viernes, 30 de noviembre de 2012

MPET Cap18

Aquí les dejo el capitulo dieciocho, que espero les guste.
Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…
.
MI PERDICIÓN ERES TÚ
By Tsukisaku
.
NUEVA REGLA
.
—Claro —bufó—. Si no te estoy recriminando realmente, sólo me duele que seas tan estúpida y te estés dejando manipular por éste idiota.
¿Me acaba de decir estúpida?
—Si están juntos ahora, significa que estuviste detrás de ella cuando aún era mía —dijo clavando sus ojos en su hermano—. Felicitaciones Sasuke, lograste quedarte con mi novia, ahora estamos iguales.
Abrí la boca e intenté decir algo, pero sólo logré tomar una gran bocanada de aire. La situación comenzaba a sobrepasarme y no sabía lo que pasaría a continuación. Era consiente de que en algún momento debíamos contarle a Sai de lo nuestro, pero jamás pensé que ese instante fuese ahora y mucho menos que me pillara con las defensas bajas. Miré de soslayo a Sasuke y me di cuenta que estaba apunto de perder los estribos; apretaba con fuerza sus puños y una vena palpitaba con fuerza en su sien.
Oh, no.
—Sai, ultimadamente, a ti no te importa con quien esté —le dije con la voz ronca—. Así que no tenemos porque darte explicaciones de nada.
—Saku… —antes de que él dijese algo, lo interrumpió una muy furiosa voz.
—¿No la escuchaste? —gruñó—. No es de tu incumbencia.
—Hmph —bufó Sai—. Que bajo has caído Sasuke, mira que buscar venganza después de tantos años…
Tragué saliva en cuanto la mirada de Sasuke se ensombreció aún más.
—Dime, ¿Qué se siente que te roben la novia?
¿Qué acaba de decir?

