haruno a la cama y se dejaron caer sobre ella. Recargó su peso en sus brazos para no aplastarla por completo. Se volvieron a unir en otro demandante beso, las manos de Sasuke aprovecharon para despojar a la chica la prenda que cubría sus senos y lanzarla lejos.
Abandonó los rosados labios para comenzar a bajar dejando un camino de besos. Sakura permanecía con los ojos cerrados mientras enredaba sus manos en el rebelde cabello del chico. Su corazón latía rápidamente a cada avance que tenían, Sasuke apretó con una de sus manos uno de los pechos de la joven, haciendo que a ella se le escapara un gemido por el placer que sentía; en tanto con su boca se adueño del otro, succiono, mordisqueo, lamió, extasiándose del sabor que emanaba de la Sakura. Ambos estaban muy excitados, la joven de cabellos rosados podía sentir como cierta parte del cuerpo del chico comenzaba a reaccionar. Deseaba poder sentirlo dentro de ella.
Una vez que dio especial atención a ambos senos, comenzó a bajar por el abdomen de la chica dejando pequeños besos en el camino. Hasta llegar a su intimidad, suavemente le retiro las bragas, y una vez que logró deshacerse de la prenda comenzó a abrirle las piernas. Instantáneamente Sakura lo jalo para besarlo apasionadamente posesionándose encima de él, lentamente le quitó los boxers quedando así ambos desnudos. Sus sexos entraron en contacto, dándoles electrizantes oleadas de placer, la Sakura besaba el cuello del chico mientras masajeaba su miembro erecto, arrancándole uno que otro gemido; rápidamente el chico se volvió a posicionar encima de ella.
La Haruno enredó sus piernas alrededor de la cintura del oji-negro, él la miró con intensidad antes de continuar. Ella solo atino a besarlo, lentamente comenzó a penetrarla. Una vez que su miembro se encontró totalmente dentro de la chica, ambos sintieron que eran como uno sólo. Las estocadas eran en un principio lentas, pero con el paso de los segundos, se volvían más rápidas y llenas de placer. Sus cuerpos estaban sudorosos, se acariciaban de manera tranquila y amorosa.
Sakura no aguantaba todo el placer que sentía, mientras que Sasuke la besaba tratando de no dejar escapar los gemidos de ambos. La chica acariciaba al pelinegro, mientras el besaba su cuello y mordisqueaba sus senos, ambos estaban gozando, sabían que el placer que recibían era único y que jamás sentirían algo igual con nadie. Ninguno podía mas, el pelinegro aceleró las embestidas y pronto ambos llegaron al clímax, él terminó dentro de ella y se dejó caer agotado.
¡Había sido la mejor experiencia de sus vidas!
¿Cómo poder describir lo que en ese momento sentían?
El azabache salió de ella y se tumbo a su lado abrazándola de la cintura y pegándola a él.
¡Jamás había sentido algo igual! Definitivamente Sakura es única, no me importa que sea mi "prima" ahora es toda mía. Pensó mientras depositaba un corto beso en la mejilla de la susodicha.
¡Ha sido la experiencia más maravillosa de toda mi vida!, jamás creí que pudiera sentir tanto en una noche. Ni si quiera con Sai sentí algo parecido, Ahora comprendo lo que es hacer el amor verdaderamente. Pensó en tanto acariciaba con su mano el torso del chico.
—Sasuke —lo llamó en voz baja.
—¿Hmph? —la chica no pudo evitar rodar los ojos, él si sabía como arruinar un lindo momento.
—¿Significa que ahora eres mi, novio? —preguntó con un ligero rubor en sus mejillas.
—¿Acaso pensabas que dejaría que alguien más se te acercara? —respondió con otra pregunta—. Ahora eres toda mía.
—¿Tuya? —la chica sonrió levemente ante las palabras del chico—. Lo único que me molesta de esto, es que no podemos decírselo a nadie —murmuró con un deje de tristeza.
—No importa —comentó acariciando la mejilla de la chica y viéndola a los ojos—. Por ahora es lo mejor, además será divertido —Sakura le dio un beso en los labios.
—Tienes razón —le dijo antes de volver a besarlo.
-o-
A la mañana siguiente los rayos de sol iluminaban el lugar. La dueña de los cabellos rosados abrió los ojos pesadamente y soltó un bostezo. Miró el reloj de su pared.
—¡Las nueve de la mañana! —gritó tratando de levantarse, pero algo ó alguien se lo impidió. Sasuke la tenía bien sujeta de la cintura—. Sasuke, despierta ya es hora de levantarse —le dijo moviéndolo con la mano. El chico sólo soltó un gruñido—. Si no me levanto ya, ¡mi madre vendrá a buscarme!
—Hmph —el Uchiha se removió y abrió los ojos—Que molesta eres. murmuró.
—¿Molesta? —bufó con el ceño fruncido. Se acerco a él y comenzó a depositar besos en el cuello del chico—. ¿Con que molesta, eh? —le preguntó entre besos.