Volví a abrir la boca, pero ésta vez en busca de aire. Sentí como mi corazón se desquebrajaba en miles de pedazos.
Así que después de todo, si me estaba usando para su venganza. Mi cerebro trajo cierto recuerdo y quise gritar.
“Es cierto que dije que me vengaría, pero jamás dije que lo haría de la misma manera. Te quiero sólo para mí y no cometería ese estúpido error para que te alejaras.”
¡Ja!
—Lo sabía —murmuró Sai—. ¡Eres un bastardo! Pero te diré una cosa, si llego a saber que Sakura derramó una sola lágrima por tu causa… te mataré.
Las palabras llegaron a mis oídos y clavé la mirada en el piso. Mordí uno de mis labios con fuerza y luché por no llorar, Nada de escenas… recordé la estúpida regla y forcé al nudo en mi garganta a desaparecer. ¡Sé fuerte Sakura!
Miré por el rabillo del ojo como se esfumaba Sai y me obligué a respirar otra vez.
—Así que… —me aclaré la garganta antes de continuar—, jamás me usarías para tu venganza, ¿no?
Otro nudo luchaba con formarse en mi garganta y me mordí la lengua para infundirme valor. Lo encaré lentamente y su rostro era indescifrable, sólo estaba allí, como un cubo de hielo en carne viva.
—Eres un… —apreté los dientes y me obligué a guardar la compostura. De repente la mano derecha me hormigueaba y pedía agritos estrellarse contra la mejilla de cierto idiota de cabello negro—. Mentiroso —terminé mascullando la palabra con desprecio. Tenía un repertorio más amplio de palabrotas, pero una Kunoichi no puede gritarlas en la vía pública por desgracia—. ¿No dirás nada?
Su rostro ni se inmutó y apreté los puños con fuerza.
—No vales la pena —le dije antes de girarme y desaparecer de ahí. Las lágrimas nuevamente luchaban por salir de mis ojos y no podía dejar que la gente me mirara más de lo necesario.
Me deslicé entre el mar de gente que se arremolinaba en la taquilla del cine y una vez que llegué al final de la calle, tomé un taxi y me subí inmediatamente. Sólo entonces miré de reojo hacia atrás y no vi nada fuera de lo común. Mi corazón se apretujó con fuerza desilusionado, por un segundo había guardado la esperanza de que él me seguiría para explicarme, pero nada. Que idiota.
Le indiqué la dirección al taxi y cerré los ojos, pequeñas gotas saladas comenzaron a brotar y me maldije. Una vez más estaba siendo débil por su causa.
¿De verdad odiaba tanto a su hermano, que no le importaba herirme para lograr su objetivo?
Me limpié las traicioneras lágrimas con fuerza y apreté los dientes. Bien lo dijo Sai… soy una estúpida. En cuanto llegué a la casa, me encerré en mi habitación y me dejé caer en la cama, necesitaba relajarme y olvidar.
Cuando volví a abrir los ojos estaba todo oscuro, la escasa luz que entraba por la ventana era tenue. Levanté un poco la cabeza para mirar el reloj y una fuerte punzada me obligó a recostarme nuevamente. Sentía mi cerebro palpitar y gemí, estaba teniendo una fuerte migraña gracias a tanto llorar. Suspiré, lo mejor sería darme una ducha y tomar un par de analgésicos.
Me incorporé lentamente y me llevé la mano izquierda a la cabeza mientras me encaminaba al baño. Rebusqué en el botiquín y tomé un par de aspirinas, para después tomarlas de un trago. Abrí el grifo de la regadera y comencé a despojarme de la ropa. Una vez que estaba desnuda, dejé que el chorro de agua caliente me relajara. Luché por no pensar en nada, a pesar de que era tarea imposible. No deseaba continuar llorando como idiota por alguien que no valía la pena.
Me usó. Caí como tonta. La vida sigue.
Usé el mejor método para olvidar y me puse a tararear una canción. Cuando terminé de ducharme, envolví mi cuerpo en una toalla y me deslicé fuera. Una vez que salí del baño, el ruido de mi móvil llamó mi atención, sonaba a que tenía un mensaje de texto.
Pff.
Me vestí primero y después me coloqué la pijama. Ahogué un bostezo y tomé el teléfono. Tenía diez llamadas perdidas de Sasuke y dos mensajes de texto, el último de Naruto. Bufé.
Eliminé todo sin leer nada y apagué el aparatejo.
¿Qué carajos quería ese Uchiha ahora? ¿A caso no había tenido suficiente ya, que me iba a obligar a pasar por ese dolor nuevamente?
—Fue una pésima idea haber roto las reglas… —murmuré al tiempo en que encendía el aparato de música y ponía una de mis canciones favoritas. Era hora de olvidarse de todo por un rato.

—o—o—o—
El ruido de la alarma comenzó a darme dolor de cabeza y la tiré al piso, no estaba de humor para ruidos estúpidos. Me levanté de la cama y gruñí. Necesitaba hablar con Sakura y necesitaba hacerlo ya. Si una cosa odio de las mujeres, es que se nieguen a contestar el maldito teléfono, ¿para qué lo tienen entonces si no planean atender cuando se les llama? Hmph. Como si Sasuke Uchiha estuviese hecho para estar rogándole a una mujer.
Tomé el teléfono de la mesilla de noche y nada, ni un solo mensaje. Apreté el aparato y me sentí tentado a estrellarlo contra la pared, lo aventé sobre la cama y me encaminé al baño, necesitaba apresurarme para llegar a la facultad.
En cuanto estuve listo, me subí a mi coche y conduje a toda velocidad. Unos minutos más tarde, aparqué cerca de su edificio y esperé verla, pero jamás llegó. Miré el maldito reloj y faltaba un minuto para que las clases dieran inicio.
—Ya será más tarde —murmuré antes de caminar a mi aula.
Durante el primer bloque de clases me la pasé con un humor de perros. Parte de mi cerebro tomaba nota de lo que los profesores decían y otra parte, se estrujaba al intentar encontrar una respuesta a la conducta infantil de Sakura.
¿A caso había dicho algo malo?
Es cierto que fue un comentario mordaz, pero ella debería saber… ¡Mierda!
¡Ella ya debería comprender!
El lápiz que sostenía entre mis dedos se partió a la mitad y fulminé con la mirada al tipo que se atrevió a mirarme de reojo.
Cuando por fin llegó la hora del almuerzo, tomé mis cosas y me encaminé al casillero de Sakura, la obligaría a escucharme, así tuviese que amordazarla para que no me interrumpiese. Caminé a paso veloz por el pasillo abarrotado de personas y empujé a un par en las escaleras, ¡no necesitaba estorbos! Y tampoco estaba de humor como para ser cortés. Giré a la izquierda y me detuve de golpe, apreté con fuerza la mochila y gruñí.
¿Quién mierda es el tipo que está con Sakura?, ¿Y por qué carajos ella está tan sonriente con él?
Sentí la sangre retumbar en mis oídos y todo se volvió rojo, estaba por dar un paso e ir a dejarle en claro un par de cosas al tipo ese, cuando los dos emprendieron la marcha fuera del edificio. Estrellé uno de mis puños contra los casilleros y los seguí decidido.
—¡Ey, tú! Ten cuidado —alguien murmuró detrás de mí y lo ignoré. Si ese sujeto apreciaba su vida, no me molestaría en éste preciso momento.
Una vez que salí del edificio busqué por todas partes una cabellera rosada, hasta que la ubiqué cerca de la biblioteca con ese sujeto. Me deslicé por las sombras hasta que estuve cerca y esperé a que él entrara, antes de salir y tomar a Sakura por la cintura, para arrastrarla hasta mi auto. Ella comenzó a intentar zafarse en cuanto me reconoció y la apreté con más fuerza.
—Eres un bruto, ¡suéltame que me lastimas! —gritó.
—Guarda silencio —bufé antes de abrir la puerta del copiloto de mi coche. Era una suerte que no estuviese tan lejos de los dos edificios. Ella me acertó un par de golpes, pero igual la obligué a sentarse, antes de cerrar la puerta. Me apresuré a entrar en mi lugar y coloqué los seguros.
—¿Qué crees que haces?, ¡Déjame ir, aún tengo clases! —luchó con la puerta pero todo era inútil. Puse el motor en marcha y salí fuera del campus.
—No pasa nada si te pierdes un par de clases —le dije secamente. Aún no era el momento de iniciar la discusión.
—No todos somos adinerados como para darnos el lujo de faltar a clases —bufó molesta—. Tengo una beca que mantener.
Ignoré su comentario y apreté con fuerza el volante.
—Es eso, o es que interrumpí tu paseo con tu “amiguito” —miré de soslayo como rodaba los ojos. Ésta mujer sabe como sacar lo peor de mi temperamento en un par de segundos. Aceleré la velocidad y giré en un par de calles hasta llegar a lo más lejano del parque. No había muchas personas a esa hora, así que nadie podría ver si mi autocontrol se esfumaba y terminaba por amordazar a Sakura.
—Listo —murmuré—. ¿Podrías explicarme el porque de tu berrinche de ayer?
Giré un poco mi cuerpo para encararla y miré justo como sus mejillas se ponían rojas debido al coraje, apretó sus puños y antes de que siquiera pudiera verlo venir, un fuerte dolor se instaló en mi mejilla izquierda.
—¡Eres un maldito sínico! —gritó—. Ya estoy harta, déjame ir —respiré profundamente e ignoré la sensación de calor que recorría mi cara. Sólo me concentré en fulminarla con la mirada—.¿Por qué aún me molestas? Creí que tu venganza ya estaba completa.
—No comprendes.
—Comprendo todo muy bien —bufó—. El que no comprende eres tú. No soy juguete de nadie Uchiha, y no me importa perder mi beca si con eso te esfumas de mi vida para siempre, ¡entérate!
—Eres tan molesta —mascullé—. Toda la situación lo es —Estaba completamente harto de ésta mierda; odio dar explicaciones, odio tener que hacerme entender y por sobre todas las cosas, odio tener que hacer entrar en razón a una mujer—. Lo que le dije a Sai, fue para herirlo a él, no a ti.
—Ah, ¿Crees que no tengo sentimientos?
—Ya debería haberte quedado claro lo que significas para mí —desvié la mirada por un par de segundos y respiré profundamente. ¿Desde cuando soy tan… cursi? Tragué saliva y volví a mirarla.
Si no entiende con eso, juro que tendré que…
—Lo que tengo claro es que sé cuanto te dolió lo que Sai te hizo —dijo con la voz ligeramente quebrada.
—No repetiré las cosas dos veces Sakura —gruñí—. Créeme que mi venganza no te incluye, aunque no negaré que disfruté de su cara de idiota ayer.
—No te creo —murmuró con cierto deje de tristeza.
—Tsk. ¿Cómo se supone que te demostraré lo contrario entonces? —mi paciencia comenzaba a agotarse.
Ella guardó silencio y me observó fijamente. Conté el número de veces en que respiró profundamente, hasta que soltó un gran suspiro. No sé lo que buscaba en mi rostro y lo que había encontrado, pero esperaba que las cosas dejaran de ser tan molestas.
—Bueno… —comenzó lentamente—, si lo que sientes por mí es real –si es que sientes algo positivo– lo que te pediré será sencillo para ti.
¿Qué carajo significaba eso? Apreté los puños y me preparé para lo que tuviese que decir.
—Nueva regla —continuó—, de aquí hasta las vacaciones de invierno, no habrá nada de sexo.
Abrí la boca y la volví a cerrar con fuerza, fruncí el ceño y tragué saliva. ¿Qué acaba de decir?, ¡De ninguna manera!, ¿En qué época cree que vivimos?
Definitivamente, ésta mujer terminará por desquiciarme.