—Hmph —tomó su rostro entre sus manos y la besó en los labios—. Pero eres mí molestia —la chica sonrió.
—De verdad, ya levántate ó nos pillarán.
—Hmph, bien —bufó frunciendo el ceño. Se puso de pie y recogió su ropa del piso ante la atenta mirada de la chica.
—¿Quieres apresurarte? Ó ¿Tratas de incitarme? —preguntó picadamente.
—Hmph, yo no tengo la culpa de que seas una pervertida —se burló el Uchihca, comenzando a vestirse con una pequeña sonrisa en el rostro.
—Ja, ja —musitó con sarcasmo—. Aquí el único pervertido eres tú.
—Hmph —el chico terminó de vestirse y se acerco a ella—. Pues entonces ya no me provoques, y cubre tú cuerpo desnudo —le susurró en el oído. Sakura bajo su mirada y se dio cuenta que no llevaba nada, tomó la sabana y se cubrió rápidamente con un ligero rubor en sus mejillas.
—Eres un…
—¿Amor? —se adelanto el chico.
—Arrogante —aclaró con una sonrisa—. Pero eres mi arrogante —susurró cerca de sus labios, para después besarlo apasionadamente.
Unos minutos después el azabache abandonó la habitación, dejando a Sakura con una gran sonrisa en el rostro. ¡Todavía no me lo puedo creer! ¡Sasuke y yo juntos! Desbordaba felicidad, se levantó y se metió al baño. Debía bañarse para bajar a saludar a su mamá.
Se duchó rápidamente y un rato después, ya estaba vestida y arreglada.
—Buenos días —saludó a su madre, la cual estaba terminando de servir el desayuno.
—¿Cómo amaneciste?
—Bien, ¿Te ayudo en algo?
—No, ya todo esta listo, —comentó al tiempo en que tomaba una jarra de jugo de naranja—. ¿Qué te parece si esta tarde me acompañas de compras?
—¿Qué necesitas? —dijo al tiempo en el que tomaba asiento.
—Mikoto y yo iremos a comprar cosas para el bebé —dijo con una sonrisa en el rostro.
—¡Claro que si! —exclamó feliz. La idea de tener un hermanito la emocionaba mucho. Los bebes le fascinaban y con gusto acompañaría a su madre a hacer las compras.
—Buenos días —saludó Mikoto que entraba al comedor.
—Hola tía —saludó Sakura con algo de pena. Al ver a su tía un pequeño sentimiento de culpabilidad la invadía, sentía que lo que hacia no estaba correcto—. ¿Nos acompañarás de compras?
—Si.
—¿Van a salir? —preguntó el Uchiha mayor que entraba al comedor.
—Así es hijo, hoy será un día de mujeres —explicó Mikoto—. Por lo tanto se quedarán solos.
—Hmph.
—Buenos días —saludó el Uchiha menor mientras se sentaba en su lugar.
Una vez que Fujitaka llegó al comedor; todos se sentaron y se pusieron a degustar los alimentos. Sakura y Sasuke comían en silencio mientras se miraban de soslayo. Itachi estaba muy atento a su hermano menor lo conocía bastante bien, y sabía que se traía algo entre manos y tarde ó temprano lo averiguaría.
Luego del desayuno; las tres mujeres de la casa salieron rumbo al centro comercial.
—¿Vas a salir? —preguntó el chico de cabellos negros entrando a la habitación de su hermano menor.
—Si, saldré con unos amigos —contestó sin verlo.
—Estás extraño, ¿Te sucedió algo interesante?
—No, me voy —y sin más salió del lugar. ¿A qué había venido todo eso? Se preguntaba.
El Uchiha menor se subió a su auto y se encamino a la mansión Hyuga. Había quedado en salir con los chicos un rato. Mientras manejaba, las escenas de la noche anterior golpeaban su mente, había sido muy especial.
Una vez que llegó a su destino, lo recibió el chico de ojos perlados y el pelirrojo. Tenían planes de ir a jugar un partido de futbol, así que tomaron sus cosas y se marcharon a su juego.
Pronto el móvil de uno de ellos comenzó a sonar—. ¿Si? —dijo el pelirrojo que estaba en el asiento trasero.
¡Hola amor! —le dijo una voz femenina.
—¿Qué paso? —preguntó fríamente.
Quiero avisarte que las chicas y yo decidimos salir hoy en la noche a bailar —el chico frunció el ceño.
—¿Solas?
Si, será una noche de mujeres —la rubia se imaginaba la cara que el chico había puesto.
—Hmph
Sólo te avisaba ¿vale? Te dejo, porque voy a hacer unas pequeñas compras, bye —y cortó la comunicación.
Gaara se había quedado un poco molesto ¿Qué había sido eso? Sasuke lo observó por el espejo retrovisor y sintió curiosidad.
—¿Pasó algo malo? —le preguntó.
—No, era Ino. Me dijo que las chicas decidieron salir a bailar, solas —explicó sin cambiar su expresión.
—¿Solas? —Intervino Neji—. De seguro planean andar por ahí como chicas solteras —murmuró frunciendo el ceño.