—o—o—o—
Respiré profundamente y observé su expresión, parecía apunto de comenzar a gritar, o de desmayarse… no sé como verlo exactamente. Mordí mi labio e intenté mantenerme cuerda y seria, no podía dejarme llevar solo porque me dijo un par de palabras bonitas. Necesitaba hechos y los necesitaba ya. Pasé las palmas de mis manos por mi pantalón y sequé el sudor que ya se comenzaba a formar en ellas.
¡El silencio me está matando, shannaro!
—¿De qué servirá eso? —preguntó con voz ahogada. Bueno, lo está pensando, es algo. Aunque en realidad esperaba que no lo meditara y aceptara.
—Debes demostrarme que lo que dices es real, y no una treta, o mejor… que no es sólo sexo —le dije secamente. Estaba al borde del precipicio, porque si no aceptaba, mi corazón terminaría por desquebrajarse y moriría. No literalmente, pero una parte de mí lo haría—. Si no te crees capaz, déjame ir de una buena vez.
—Hmph. Te demostraré lo equivocada que estás —una pequeña –y maligna– sonrisa se instauró en su rostro y un escalofrío me recorrió—. Haré que te tragues tus palabras, Haruno. Al final, la que tendrá que implorar por sexo, serás tú.
—Ja —bufé—. Son sólo tres semanas, no es nada para mí.
Sonreí y arqueé una ceja, como retándolo y él sólo me miró. No sabía si esto tendría buenos resultados, pero el intento se haría, tampoco dejaré que me llame ninfómana y se quede tan tranquilo.
—o—
Azoté la puerta de mi habitación mientras caminaba hasta mi cama, para después dejarme caer. Estaba agotada, más que eso, estaba molesta y frustrada.
Lloriqueé un par de segundos y bufé. ¡Sasuke terminará por matarme!
Tan solo habían pasado dos semanas desde nuestro nuevo acuerdo y ya me sentía morir. Ahora si que me sentía como una ninfómana de lo  peor. ¿Qué es lo que él hizo con la antigua y tranquila Sakura?, porque juro que ya no me reconozco. Hace un año la falta de intimidad no era, ni representaba, un problema en absoluto, pero ahora…
¡Shannaro!
Ahora no puede pasar un momento en el que no sienta que exploto de frustración. Incluso cuando estoy en alguno de los extracurriculares de la hermandad. Y es peor cuando es clase de masaje erótico. Apretujé mi almohada con las manos y lloriqueé otra vez. ¿Por qué me pasaba esto a mí?
¡Buena regla esa la de la abstinencia!
Suspiré. Claro que es buena, tiene un propósito bueno, pero el tiempo a pagar es como una maldición. Y que decir de cuando estamos juntos, ahora cada que estamos en una cita y nos besamos, todo mi cuerpo estalla en llamas, además de los deseos de arrancarle la ropa allí mismo.
Giré mi cuerpo y clavé la mirada sobre el techo.
Es cierto que no había conocido a nadie como él y que cada una de las experiencias que hemos tenido son… ardientes, pero no debería de parecer una psicópata en busca de… eso.
Es inevitable, gritó mi vocecilla interna. Recordé el beso que acabábamos de darnos hacia unos minutos y mordí mi labio. Es que es tan bueno besando, ¡y tan hábil con sus manos!
—Ya basta —me dije y me abofeteé a mi misma—. Todo iría bien si ese Uchiha del demonio, no estuviera dispuesto a sabotearme.
Estaba noventa por ciento segura que él lo hacía apropósito, y sólo porque quiere que yo me trague mis palabras y no él.
Listillo.
Sólo falta una semana Sakura, repetí mentalmente, siete días y podrás hacerle lo que quieras.
—Pfff —bufé—. Suena fácil, pero ¿Cómo resistiré otra cita, sin querer entregarme a él?

—o—o—o—
Comencé a sacar de mi maleta el uniforme para el entrenamiento y suspiré. Estaba cansado, realmente agotado, pero más que físicamente, es mentalmente. ¿Es eso posible?, porque parece que desfalleceré debido a tanto estrés. Las dos semanas que han transcurrido han sido de lo más molestas y no tengo ya insultos para expresar mi estrés.
Cuando estoy con Sakura, cada parte de mi cuerpo siente la necesidad de acariciarla, de besarla y de hacerla gemir hasta que se quede sin voz. Entonces recuerdo que eso no puede pasar de momento y me enfurezco, sobre todo porque pareciese que ella me provoca apropósito. Es perversa.
¿Cómo se puede luchar contra lo que es tu perdición?
Todo sería más sencillo si ella aceptara que me desea, o si yo la poseyera y ya. Pero no. Bajo ninguna circunstancia puedo permitir que ella me gane en esto, no me daré el lujo de perder contra una chica y definitivamente no seré yo quien se trague sus palabras.
Continué cambiándome la ropa y opté por enfocarme en el entrenamiento, teníamos un partido importante en un par de días y allí podría descargar toda la adrenalina que me estaba sobrepasando. Mi teléfono comenzó a sonar y lo tomé rápidamente.
—¿Qué pasa madre? —murmuré con cansancio después de mirar la pantalla.
¿Ese es el modo en que saludas a tu progenitora, Uchiha Sasuke? —un gruñido resonó y rodé los ojos.
—Perdona mamá, que gusto escucharte —mascullé con fingida cortesía. No podía decirle a ella que eligió un momento de gran estrés para hablarme.
Así está mejor —contestó y prosiguió con más entusiasmo—. Sólo llamo para recordarte que la semana que viene te quiero en casa, todo está listo para la fiesta de navidad y por supuesto, no acepto una negativa de tu parte.
—No tengo muchos ánimos de pasar el rato en familia…
¿A caso te pregunté, Sasuke deseas pasar el rato en familia?, no verdad. Dije que vendrás y punto —cerré los ojos y suspiré—. Todos están ansiosos de verte, así que no llegues tarde. Te quiero hijo, adiós.
Corté la llamada y gruñí. Mamás, ¿son todas iguales o sólo la mía parece una controladora?
—o—
Después del entrenamiento y como era sábado, Naruto sugirió que todos saliéramos a cenar en pareja, así que accedí a regañadientes, por eso y porque Sakura parecía feliz de salir en grupo. Después de una ducha rápida, me reuní con ellos, quizá no era tan mala idea salir con todos, puede que con eso no tenga que preocuparme por superar mis limites de autocontrol.
Fuimos a cenar a ese restaurante que todos solemos frecuentar y me limité a escuchar la perorata de todos. No tenía nada que decir y honestamente, el cansancio comenzaba a pasarme la factura. Me hacía muchísima falta uno de esos masajes que solo Sakura sabía darme. Mi mente divagó por un instante y me maldije. ¡No es el momento para ese tipo de pensamientos!, apreté los dientes y sentí como Sakura depositaba un corto beso en mi mejilla… ¡Allá va de nuevo!
Opté por tomarme el resto de la cerveza que había pedido, para después bufar por lo que mis ojos estaban viendo. No habían pasado ni veinte minutos y ya todas las parejitas parecían querer apartarse del grupo. Se besaban, o se acariciaban de cierta forma un tanto… extraño. Fruncí el ceño y carraspeé. Sakura clavó sus ojos en mí y tenía esa mirada de comprensión.
—¿Sabes?, estoy muy agotada, porque no me llevas a casa de una vez —murmuró con una ligera sonrisa. Asentí y no dije nada, tenía ganas de soltar algún comentario sarcástico, pero la verdad era que tanto ella como yo, no podíamos con esa burbuja pasional que se instaló en la mesa. Nos despedimos de todos y salimos del lugar, en cuanto el frío aire golpeó mi rostro respiré con facilidad. Me venía de lujo el clima frío.