—Hmph —al Uchiha tampoco le agradaba nada eso—. No se saldrán con la suya —sus acompañantes lo miraron con los ojos entrecerrados.
—¿Y tú porque tanto interés? Sakura es sólo tu prima y ella si es soltera —el azabache apretó el volante.
—Si, pero no voy a permitir que se enrede con cualquiera —gruñó.
—Hmph —se escuchó al unísono. Ninguno de los dos le habían creído nada, pero prefirieron no decir nada más.
-o-
—¡Esta ropita es bellísima! —exclamó la Sakura con una gran sonrisa—. ¿Cómo podremos elegir entre tanta?
—Calma tus ansias Sakura, primero debemos comprar sólo lo necesario —le dijo Amy tiernamente.
—¿Y qué te gustaría que fuera?
—Pues, no sé. Si es niño ó niña por mi estará genial.
—A mí me hubiera gustado tener una hija —intervino Mikoto—. Amo muchísimo a mis dos hijos, pero son hombres y son un poco más retraídos que las niñas —ambas soltaron una pequeña risa.
—Pero tienes una sobrina que te adora —le dijo Amy.
—Por supuesto tía, yo te quiero mucho —contestó Sakura algo nerviosa.
—Yo también.
El móvil de la joven de cabellos rosados comenzó a sonar. Así que se alejó un poco y atendió la llamada. Se trataba de Ino, la cual le explicó el plan para la noche. A la Sakura le pareció divertido así que aceptó encantada.
Pasadas las ocho de la noche. La joven Haruno se terminaba de arreglar en su habitación, sus amigas pasarían por ella en cualquier momento.
—Sólo un poco de brillo en los labios y listo —murmuró para sí. Estaba tan concentrada en lo que hacia que no se dio cuenta en el momento en que cierto chico entraba a su cuarto.
Sasuke se recargo en la pared y la observo detenidamente, ¡Ella no va a salir así!, luce preciosa, pero no permitiré que ningún tipo se quiera aprovechar.
Sakura llevaba un vestido muy escotado de tirantes color beige, que le llegaba casi a medio muslo. Su cabello lo llevaba atado en una coleta con algunos mechones cayendo libremente.
—¿Acaso planeas salir? —preguntó de repente, ante lo obvio.
—¡Me asustaste! —exclamó encarándolo—. ¿Sabías que se toca la puerta antes de entrar?
—Hmph, No evites mi pregunta —comentó acercándose a ella.
—Si, ¿Te molesta? —preguntó en tanto las manos del chico se posesionaban en su cintura.
—Si, no saldrás vestida así —le susurró en el oído.
—¿Por qué no? Este vestido me queda fantástico —se defendió viéndolo a la cara nuevamente.
—Lo sé, pero no voy a dejar que otros crean que estas disponible.
—¿Acaso estas celoso? —preguntó divertida.
—No —mintió, lo estaba, pero no lo admitiría.
—Mientes —murmuró la chica pasando sus brazos alrededor del cuello del Uchiha—. Estás celoso —aseguró rozando sus labios con los del chico.
—Hmph.
—Hay —soltó un suspiro—. Sabes que detesto tus estúpidos sonidos —bufó con el ceño fruncido separándose de él.
Pero antes de que se escapara de sus manos. Sasuke la tomó del brazo y la giró rápidamente para atrapar sus labios en un beso. El cual la Sakura no dudó en corresponder, cuando se separaron por la falta de aire Sakura lo observó, el azabache tenía esa sonrisa de malicia en el rostro.
—Será mejor que me apure, porque las chicas no tardan en llegar —dijo caminando hacia su tocador.
—Hmph, ¿Por qué mejor no te quedas? —le dijo abrazándola nuevamente, pero esta vez por detrás.
—Lo siento mucho, pero ya quede con ellas y no les puedo fallar.
—¿Prefieres dejarme sólo? —le preguntó en el oído mientras recargaba su cabeza en el hombro de la chica.
—Pues no, pero no puedo quedarme —el celular de la chica vibró y con eso supo que sus amigas ya estaban en su casa. Así que se separó del azabache, tomó su cartera y su chaqueta y se encamino a la planta baja, antes de que llegaran al primer piso. Sasuke la detuvo y la besó en los labios; una vez que se quedaron sin aliento, la dejo ir, aunque tenía un plan.
Una vez que se aseguró que Sakura se había ido. Se subió a su auto y manejó a toda velocidad, unas calles después se detuvo en una parada y el pelirrojo se subió al lugar del copiloto.
—¿Todo listo? —preguntó mientras ponía en marcha nuevamente el auto.
—Si, Naruto y Neji ya están en posición —contestó tranquilamente.
—Esto será divertido —murmuró el Uchiha. Mientras una pequeña sonrisa invadía el rostro de ambos.
El plan que habían ideado no podía fallarles.
Continuará…
<-- CAPITULO 5                     CAPITULO 7 -->

No hay comentarios:

Publicar un comentario