Conduje a toda velocidad con la ventanilla abajo, necesitaba que el aire fresco me aclarara las ideas y sobre todo, se llevara parte de mi mal humor. O de mi frustración…
—Sasuke, me congelo aquí, ¿puedes cerrar la ventanilla?
—Hmph —la miré por el rabillo del ojo y parecía hablar enserio. ¿Es que no comprende?, estar con ella en un auto completamente cerrado me acalora demasiado de maneras no requeridas en estos momentos. Sin embargo, subí el cristal y aceleré, mientras más rápido llegáramos, mejor.
Una vez que estuvimos frente a su hermandad, ella suspiró.
—Supongo que no veremos mañana —comentó antes de depositar un corto beso en mis labios.
—A propósito, quiero que vengas la semana que viene a mi casa —abrió más sus ojos debido a la sorpresa y aclaró su garganta.
—No creo que sea lo indicado —comenzó—. Ya sabes, estará Sai y no creo que navidad sea sinónimo de problemas familiares, además ¿Ya pensaste lo que dirán tus padres?
—No pasará nada —le dije—, además, después de éstas tres semanas ¿crees que te dejaré estar a metros de distancia?
—Tengo que estar con mis padres —contestó ignorando mi insinuación.
—Eso podemos hacerlo en año nuevo —sugerí esbozando una pequeña sonrisa—, no tienes excusas.
—Bien —bufó—. Sólo espero que de verdad no haya problemas.
Eliminé la distancia que nos separaba y la besé. Me dediqué a saborear sus rosados labios, antes de morderle el inferior y succionar su lengua lentamente. Sakura ahogó un gemido y enredó sus dedos en mi cabello. Bajé mis manos hasta su cadera y la acerqué más a mí, necesitaba sentirla cerca, realmente cerca.
 Colé una de mis manos debajo de su blusa y ella mordió mi labio en respuesta, lentamente sentí como se acomodaba a horcadas sobre mí y rompía el beso para besar mi cuello. Un latigazo de placer me golpeó como látigo y sentí como cierta parte de mí, comenzaba a despertar. Mierda. Mordí su cuello al tiempo en que ella se restregaba sobre mi creciente erección.
—Sakura —murmuré al tiempo en que aferraba mis manos en su cadera y la alejaba lentamente—. Será mejor que no nos veamos durante la siguiente semana.
—Pero…
—A menos claro que estés dispuesta a aceptar en voz alta ciertas palabras —le dije un tanto más centrado.
—Nos vemos la semana que viene —bufó antes de volver a acomodarse, para después salir del coche.
Bien hecho Uchiha… me recriminó mi voz interior. Clavé la vista en el bulto de mis pantalones y gruñí.
—Es mi perdición.
Continuará…
¡Hola!
Aún sigo viva jaja ¿Qué les ha parecido el chap? :D
Espero que no me odien por tardar tanto, pero es que la inspiración me abandonó –literalmente– y no lograba coordinar una sola idea u_u Además mi vida es estresante en varios sentidos, ya me comprenden.
Ojalá que me puedan dejar un comentario, para que me hagan saber si les ha gustado. No es necesario que estén registradas para dejar uno ;D
Gracias por leer. Cuídense y nos estamos leyendo.
¡Sayo!
Tsukisaku
<-- CAPITULO 17                    CAPITULO 19 -->
INDICE

32 comentarios:

  1. aaaaaaaaaaaaaa extrañaba tanto este fic ademas de que el cap estuvo muy interesante ajajajaja pobrecitos los dos están bastante frustrados sexualmente ademas me imagino lo que va hacer navidad en casa e los Uchija espero que no se vuelva a ir la inspiración y que puedas actualizar este fic y los otros que tienes por hay
    sin mas que decirte
    chao te cuidas
    espero seguir leyéndote

    ResponderEliminar
  2. Nena! Tanto esperar la continuación..pero valió la pena! :D me encantan tus historias, y ésta de heçho es de mis favoritas..me guta la trama que desarollas.. sigue escribiendo que yo encantada te leeré :) cuidate mucho. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. WOOOOOOW Por fin la conti... llevaba meses esperandola =) tenia tanta curiosidad de saber que pasaba con Sai =p
    Tu no te preocupes linda, nosotras esperamos a que tu inspiracion y tu animo te den fuerzas para seguir =)
    Wooow estoy emocionada por saber que pasara en esa semana y en navidad wiiii ♥

    ResponderEliminar
  4. és un gusto leer tu fic. me encanta.
    Solo espero no tener confusiones en la historia. Me gusta ese universo solo SasuxSaku.
    mucha pasion e diversion.

    Te sigo en fanfiction.

    ResponderEliminar
  5. interesante a ver quien de los dos lo pide antes de que termine la semana, aunque creo saber quien.

    ResponderEliminar
  6. Por aqui.. pasando a verte.
    La verdad no me había enterado que te habías mudado hasta hace un par de horas xD
    Excelente capitulo, aunque Sasuke Se porta bastante idiota... me dio la impresión de que no le interesa si lastima a Sakura o no... Le falta más amor (?)
    En fin! Continualo !

    ResponderEliminar
  7. Estupendo el capitulo, ni te lo imaginabas cuanto esperaba la continuación. Eres una genio, espero que esos dos dejen de ser tan complicados de una vez por todas!
    Espero la conti, no te demores tanto pues nos dejas en agonía y pensamos que te olvidas de la historia y es triste :(
    Y bueno, nuevamente, excelente historia, que sigas así de estupenda... besos :3

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    hace poco volví a leerme todos tus fics, para recordar de que iban y esa cosas jejeje
    Y recordé porque es que me gustan tanto, y resulta viendo en mis favoritos en ff.net que estaban de primeros, me entró curiosidad y decidí meterme a tu blog para ver, así que me alegro mucho de haberlo hecho!
    El capi te quedo super genial, me divertí mucho leyéndolo, por fis no demores tanto la próxima vez :'(

    ResponderEliminar
  9. Likeeeee !!! me encanto, yo habia leido este fic en fanfiction hasta el cap 17, el año pasado, asi q me puse a reeerlo aqui para recordar todooo :DD, por favor , no demores en continuarla pronto, esta increiblee

    atte
    Miablue

    ResponderEliminar
  10. que bonito capitulo :) y muy divertido, espero no tardes en subir la conti qe me dejas con la curiosidad D: ...por cierto me encantan tus historias, nunca dejes de escribir ;)

    ResponderEliminar
  11. Tanto tiempo sin leer nada nuevo de esta historia, la verdad es que me ha gustado mucho el capitulo, especialmente el reto de la abstinencia, no creo que nadie en casa de Sasuke sea capaz de dormir cuando termine el plazo impuesto. Espero que pongas pronto la continuación porque estoy impaciente por ver lo que va a pasar cuando sea Navidad.

    Hasta el próximo cpaitulo.

    ResponderEliminar
  12. sii!! capitulo nuevo!! :D me encanto :D que siga, que siga! jajaja xD y que te llegue la inspiracion! :)

    ResponderEliminar
  13. me encanta este fic es realmente bueno C: espero que tu inspiracion no se valla por mucho tiempo y ya no sufras tanto estres.... esperando el sig. capitulo con ansiedad :#

    ResponderEliminar
  14. Aw... este es mi fic favorito y hace mucho que no pasaba por aquí, así que vine a releerlo pero que buena sorpresa me llevé al ver el cap 18 ♥ de verdad lamento que estés pasando por tantas complicaciones :/ espero que todo mejore :)

    ResponderEliminar
  15. esta genial el fic espero CON MUCHAS ANSIAS el prox capitulo me gusto este sige asi y cuidate XD
    espero que puedas solucionar tus problemas pronto :)

    ResponderEliminar
  16. me encanto este capi. Espero con ansias el proximo cap.
    jajajaja pobre sasuke está en abstinencia :)
    como será la reunion familiar Uchiha o.O ??

    ResponderEliminar
  17. esta super
    espero con ansias el proximo capi

    ResponderEliminar
  18. te comprendo cuando la inspiracion se va que se hace... xd
    pero bueno tu fic me encanta!! es el mejor que leo hasta ahora (y eso que he leido muchos)
    espero con DEMASIADAS ansias el proximo capi :D

    ResponderEliminar
  19. aa me encanto el capitulo, me muero por leer el siguiente, me encanta como escribes, saludos =)

    ResponderEliminar
  20. Hola hoy empeza a leer tu historia y a decir verdad me gusto mucho no soy fan de naruto peor tu historia me llamo mucha la atención espero que pronto pueda seguir leyendo la historia y pases un feliz año nuevo

    ResponderEliminar
  21. Oliis felises fiiesttas!!! :D
    Emmm plis la Conttiii *-*
    Tee keloo graxx por subir sta beiia historiia ♡•♡•♡•♥

    Att;Yooo MD

    ResponderEliminar
  22. ME ENCANTO EL CAP!!!! ESPERO EL SIGUIENTE!! :D

    ResponderEliminar
  23. Me emocione muchísimo cundo vi que habías actualizado el fic. Me ganaba la impaciencia por saber que era lo que sucedería en este capitulo, e igualmente ya estoy mas que impaciente y ansiosa por saber en que terminara todo esto, como también que pasara con la reunión familiar.
    Muchos besos y felices fiestas.

    Lupe-chan.(ff.net)

    ResponderEliminar
  24. Super!!! Mil gracias de parte de todas las locas, fustradas del planeta. Este fic me dio muchas ideas para hacerle a mi novio jijijijiji :). Sube el proximo capitulo pronto.!!!

    ResponderEliminar
  25. me moría por la conti, tu si sabes lo que haces, tus ideas son perfectas al igual que tu redacción, seria genial que fueras mi sempai $:, un saludo n,n

    ResponderEliminar
  26. espero el chap. y que estes viva xD
    Yane ;)

    ResponderEliminar
  27. ya sube la conti o es que ya no estas viva nesesito terminar este fic me encanda demasiado *-*

    ResponderEliminar
  28. Oaa! soy una nueva lectora!!!!
    Cuando me topé con tu fic literalmente lo devoré no paré hasta que llegue al cap 18 asique.............
    TE RUEGO LA CONTI!!!!! T.T
    Eso xD gracias por tu esfuerzo y felicitaciones por el gran trabajo que conseguiste :)

    Lucia/Alessanna

    ResponderEliminar
  29. ahhhhhhh pense que ya no ibas a continuarlo me encanto este cap porfaaaaaaa pon contiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  30. aaa me encanto en verdad ojala no demores en subir el siguiente capi hace mucho que no leo un fanfics sasusaku que me encantara tanto en verdad sube capis luegooo porfiiiis!!!!

    ResponderEliminar
  31. Nena por favor no me tortures dime que terminaras este fic! Ya tiene casi el año que no lo actualizas por favor re lo ruego D:

    ResponderEliminar
  32. Nena!!! Ya son casi dos años (okay, aún falta) pero neta ya ha pasado mucho tiempo y yo estoy muriendo, chequeando día a día si es que has subido nuevo fic. Neta eres muy buena escribiendo, la historia, el lemon, los giros... ¡Todo! Ojalá y cuando tengas chance vuelvas a escribir y publicar, tus fans los esperamos con ansias. Si lees esto, puedes dejarme una respuesta, digo, sé que estoy comentando anónimamente y así; pero podremos ponernos en contacto, si es que llegases a necesitar ayuda (aunque no lo creo), ya que también soy escritora, pero aún no he publicado nada. Realmente espero que estés bien, y que no haya razón grave alguna para que te demores tanto. ¡Saludos! =)

    ResponderEliminar